lunes, marzo 19, 2012

Hay que destruir los sueños


El entusiasmo es algo que le sucede a los seres reales, no a los fantasmas, y el sueño es algo fantasmal.

Quien sueña es como que todavía no creyera que eso que anhela pudiera formar parte de la realidad que vive.

Hay que destruir los sueños, volverlos realidad. Sólo así se preña al mundo con la fuerza del querer.

El hilo del que hay que tirar para ir desenrollando ese mundo propio aun no realizado son las ganas, el deseo.

Y aquí podríamos decir: el deseo del adulto nace en la fantasía del niño, en sus sueños. Pero de adultos no podemos quedarnos con los sueños, tenemos que sentir la excitación del empuje.

"Hay que destruir los sueños" quiere decir: lo que llevás para el lado de esa fantasía ilusoria hay que llevarlo para el lado de los hechos, hacia las cosas. El soñador se salva al congelarse en una pureza imposible, mejor sería que intentara dar pasos reales.

Es preferible usar la idea de ganas (o deseo) antes que la de sueño, porque los sueños son por definición algo desgajado de la realidad, propios de la fantasía del niño, que no tiene mucho mundo, mientras que las ganas son más reales y adultas, y logran su objetivo en un mundo concreto.

No son los sueños, lo que nos hace mover, son los deseos. “Sueños” remite a “realidad ilusoria”, “ganas” en cambio expresa una excitación que conoce el mundo al que se enfrenta.

El soñador se aparta un poco de las cosas, en cambio el que tiene ganas se mete en el mundo y hace lo suyo.

15 comentarios:

escuchando palabras dijo...

bella manera de comenzar la semana, besos

Pato dijo...

Maravilloso. Mejor explicado imposible. Cuando alguien me pregunta "tenés el sueño de..." a mi me chocaba esa frase, porque sentía que realmente no tenía sueños y si muchísimos proyectos (por más lejanos que estuvieran en el tiempo). Este post me definió perfectamente porqué no tengo sueños. Gracias.

Matías Sapegno dijo...

Un aportecito
http://pobresideas.blogspot.com.ar/2012/03/un-valiente-que-no-mato-su-pibe.html

Ana Maria P. Neve dijo...

Impecable explicación. En la realidad el sueño es algo confuso y que está siempre en el pasado ya que al despertar desaparece. El desafío es poner el motor en marcha. Gracias y besos!

ananeve dijo...

Impecable explicación. En la realidad el sueño es algo confuso y que está siempre en el pasado ya que al despertar desaparece. El desafío es poner el motor en marcha. Gracias y besos!

Anónimo dijo...

soy loco..por ende para mi no hay nada mas real que mis sueños y ademas no hay nada que me de mas ganas que realizarlos. Una cosa es hacer algo que tengo ganas y otra cosa es realizar un sueño. Ganas es siempre o algo demasiado cercano al cerebro o lo racional o algo impñuslsivo que no necesita trabajo realñizar. tengo ganas dd comerme una muzza con faina pero sueño con la pizza funghi delñ barrio del Kroisberg de Berlin. Si uno cuanod se comme la muzza en la eesquyina no sufre porque no esta en Berlin el sueño sirve. Si uno soo se come nada mas que ,o que tien ganas ni nunca vaa llegar a Berlin ni tampoco darse cuenta que emn realidad lo que teia ganas era de comer un aenslada. pesimo consejo el sujyo or el simpre y obvio m,otivo que es un consejo. los consejos siempre son malos. los sueños sirven como NORTE para ordenar la vida presente en funcion de la pasada. las gans sirven para satisfcerlas ( obviamente lo reconozco ( y para NADA mas ..pòrfue con las ganas SOLO uno puede terminar hacuiendo incluso lo que NI TIENE GANAS:

Alejandro dijo...

muy bueno Ale

Alejandro dijo...

Muy bueno Ale, gracias.

desirée dijo...

Excellent! a los sueños hay que volverlos realidad...sino siempre forman parte de un mundo imaginario al que nunca se accederá..y cuando se habla de sueños en general se habla de cosas casi imposibles y cosas que los demás cumplen..y uno aun está ahi por ver...y como vos decís eso tiene que cambiar y dar los pasos necesarios para que eso suceda y por experiencia propia creer mucho en unos mismo y en que uno puede hacer lo que quiere hacer..y hacerlo...muchas gracias por poner en palabras algo tan importante para todos..un abrazo!

Mariní dijo...

ahí va, (buen día)...
"..El soñador se aparta un poco de las cosas, en cambio el que tiene ganas se mete en el mundo y hace lo suyo."

Buen aporte para el COTIDIANO!

lo reposteo.

gracias

robertoglop@yahoo.com.ar dijo...

Ale, sé que la sola palabra "destruir" suena ruin y malévola pero es verdad, la idea de vivir creando castillos en el aire, construyendo hermosos futuros donde nos situamos en el pedestal más alto suelen ser nefastos para la vida. Muchas veces he sido catalogado de aburrido, decepcionante o pesimista, pero a mis 41 años llegué a la conclusión que prefiero realizar esos pequeños sueños "de a poco" -ahora me hago un rico café colombiano, el finde voy a ver la peli que estrenó-, cosas que puedo manejar, porque la idea de los Grandes sueños generalmente termina decepcionando, ya sea porque NO son todo o que imaginamos o porque directamente nos vemos imposibilitados de llevarlos a cabo. Espero que mis humildas palabras contribuyan. Saludos al grupo pensante, que es la Resistencia en este país!

Dexter dijo...

Es indiscutible la verdad de lo que Alejandro dice, pero el sueño, como concepto de un anhelo que haría especial la vida, es muy importante en la gente joven.
Tampoco hay que suponer que toda materialización es buena, mas si la misma tiene ingredientes de renuncia y aceptación al goce pretendido.
Sospecho de la sabiduría de la renuncia que se traviste en principio de realidad, pregonado por gente sin imaginación. Igualmente sospechosa la imaginación ejercida a los ponchazos, manifestada por la inocente creencia de que la lógica es para gente sin alma.
A lo mejor ni siquiera hay sueños, solo cierto arte en saber armar, o no, ese ronroneo celular llamado vida.

Guitariel dijo...

Creo que muchos grandes hechos han nacido como sueños.

El sueño como un estado primario, en el que la mente no tiene límite alguno para crear o imaginar.

Luego viene la habilidad para traducir esto al lenguaje de la realidad y lo concreto, tratando de no perder fidelidad.

La persona encargada de soñar y de traducir generalmente es la misma, aunque bien sabemos que algunos son mejores soñadores que traductores o viceversa.

Tal vez la magia esté ahí, cuando soñador y traductor hacen tan bien su trabajo que es imposible saber en qué punto el sueño empezó a ser una realidad, o en qué momento esa realidad era todavía un sueño.

adonis222 dijo...

Bien argumentado tu punto... pero, cuando decís "deseo", no puedo dejar de recordar al Budismo y toda el tema del sufrimiento que conlleva ... De cualquier manera, enriquecedor el debate! y extraordinarios los foristas.. algunos sobresalientes!

cain dijo...

Espetacular, Sr. Alejandro. Hoy postee algo sobre los sueños en mi blog. Pero su post es impecable. Abrazos.

Related Posts with Thumbnails