lunes, enero 28, 2008

en La Nación

Pero la probabilidad de que a una persona le caiga un satélite fuera de órbita sobre la cabeza es mínima, según los datos existentes. Sólo existe un caso registrado, de hecho: el de una mujer de Oklahoma a la que, en 1997, le cayó en el hombro un objeto de 10 por 13 cm., que resultó ser parte del tanque de combustible de un cohete lanzado por la Fuerza Aérea de EE.UU. en 1996.

9 comentarios:

Sine Metu dijo...

Un libro que leí sobre la historia de las estadísticas contaba la historia de un famoso matemático alemán que se negaba a ir a los refugios cada vez que había un bombardeo sobre berlín (creo que era berlín). El tipo decía que había tanta cantidad de gente en berlín, por lo que la probabilidad de morir en el bombardeo no justificaba el engorro de tener que trasladarse al refugio. Un día el matemático aparece en el refugio. Consultado por qué había cambiado de opionión respondió: En el zoológico de Berlín hay un solo elefante, y ayer lo mató una bomba.

Victor dijo...

Hay mucha chatarra volando por ahi, de cualquier manera es infinitamente mas probable morir aplastado por un bondi que por un pedazo de satélite.
Saludos

Alejo dijo...

y eso de que se esta viniendo abajo un satélite que va a terminar con el mundo como lo conocemos, es mentira (?) :)

Von Paulus dijo...

No hay que preocuparse. A Bush se le cayeron dos torres encima y ahí está, lo más campante.

José Luis dijo...

A salir a laburar con casco, gente...

Anónimo dijo...

Hay mucha locura. Muchos van por la vida, con la cabeza funcionando como un satélite fuera de órbita.
Cordialmente
Carlos

Sole dijo...

Re cool que te caiga un satélite, que privilegio!

C a r t u . dijo...

a mi tb me cayó un pedazo de satelite era algo así como un pedazo de metal espacial que impactó sobre mi hombro,lo tengo guardado en mi casa , pero mis amigos insisten en que me tiraron con un pezado de picaporte.!!

Patto dijo...

qué peligro.
Paraguas de plomo, ya!

Related Posts with Thumbnails