viernes, agosto 30, 2013

Lucha o desarrollo.


Hay una política de "lucha" y una política de "crecimiento" o "desarrollo". Son distintas visiones del mundo y distintas posiciones existenciales.
Si uno cree que la política es lucha centra su mirada en el enemigo. Necesita enemigos para alimentar su estructura de sentido. La tarea es enfrentarlos y vencerlos. El día se organiza a partir del odio o del resentimiento, las horas pasan inventando trampas o trucos para debilitar a los detestados.
Si uno cree en cambio que la política es una forma de implementar el desarrollo, trata de organizar situaciones para que los recursos puedan aprovecharse de la mejor manera posible. Busca gestionar para optimizar resultados. Quiere que la mayor parte de las personas disfruten de la mejor situación que el talento organizativo permita alcanzar.
El desarrollo es el arte de la realización: en él no se trata de utopias y de sueños sino de planes y proyectos. De deseos y objetivos trabajados hasta alcanzar realidad. De transformaciones que abran nuevas posibilidades de vida. El simbolismo que la lucha mantiene en sus banderas deja paso aquí a las complejas realidades que es necesario administrar. En la política de desarrollo hay más trabajo que batalla, más creatividad que aguante.
En la política de la lucha los recursos se ponen a disposición de la batalla. El uso y abuso de los mismos está justificado en función de la lucha contra el mal personificado en otros. No es considerada corrupción el uso abusivo de los recursos públicos en la lucha, ese aprovechamiento de lo público es considerado un acto de justicia. Se cree que la lucha contra el mal justifica esos apartamientos de la ley, a la que se describe como defensora de viejos privilegios (privilegios que los políticos de lucha no dudan en hacer suyos, ya que ellos son la buena causa).
La política de la lucha avala la moral del delincuente, al que se siente cercano y con cuya victimización se identifica, despreciando a los que han sido atacados por estos como si fueran mezquinos protectores de algo que en el fondo no debieran poseer.
En la política de desarrollo el talento está puesto al servicio de la creación de realidades disfrutables, es un recurso del amor por el mundo, de la capacidad de querer y plasmar.
Puede sonar ingenuo hablar de amor en un contexto político, pero no lo es, al menos no para quien considera que el sentido de la acción política tiene que ver con la generación de vida nueva, con la producción, con la invención de trabajo y de valor, con dar impulso a los proyectos personales que deben ser ayudados en su despliegue. En esta visión no se concibe al ciudadano como parte de una amorfa masa manipulable, la que vemos aparecer en la despersonalizada idea de pueblo: se ven personas de verdad, de carne y hueso, con deseos, necesidades y potenciales diversos, legítimos y valiosos.
En la política de la lucha el poder es el verbo central, un poder cuyo sentido está en sí mismo y en su eterna conservación, sin más sentido que ser poder puro. Hay que tener el poder para tener el poder, para que no lo tenga el otro, no para usarlo en ningun logro sino para intentar conjurar la presencia de un miedo íntimo que ninguna realización será capaz de conjurar. Para usarlo en fuegos simbólicos artificiales.
Los que se dedican a esta persecución enviciada del poder suelen ser personas siempre más dispuestas a perderse en la observación de las vidas ajenas que a encontrar el sentido de la propia. La exaltación esconde el vacío.
En la política de lucha hay un desamor camuflado de justicia, un desaforado afán de supremacía sin que sea demasiado importante trabajar para hacerle bien a los habitantes del país. El poder se vive asi como derecho a maltratar a propios y ajenos, a someterlos. El modo afectivo, emocional, de la sumisión es el tono muscular propio de los adictos a la lucha.
En la política de desarrollo se trata en cambio de intentar ocupar el lugar del poder porque es desde allí que se organiza el mundo, en donde la posibilidad se vuelve el centro de la escena. Si hay lucha, es secundaria, el fin es la producción de realidades.
No se busca la lucha por la lucha misma, el objetivo no es medirse con el otro, ser superior, humillar a nadie; el fin es generar oportunidades para todos, mejorar la vida concreta, plasmar el amor en logros observables.
En la política de la lucha el ciudadano debe ser controlado de cerca, seguido minuciosamente en sus movimientos para corregir sus desvíos. Se siente a la libertad como un lujo excesivo, se cree que a la gente hay que tenerla cortita. Se habla de la libertad, se la menciona en consignas, pero en lo concreto no se la tolera.
En la política de desarrollo, en cambio, al ciudadano hay que cuidarlo y estimularlo, potenciarlo, abrirle espacio, darle mundo, ofrecerle opciones para que su propia iniciativa genere la riqueza que beneficiará al sistema entero. Es necesario un estado presente, sí, organizador, para corregir abusos e irregularidades, no para meterse en toda intimidad, sino para resguardar a las personas de aprovechamientos indebidos, provengan estos de las corporaciones, de los sindicatos o de la política. Paradógicamente, los que militan en la política de la lucha cometen esos aprovechamientos sin cesar, sin que nunca quede claro por qué en su caso estos excesos serían meritorios.
En la política de lucha se sueña con el enemigo. Se adora al enemigo, es el tema principal. En la política de desarrollo se piensa en las cosas que es necesario hacer para que todos puedan desplegar sus alas, hacer los proyectos que su deseo le dicte, y concretar su mundo propio.
En la política de lucha hay armas, violencia, humillación, soberbia, paranoia, rencor, negación de realidades, mucha historia puesta en el centro de la escena como si el tiempo no pasara nunca, revancha, resentimiento, odio, muerte.

En la política de desarrollo hay ideas, proyectos, trabajo, creatividad, ganas de vivir, alianzas, entendimientos, trabajo para enfrentar problemas que deben ser resueltos sensatamente. Hay ley, instituciones, colaboración, suma, aceptación de la diferencia, comprensión de que cada uno tiene un fragmento que aportar al gran rompecabezas social. Hay libertad, confianza, responsabilidad, presente querido que lleva aun futuro deseado y generado con inteligencia y detalle.

12 comentarios:

puntanozepamplus dijo...

Muy Bueno! Ahora jodido es cuando una poolítca de lucha se marketinea como desarrollo...

paginas web cali dijo...

Me parece super interesante este post!

Mario Cesar dijo...

Me suscribo a esta visión que expones, creo que incluso es el remedio para dejar de practicar el toxico concepto de la realidad equivocada que se debe corregir.
Hacer puede ser una terapia super efectiva ya que requiere manipular la realidad para producir un hecho. Ninguna forma de hacer sale del odio, excepto mas odio.Uno debería ser consciente de los estados de animo como el gran arquitecto de nuestras vidas.Si el odio es un habito; hay un cáncer en el ser.Este pensamiento tuyo me suena a que uno debería construir hábitos de vida basados en el bienestar del momento.No se trata de vivir en Ibiza, sino de sentirse bien aun en la estación Palermo.Ese es nuestro ecosistema. Suena lógico estar en contra de el?.....

Ricardo Fasseri dijo...

Muy bueno Ale!

stu polk dijo...

Hola Alejandro. Muy buen artículo. Me gustaría que cuando PRO acceda al Gobierno vos dirijas Canal Encuentro. Saludos !!!

Anónimo dijo...

En la vida diaria muchas veces se escucha también: "y bueno... a seguir luchando" o "y... acá estamos, en la lucha".

En vez de decir: "y bueno... a seguir trabajando" o "y... acá estamos, en el trabajo"

Anónimo dijo...

La Democracia es mal sistema de gobierno.

No hay otro mejor, pero eso no la convierte en buena.

Y el principal mal es la fea tendencia a dedicarse a temas del corto plazo porque rinde en votos en lo inmediato.

Y no en temas de largo plazo, cuyos beneficios los disfrutan otros.

La lucha, tambien es táctica, al corto plazo. Y no estratégica: anular a otro grupo mostrándolo como inútil a largo plazo

Anónimo dijo...

Para algún observador de luchas políticas:

¿no se dispara la mecánica de la dialéctica entre tanta lucha política?

Es decir: uno pugna por una cosa... otro grupo por otra... se hace crisis y finalmente aparece una opción superadora que abarca a todas?

Leo dijo...

Como siempre me pareció excelente el artículo! Consulta: vas a volver a brindar cursos como los que asistí en años anteriores? Me encantaría participar de un exposición tuya sobre 2 autores Fromm y Rogers. Abrazo Grande! Leo

Espalda Plateada dijo...

Primero, felicitarte por tu blog.
Seguidamente, te dejo un enlace a una página
de productos naturales y plantas medicinales
muy interesante y completa.

http://goo.gl/7j3dT1

Saludos!

Olegario dijo...

Anónimo 2:59

La Democracia necesita a la República para tener su pleno sentido (es, diría, casi como el manual de instrucciones de los electrodomésticos. Se la debe usar para que puedan funcionar correctamente las instituciones).

El gran error (o tragedia) de la Argentina post '83 es haber creído que una vez recuperada la democracia ya estábamos hechos, sin entender que si no recuperábamos también la República estaríamos irremediablemente en problemas.

Sistemas democráticos pero claramente antirrepublicanos, como el chavismo o el kirchnerismo dan cabida a ideas tan nefastas como la concepción de la política como lucha permanente (que es tan útil a la vez para ejercer el totalitarismo).

El problema central político/cultural argentino de estos tiempos, es que los criterios de República y populismo son mutuamente excluyentes, y los argentinos mayoritariamente siguen votando por propuestas populistas.

Se recuperó la Democracia cuando se extinguió el militarismo. Se recuperará la República cuando se termine con el populismo.

Recién después vendrá la política del desarrollo, y con ella el verdadero mejoramiento en la calidad de vida de los ciudadanos.

Anónimo dijo...

Che paradoga, acá nadie bardea. En países desarrollados el estado controla todo.

Related Posts with Thumbnails