sábado, septiembre 08, 2012

Algunas opiniones sobre mi taller "Realismo de aventura"


Las personas que hicieron el taller la última vez que lo dí, dijeron las siguientes cosas:

"Me resultó super útil, la perspectiva y las ideas las conozco porque devoro tus libros, pero el poder escuchar el planteo en vivo, con  la vehemencia, la pasión y el humor que lo hiciste me resultó inspirador".

"Enunciar proyectos, metas, objetivos, me pareció super movilizante, porque es una tarea que te pone en posición de tener derecho y poder desear y querer como posición no sólo legítima sino esencial para una vida plena".

"Mi devolución del taller que tanto me gustó hacer es… inicié terapia, que no deja de ser toda una manifestación de valor, dado mis 81 eneros".

"Alejandro tiene una particularidad de explicar que se entiende, a veces hasta gracioso de un humor único, inteligente. Me quedo con una frase que me dijo: Me gusta crecer y ayudar a crecer".

"Me sirvió y mucho, para volver a conectarme conmigo, con mis cosas, poder pensar en lo que estoy haciendo e intentar buscar mis propios deseos que tengo tan mezclados con los ajenos. Estar en foco conmigo y no con el afuera".

"Fue claro, sencillo, entrador, cero ostentoso, real, participativo, contagioso. Desde marzo estoy intentando ser independiente laboralmente….y cómo nunca es el momento (misma sensación de cuando decidís tener un hijo) me lancé este año en el medio del caos y bueno estoy en la búsqueda de gente optimista y realista y con Alejandro encontré materializado lo que yo tengo adentro".

"Todos los conceptos del taller me sirvieron para seguir ampliando en la búsqueda del disfrute (que es algo que estoy trabajando con diferentes técnicas / talleres / lo que voy encontrando que me interesa). La parte de los ejercicios que hicimos ahí mismo en el taller me sirvieron para bajar en palabras los temas en mi vida personal, y llevarme algunas “tareas” de cosas a revisar, pensar o replantear".

"Me encanta la caja de herramientas conceptuales que armás cruzando Nietszche, el zen, el management y la psicoterapia, es un juego inocente y al mismo tiempo valiente con las ideas, desprejuiciado".

"Pude aprender ciertas cosas de mi neurosis, que no me había dado cuenta de mi ser y poder modificar algunos pensamientos personales que  tenía sobre la realidad de uno mismo. Creo que fue importante el taller para poder desarrollar un proyecto muy importante, como intentar escribir un libro sobre los viajes que hago en Bici desde casa hasta el trabajo. Son 40 km de ida y 40 km de vuelta, es asombroso ver que todos los días son distintos. Siempre tengo algo para escribir ni bien llego a casa".

"Una experiencia distinta, movilizante, estimulante. Me encantó haberme hecho ese regalo. El curso me sirvió para clarificar objetivos, para reafirmar la decisión que tomé y redireccionar mi energía y tomar otras decisiones, para ver que los obstáculos son  remontables y naturales. Muchísimo para detectar temas y actitudes personales que quiero laburar personalmente y en terapia. Para poder ver situaciones personales de otro modo y poder transitarlas mejor. Para detectar mis melodramas y tratar de desarticularlos".

"Me sirvió el taller para nutrir y fortalecer algunas ideas de conceptos propios respecto de los objetivos personales. Para plantar un inicio de un proyecto de vida apoyado en el envión del entusiasmo generado durante la charla".

"Tengo en claro de que sólo necesito hacer el esfuerzo para poder vencer al flujo de la dinámica normal que me trajo hasta acá hoy, y que a sabiendas de que ahora puedo contar con alguna herramienta más para corregir el timón hacia donde van mis objetivos, (cosa que no hacia antes de pasar por el taller), y que ahora soy más consciente de que sentirme feliz (mi preocupación y objetivo principal) depende de mí. Y que para lograr alcanzar lo que me proponga, debo intentar sin miedo, y perfeccionar el método utilizado sobre la marcha".

"Salí de ahí con otro ímpetu, veía las cosas de otra manera, volví en colectivo a mi casa, en Lanús, y me encantó ver la ciudad de noche, iluminada, todo me parecía sensacional aún con sus cosas no sensacionales. Salí sintiendo que la vida no tiene techo, que el techo se lo pone uno con su miedo, y eso es genial".

"Yo me siento un aventurero desde siempre, y por alguna razón, en algún momento, perdí la brújula que me marcaba la dirección del deseo. Ahora, siento una gran oportunidad de reencontrarla y volver a utilizarla de nuevo gracias a este taller".

Más info del taller de Realismo de Aventura que daré el miércoles 12 y repetiré el sábado 15 de esta semana, click aquí: http://taller.100volando.net. Quienes se inscriban antes recibirán unas tareas para ya adentrarse en la experiencia. Nos vemos.

Related Posts with Thumbnails