viernes, enero 21, 2011

Positividad inteligente

Con Pablo Avelluto, director de Sudamericana y hombre de inteligencia notable, mientras preparábamos la edición de "Ganas de vivir" jugábamos con la idea de posicionarlo como un libro de "autoayuda inteligente". No me gustaba mucho la idea porque no soy denigrador de la autoayuda en general (la hay de distintas calidades, como sucede en todos los rubros), pero sí me parecía valiosa la idea de una positividad inteligente. ¿Por qué?

Porque generalmente la positividad es sonsa, o lo parece. Cuando uno se pone en fase optimista, entusiasta, positiva, suena a veces como si se hiciera un poco el boludo en relación con aspectos graves de la realidad que no pueden evitarse.

Pensando en la cosa llegué a darme cuenta de cuando la positividad es inteligente y cuando no lo es.

La positividad es inteligente cuando no niega el mal, cuando no se arma generando una imagen de la realidad ingenua, que desestima la presencia de los obstáculos.

La positividad es tonta cuando cree que el mal puede ser soslayado mediante un truco de la visión. Cuando lima al mundo para sacarle las asperezas. Cuando finge que la negatividad no existe y no logra entonces superarla efectivamente.

La positividad es inteligente cuando encarna en una sensibilidad que capta que la gran operación de la vida, con sus asperezas y con la presencia inevitable de la muerte, no quita sentido ni valor a la experiencia. (Al contrario, podríamos decir, cuando se nutre de ella).

La positividad inteligente no tiene que engañarse, puede mirar a la realidad a la cara y captar su extrema productividad, su riqueza inagotable, su generación de posibilidades constantes, su plasticidad.

La positividad es inteligente cuando permite el crecimiento que surge de enfrentar y superar los obstáculos, no de su negación voluntarista.

La positividad inteligente es el paso superador de la inteligencia triste, de la inteligencia crítica, siempre anclada en la impotencia como en una virtud. Esa es una inteligencia vieja, no tan inteligente, al final...

10 comentarios:

Carmen Troncoso dijo...

He buscado con machaconeria la positividad en mi vida, este blog es como nectar en mis venas, felicitaciones!!

ramiro dijo...

es acertado tu comentario. igualmente para mi la definicion de la positividad no incluye la negacion. lo q pasa es q en nuestra conciencia en un momento dado no creo q podamos tener en cuenta las dos cosas, una positiva y otra negativa. nuestro poder de concentracion y observacion es muy limitado, habria q ver lo q dicen los estudios sobre el tema de la atencion. no se si tenemos la capacidad de tener en cuenta tanta complejidad a un nivel conciente.

Liliana Lucki dijo...

Te hace mas inteligente hacerte tantas preguntas?

A mi me ayuda a pensar...es un buen ejercicio.

Positividad, trato de mejorarla.

Te saludo desde el mar, Liliana.

FUBICO.com dijo...

Ha!

Dexter dijo...

Que buena descripción!. Acertada enumeración de un proceso subjetivo complejisimo.
Para mi la positividad, es un estado fisico.
Asi como correr en una maraton, implica tener entrenamiento para una larga carrera;la positividad requiere de un entrenamiento en saber cuales son los estados satisfactorios para el cuerpo.
Es estar libre de tensiones angustiantes. De sentir el poder de un cuerpo sano, lleno de energía y goce ante las sensaciones.
Vivimos en un mundo sensorial que minuto a minuto nos modela con un golpe sensitivo. Abrirse a ese mundo, es enriquecer la existencia.
Sorprende el poder que conlleva esta experiencia. Los problemas tambien tienen su lado sensitivo. Descubrirlos, es solucionarlos.
Para aquellos que la positividad les parece una gilada, deberían chequear la cantidad de incomodas sensaciones fisicas en las que viven. Miren a su alrededor y vean la dureza de los rostros. Alli hay dolor, incomodidad,conflicto.
Eso es lo que hay que mandar al tacho de basura existencial. Mucho cuidado, vivir mal,produce cancer.

ramiro dijo...

Muy bueno lo que dice Dexter, y en linea con lo que dice el, me parece que hay mucha mala informacion sobre temas como la comida y como te puede impactar en toda tu vida un cambio de dieta por ejemplo. Creo que hay que tomar a la comida como medicamento. Es importantisimo lo que comes, y por ejemplo yo estoy siguiendo la dieta Paleo Diet (ahora estoy en un impasse porque estoy viajando y estoy comiendo mal). La pasta para mi es un veneno, al igual que el arroz, los carbohidratos refinados y el azucar. El problema es que es casi imposible liberarse de este tipo de comida, esta en todos lados y es dificil manejarse sin ellos. El otro tema es que tampoco se sabe como cuestiones como la falta de dormir lo suficiente te puede repercutir en tu comportamiento, y llevar a depresion, mal talante, etc. Lo que trato de decir es que uno constantemente debe ser conciente de lo que te entra al sistema, sea por via comida, via informacion televisiva, medios en general, etc. Somos muy permeables a eso y no creo que tengamos el poder racional de procesar todo, somos bichos muy limitados en cuestiones de conciencia y atencion.
Un saludo!
 

"Parte de la..." dijo...

Excelente Alejandro!

Te mando un abrazo y espero que en algún momento hagamos algo juntos.

Gonzalo Torres Argüello.+

Hernan dijo...

Ante todo aclaro que me encanta lo que escribis como pensas.
En esta caso particular me parece que nos estamos enroscando demasiado con palabras y definiciones.
El positivismo es una actitud de vida y tiene que ver con la predisposición de uno a resaltar lo lindo de vivir vs lo malo. Es quedarse con la parte llena del vaso en lugar de machacarnos con las cosas que no nos gustan. Cada uno lo hace a su manera, como mejor quiera (o pueda...) Si eso es ser inteligente o no, es una discusión intelectual, lo importante es si somos o no efectivos!!

perogruyo dijo...

En la ciencia del management hay una herramienta de análisis de situación y toma de decisiones que se denomina "FODA" (Fortalezas-Oportunidades-Debilidades-Amenazas).

Aprendí que si realmente quiero salir de una situación insatisfactoria (problema) lo primero que tengo que encontrar es si existe una OPORTUNIDAD básica asociada y subordinar el resto del análisis a élla, caso contrario, sólo encontraré excusas y explicaciones para una solución que fué y que ya no lo es. Un análisis exitoso de las 4 variables es el que me permite hallar una forma de explotar la oportunidad con una expectativa de logro interesante o la forma para dejar de aplicar tiempo y recursos en el tema. Eso me permite mantener vivo mi ENTUSIASMO.

Maisa dijo...

Lúcido, efectivo, creativo.

Conecto con tus ideas, me encantan.

Beso grande!

Related Posts with Thumbnails