lunes, febrero 14, 2011

LOS VERDADEROS OBSTÁCULOS PARA EL DESARROLLO DE AMÉRICA LATINA


El mismo artículo, ahora en castellano.

LOS VERDADEROS OBSTÁCULOS PARA EL DESARROLLO DE AMÉRICA LATINA
Por Oscar Arias (Costa Rica)

Oscar Arias sirvió como presidente de Costa Rica del '86 hasta el '90 y luego del 2006 al 2010. Arias ganó el premio Nobel de la Paz en 1987.

Casi dos siglos después que los países de América Latina consiguieron su independencia de España y Portugal, ninguno de ellos es verdaderamente desarrollado. ¿Dónde estuvo el error, qué salió mal? ¿Por qué países en otras regiones, quizás más atrasados, lograron con relativa rapidez los resultados que países latinoamericanos han aspirado por tanto tiempo?

Muchos, en la región, responden a estas preguntas con las teorías de conspiración o excusas autocompasivas. Culpan al imperio Español, por llevarse las riquezas de la región en el pasado, o al imperio estadounidense, que supuestamente sigue desangrándola en la actualidad. Dicen que las instituciones financieras internacionales han conspirado para mantener la región atrasada, que la globalización fue diseñada deliberadamente para evitar su desarrollo. En resumen, echan la culpa del subdesarrollo a otros en lugar de a la propia América Latina.
La verdad es que tanto tiempo ha transcurrido desde la independencia de América Latina que ya ha perdido el derecho de utilizar a otros como excusa por sus propios fracasos.

Efectivamente, varias potencias extranjeras han influenciado el destino de la región. Pero eso es cierto en todas las regiones del mundo. Los países latinoamericanos no son los únicos que han enfrentado una dura batalla en la historia.
Las naciones de América Latina comenzaron esta carrera en igualdad de condiciones, o aún mejores, que las existentes en otros lugares. Sí, nosotros somos los que nos quedamos atrasados.

Cuando la Universidad de Harvard abrió sus puertas en 1636, había ya universidades bien establecidas en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, República Dominicana, Ecuador, México y Perú.

En 1820, el PIB de América Latina, en su totalidad, fue 12.5% mayor que el de los Estados Unidos. Hoy, con una población de alrededor de 560 millones, algunos 250 millones más que los Estados Unidos, la región tiene un PIB que sólo es 29% del de su vecino del norte. América Latina ganó su independencia 150 años antes que lo hicieran países como Corea del Sur y Singapur; hoy, a pesar del pasado como colonias también explotadas y a pesar de carecer recursos naturales de importancia el ingreso per cápita de esos países es varias veces mayor.

Una de las consecuencias de la renuencia de América Latina a enfrentar tales comparaciones de lleno, ha sido la desconexión entre el discurso y la realidad. Cansados de palabras vacías y promesas sin sentido, las personas en la región están desilusionadas con la política en general. Reconocer su propia parte de responsabilidad en la situación, sin embargo, podría ser el comienzo de la reescritura de la historia. La clave está en aceptar que cuatro rasgos regionales culturales son los obstáculos que hay que superar, para que el desarrollo tenga éxito: la resistencia al cambio, la ausencia de confianza, las frágiles normas democráticas, y una debilidad por el militarismo.

MIRANDO HACIA ATRÁS

Los latinoamericanos glorifican su pasado sin cesar, que hacen casi imposible abogar por el cambio. En lugar de una cultura de mejora, han promovido una cultura de preservación del statu quo. Constante, paciente el único tipo de reforma compatible con la estabilidad democrática es insatisfactoria, la región acepta lo que existe, mientras que de vez en cuando suspiran por revoluciones dramáticas que prometen abundantes tesoros sólo a una corta distancia de la insurrección.
Tal actitud sería más fácil entender en Canadá o Noruega, que han logrado niveles envidiables en el desarrollo humano. Pero, ¿qué méritos tan altos tienen Guatemala o Nicaragua en sus historias? En estos casos, el impulso conservador probablemente viene no sólo de un deseo de preservar el status quo, sino más aún por el deseo de proteger privilegios establecidos y un temor general a lo desconocido. Los latinoamericanos mantienen con fuerza y aún con dolor y sufrimiento, prefiriendo un presente seguro a un futuro incierto. Algo de esto es natural, y humano. Pero para nosotros, el miedo es paralizante; genera no solo ansiedad, sino también parálisis.
Para empeorar las cosas, los líderes políticos rara vez tienen la paciencia o la habilidad para encaminar a su pueblo con cuidado a través de los procesos de reforma. En una democracia, un líder debe ser la cabeza que enseña, alguien dispuesto a responder a dudas y preguntas y a explicar la necesidad por los beneficios de un nuevo curso.

Pero con demasiada frecuencia en América Latina, los líderes se justifican con un simple "porque Yo lo digo".

Esto encaja perfectamente con el deseo de proteger los privilegios establecidos, un fenómeno visible, no sólo entre los ricos y poderosos, sino en toda la sociedad. Los sindicatos de educación deciden, por sí mismos, la cantidad de maestros que deben trabajar y lo que deben enseñar. Algo similar ocurre con los propietarios de empresas y contratistas en el sector privado, que siempre han suministrado servicios de baja calidad durante décadas sin miedo a la competencia, gracias a prebendas y transacciones ilícitas. Y los funcionarios públicos también están inmóviles: la recompensa de servicios civiles aquellos que no hacen más que sentarse en su escritorios y decir que no.

Esta actitud tiene muchas consecuencias, sobre todo cuando se trata de la iniciativa empresarial. América Latina tiene mucho más controladores que empresarios. La región es suspicaz de las nuevas ideas y carece de mecanismos eficaces de apoyo a proyectos innovadores. Alguien que desea iniciar una nueva empresa debe empezar por vadear a través de las ondas de la burocracia y de los requisitos arbitrarios.
Los empresarios consiguen un mínimo de alabanza o refuerzo cultural, poca protección legal y escaso apoyo académico.

Las universidades, por su parte, no están produciendo el tipo de profesionales que exige el desarrollo. América Latina gradúa a seis profesionales en ciencias sociales por cada dos en ingeniería y cada una de las ciencias exactas. Visitar un campo universitario en América Latina es como viajar al pasado, a una época en la que existía el Muro de Berlín, y Rusia y China aún no habían abrazado el capitalismo.
En lugar de dar a los estudiantes herramientas prácticas -tales como habilidades tecnológicas y de lenguaje- para ayudarles a tener éxito en un mundo globalizado, muchas escuelas se dedican a la enseñanza de autores que nadie lee y repiten doctrinas en las que nadie cree.

Para que el desarrollo se produzca, esto tiene que cambiar. Los países latinoamericanos deben comenzar a recompensar a los innovadores y creadores.
Sus universidades deben reformar sus cursos académicos, invertir en ciencia y tecnología. Se debe reducir la carga de regulaciones, atraer inversiones y promover la transferencia de conocimientos. En otras palabras, deben entender que el pragmatismo es la nueva ideología universal que, como Deng Xiaoping dijo una vez, no importa si un gato es negro o amarillo, siempre y cuando cace ratones.

DESARROLLO DE CONFIANZA

El segundo obstáculo es la ausencia de confianza. Ningún proyecto de desarrollo puede prosperar en un lugar donde reina la desconfianza, el éxito de los demás es visto con recelo, y la creatividad y el impulso se cumplen con prudencia. Los latinoamericanos están entre la gente más desconfiada del mundo.

La Encuesta Mundial de Valores hicieron la pregunta, "¿la mayoría de la gente puede ser confiada?" En el año 2000, 55 a 65% de las personas encuestadas en cuatro países nórdicos- Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia- dijeron que sí, y sólo el 16% de las personas encuestadas en América Latina lo hizo, y sólo 3% lo hizo en Brasil.
Los latinoamericanos dudan de las verdaderas intenciones de todos los que cruzan sus caminos, de los políticos o sus amigos. Creemos que todo el mundo tiene una agenda secreta y que es mejor no involucrarse demasiado en los esfuerzos colectivos. Somos cautivos del gigantesco dilema del prisionero, en el que cada persona contribuye lo menos posible al interés común.

En un mundo globalizado, sin embargo, la confianza es indispensable. Los países con más confianza son los países más preparados para desarrollar, debido a que sus ciudadanos pueden basar sus acciones en una expectativa razonable de cómo los demás se comporten. La inseguridad jurídica es un problema especial. Con alarmante frecuencia, los ciudadanos de América Latina no saben las consecuencias de sus acciones o cómo el Estado va a reaccionar a sus proyectos.

En algunos países, las empresas son expropiadas sin justificación alguna, los permisos son revocados por presión política, las sentencias judiciales van en contra de la ley, y la situación legal es tan volátil que impide el logro de metas a largo plazo. Como el ex presidente ecuatoriano Osvaldo Hurtado señaló recientemente en “The American Interest”, los latinoamericanos no confían en las instituciones jurídicas y cortes o tribunales gubernamentales o abogados particulares. En efecto, la arraigada costumbre de burlarse de la ley ha sido la influencia más poderosa en el continente que las innumerables leyes promulgadas por siglos para regular las relaciones económicas, sociales y políticas. Por las legislaturas de América Latina, probablemente, han pasado más leyes en los últimos 175 años que sus homólogos en cualquier lugar del planeta, sin embargo, nunca tantas leyes han sido ignoradas por tantos durante tanto tiempo.

Se ha dicho que la seguridad jurídica es la protección de la confianza. Para que el desarrollo económico tenga éxito, los latinoamericanos deben ser capaces de confiar que sus Estados actúen razonable y predeciblemente. Deben ser capaces de anticipar las consecuencias jurídicas de sus acciones. Y deben ser capaces de confiar en los demás, también, actuar de acuerdo con las reglas del juego.

COMPROMISO CON LA DEMOCRACIA

El tercer obstáculo que bloquea el desarrollo es la fragilidad del compromiso de la región con la democracia. Con seguridad, con la única excepción de Cuba, la región se cuenta hoy como enteramente democrática. Después de siglos de guerras civiles, golpes de estado y dictaduras, en la democracia se han hecho realmente avances notables en las últimas décadas. Pero la verdad es que su victoria es incompleta. A pesar de haber elaborado cuidadosamente constituciones, grandes proclamas y tratados de miras altas, América Latina todavía tiene una atracción por el autoritarismo.

Fidel y Raúl Castro en Cuba se comportan como los caudillos tradicionales de América Latina, pero también lo hacen Hugo Chávez en Venezuela y Daniel Ortega en Nicaragua, que tienden a utilizar los procesos democráticos y las estructuras para subvertir sus propios sistemas de países democráticos. Una vez elegidos, interpretan sus mandatos como carta blanca para hacer lo que quieran, incluyendo persecución a sus oponentes, la sujeción de los medios, y tratan de torcer el sistema para mantenerse en el poder a toda costa. Muchos de los ciudadanos, por su parte, están contentos y permiten que estos líderes prosigan, tal vez ven su mesianismo y la demagogia como la salida del vigente laberinto regional del subdesarrollo.

Si las democracias latinoamericanas no cumplen con sus promesas políticas y económicas, si las esperanzas de sus ciudadanos siguen siendo un sueño diferido, entonces el autoritarismo se levantará otra vez. La forma de prevenir esto es demostrar al pueblo que la democracia funciona, que realmente se puede construir una sociedad más prospera y equitativa. Más allá de la esclerosis política, cada vez más sensible a demandas de los ciudadanos, y la generación de recursos fiscales o impuestos a los ricos son todos pasos esenciales para moverse hacia una verdadera cultura de la libertad y el progreso.

UNA CULTURA DE PAZ

El aumento de los ingresos públicos es necesario, pero no es suficiente. Esos fondos deben también gastarse sabiamente, para promover el desarrollo humano. En los países de América Latina han ocurrido muchas cosas en el pasado, llevando deudas inmensas, pero a menudo han malgastado sus recursos en prioridades inapropiadas. Se ha prodigado en sus ejércitos, el dinero que debió haberse prodigado a sus hijos.
Aparte de Colombia, ningún país latinoamericano enfrenta un inminente conflicto militar. Y sin embargo, cada año, la región gasta más de 60 mil millones de dólares en armas y soldados -el doble de lo que gastó sólo hace cinco años. ¿Por qué? ¿Quién va a atacar a quién? Los enemigos del pueblo son el hambre, la ignorancia, la desigualdad, la enfermedad, el crimen y la degradación del medio ambiente. Ellos son internos, y pueden ser derrotados sólo a través de una política inteligente, no con una carrera armamentista.

Costa Rica fue el primer país en la historia en abolir su ejército y declarar la paz con el mundo. Sus hijos jamás han sabido lo que es el servicio militar. Ellos nunca han visto la sombra de un helicóptero armado o las huellas de un tanque. Y desde la abolición de sus fuerzas armadas hace 62 años, Costa Rica nunca ha sufrido un golpe de Estado. Me gustaría pensar que toda América Latina podría seguir en los pasos de Costa Rica, pero sé que esta utopía no será posible en mi vida.

También sé, sin embargo, que una responsable reducción gradual del gasto militar no sólo es posible sino también imprescindible.

Se lo debemos a las víctimas de las dictaduras, que durante el siglo XX escribió con su propia sangre las más tristes páginas de la historia de América Latina. Se lo debemos a los sobrevivientes de la opresión y la tortura. Se lo debemos a aquellos que vieron realizados sus peores temores en la presencia de un soldado.
El abandono de esta cultura marcial es también esencial, porque la presencia cada vez mayor de soldados en nuestros pueblos y ciudades promueve una actitud combativa que no favorece el desarrollo. Se sugiere que los problemas se resuelven mejor mediante la lucha contra un enemigo, en lugar de construir solidaridad con los amigos y vecinos. Se enseña que las conquistas se logran con las armas, gritos y amenazas, en lugar de palabras, el respeto y la tolerancia. El militarismo de la cultura de la región es una fuerza regresiva y destructiva, que debe ser reemplazada por una cultura de paz.

Los latinoamericanos debemos mirarnos en el espejo y enfrentar la realidad de que muchos de nuestros problemas no residen en nuestras estrellas, sino en nosotros mismos. Debemos perder el miedo al cambio.
Debemos abrazar el espíritu empresarial. Debemos aprender a confiar. Debemos fortalecer nuestro compromiso con la democracia y las reglas de la ley. Y hay que abandonar las prácticas militares que continúan frotando sal en las heridas de nuestro pasado. Sólo entonces habremos llegado por fin alcanzar el desarrollo que durante tanto tiempo hemos buscado

10 comentarios:

Maxi dijo...

Muy preciso y acertado el análisis, y también creo que vale analizar este período histórico como un progreso, ya que la mayoría de los países latinoamericanos tienen presidentes, por primera vez, que se corresponden con sus costumbres y formas de ver el mundo. Debemos aceptar lo que hay, tomar lo bueno, y no creer que el cambio vendrá mañana, es HOY.
Estuve en Perú y Bolivia, conozco Uruguay y Brasil, y creo que la dirección está marcada, los pueblos -aunque no te guste esa palabra- están abocados al cambio ya, es sólo cuestión de plasmarlo, acompañados -de ser posible, y sino mirá a África- preferentemente de sus gobernantes.
Los puntos a desarrollar y expandir son los que enumera este bien hombre, con la salvedad de que creo que es un proceso que ya empezó a encararse en este siglo que recién comienza. Chile y Brasil lo comprendieron más rápido, Argentina y México van encaminados y son países con capacidad productiva y natural, el resto de los países se manejan por economías regionales y empiezan a obedecer el mandato de esa masa que componen un país, que se universalizó que se llame pueblo.
Gobernante escuchando a sus votantes, no votantes concediendo todo el poder al líder paternal, ese sistema es caduco.
abrazo.

Jole dijo...

Que tranquilizador compartir ideas con un presidente, y de un pais tan hermoso como Costa Rica.

Es sospechoso primero y alentador despues que en Argentina vivamos hoy con ideas EXACTAMENTE opuestas a las que leí. Indica que sabemos el camino.
Igualmente todavia falta, porque sería demasiado hermoso, demasiado, ver a mi estado defender la libertad.
Tener un canciller moderno y maduro y que sea una inspiración? Estoy listo? No se.

Anónimo dijo...

Ideas valiosas. Dice Arias (textual):
"...que tienden a utilizar los procesos democráticos y las estructuras para subvertir sus propios sistemas de países democráticos. Una vez elegidos, interpretan sus mandatos como carta blanca para hacer lo que quieran, incluyendo persecución a sus oponentes, la sujeción de los medios, y tratan de torcer el sistema para mantenerse en el poder a toda costa. Muchos de los ciudadanos, por su parte, están contentos y permiten que estos líderes prosigan, tal vez ven su mesianismo y la demagogia como la salida del vigente laberinto regional del subdesarrollo..."
Toda semejanza con nuestra realidad es pura (sensación de)coincidencia.
Atentamente,
Roger

Santiago Perez dijo...

El articulo es excelente, me gusto mucho leerlo y me permito diferir en algunos puntos. Me parece que algunos pocos países de la región están logrando modificar la realidad cultural-ideológica-económica de la que habla el Autor. Chile y Brasil han abrazado la economía de mercado y están logrando modernizar sus sociedades para integrarlas al mundo moderno y globalizado. Con respecto a Brasil es importante mencionar la importancia estratégica que tiene para un país de sus características un desarrollo militar moderno y de alta tecnología. La necesidad de proteger sus inagotables recursos naturales y la proyección de este estado como potencia de alcance planetario transforman en ineludible la necesidad de unas fuerzas armadas poderosas que permitan sentarse en la misma mesa que Estados Unidos, Inglaterra, Francia, China, India o Rusia.

Por otro lado una inversión estratégica e inteligente en desarrollo militar puede a su vez desembocar en beneficios para la industria del país así como también en la posterior exportación de tecnología.

perogruyo dijo...

RECETA PROBADA PARA LA PROSPERIDAD vs. para la pobreza:

1. GOBIERNO DE LA LEY IGUALITARIA (REPÚBLICA) vs. Gobierno de la mayoría o democracia que deriva inevitablemente en oligarquía;
2. DIVISIÓN DEL ESTADO EN 3 PODERES INDEPENDIENTES vs. caudillismo (oligarquía);
3. RESPETO DE LOS DERECHOS INDIVIDUALES E IGUALDAD ANTE LA LEY vs. supremacía de la tribu sobre el individuo (estatismo);
4. DERECHOS COMO AQUÉLLO QUE NADIE TE PUEDE QUITAR, entre éllos a la VIDA, a la LIBERTAD, a la BÚSQUEDA DE LA PROPIA FELICIDAD y a la PROPIEDAD DEL FRUTO DEL ESFUERZO E INVENTIVA INDIVIDUALES vs. derechos como aquéllo que los demás están obligados a darte, esto es, las necesidades y deseos convertidos en derechos, que terminan haciendo insustentable a la sociedad así organizada ya que, al tiempo que las necesidades y los deseos son ilimitados, la creación de riqueza necesaria para financiarlos es limitada y desincentivada (CIRCULO VICIOSO DE LA POBREZA SOCIALISTA).

Anónimo dijo...

Respecto del tema, hay dos libros que recomiendo
"Basta de historias" de Andres Oppenheimer
y
Psicología de los régimenes políticos de N. Benbenaste.
Saludos,
Romina

Joyce dijo...

El de Arias es un punto de vista válido. Yo discrepo en una cuestión que el intenta descartar velozmente sin demasiada explicación: la injerencia extranjera.

Obviamente, tal injerencia no es la visión paranoica que tienen en común los partidos extremistas de derecha e izquierda autóctonos (me estoy mordiendo la lengua para no chicanear porque no viene al caso me parece). Pero tampoco creo que se un elemento tan volátil como para descartarlo tan simplemente.

La injerencia es sabida y reconocida. Robert McNamara (ex secretario de defensa estadounidense durante años cruciales y recientes para nuestro continente) lo reconoció explícitamente. Habló de la imposibilidad de Chile con Allende para los Estados Unidos y, sin pruritos habló sobre la participación real de su país en el devenir del mismo. Lo dijo no como disculpa, sino porque cree que actuó correctamente.

Es sólo un ejemplo; quizás uno de los importantes ya que está estrictamente enmarcado en el ámbito de lo público por ambas partes (gobierno A contra gobierno B). Si vamos a la relación entre privados y gobiernos, los ejemplos son harto más abundantes.

Sólo quería destacar eso, que a mi criterio no debe ser olvidado (ni sobreestimado, por supuesto).

Dexter dijo...

Muy bueno. Obviamente el que una persona inteligente,llegue al poder es de suma importancia.
Se esta empezando a ver en el mundo árabe también,un positivo brote de hartazgo. Me gustaría, desde luego, que aquí pasara lo mismo. Tal vez se necesita un mensaje mas vehemente a favor de un modelo diferente y menos especulación táctica.
Una cosa es segura, el modelo Kirchnerista, va a estrellarse de una manera estrepitosa. Esperemos que los futuros desmadres que comentan, sirva para concientizar acerca de que el manejo de una sociedad, no puede caer en manos de cualquiera.

chavnnel dijo...

He leido la biografia del presidente Arias y que es exquisitamente inteligente y que ha hecho maravillas en Costa Rica. Pero, salvando honrosas excepciones, el resto de latino america padece de inmadurez congenita. Le gusta tener un patron-aunque lo maltrate-que le dirija la vida. A la libertad hay que desearla, soñarla y prepararse a ejercerla con respobnsabilidad propia.

Jole dijo...

La geografía tampoco nos ayuda.
Bolivia es AAAARIDO hasta que se te seca la boca. Potosí y La Paz estan a 4000msnm y las ciudades estan en colinas, por lo que caminar 5 cuadras es un sacrificio. Te quita las ganas.
En Colombia para moverte 3cm en el mapa tenes que hacer 8 horas en bondi montañoso selvático muy lindo pero agotador y en los pocos lugares que tenes algo parecido a la llanura la temperatura es de 30 grados a las 12 de la noche.
En venezuela que tiene lo que parece un excelente territorio, tenía 42º en Maracaibo.
Chile, Uruguay y Argentina son los mas desarrollados.
Todo lo expuesto en la nota suena a verdad, pero la geografía no nos ayuda.
En la frontera Colombia Panamá hay un tapón de selva, directamente no se puede cruzar por tierra.

Related Posts with Thumbnails