lunes, junio 06, 2011

No a la calidad total


La obsesiva idea de que la actitud correcta es la de intentar hacer lo que uno sabe hacer en forma cada vez más perfecta, dice Tom Peters, debe ser reemplazada por la búsqueda de nuevas prácticas, nuevas actitudes, nuevas formas, nuevos productos, nuevos servicios. No hacer mejor lo que uno ya hace, sino hacer otra cosa o hacer lo que uno hace de otra manera.

La calidad total era un buen plan empresario para la vieja economía, sostiene, pero hoy en día es una actitud suicida. El cambio es tan rápido y tan extremo que debemos rediseñarlo todo. Peters cita a importantes figuras de la empresa que entendían la dinámica de este movimiento y tuvieron éxitos notables. También menciona ejemplos de cómo actitudes más conservadoras produjeron grandes fracasos. Este imperativo del cambio, esta moral de la constante transformación, da lugar a una posición de fuerza en nuestro mundo moderno.

Entendámoslo: no se trata de no hacer las cosas bien, pero sí de aplicar el pensamiento en el costado creativo en vez de volcarlo en el minucioso y obsesivo. Esta actitud permite ver el gran cuadro, imagen que se le escapa a quien vive en el detalle.


La foto es de Luciano Menardo: Link.

5 comentarios:

Matías dijo...

Estamos hablando en terminos empresarialis o artísticos?

Tatuagem dijo...

Perfección es inalcanzable me parece. En estos tiempos de crisis cualquier iniciativa vale. Tom Peters...a ver si me animo a leer algo de el.

Saludos desde Ohio

Masha

Jole dijo...

Por qué Peters no hace algo si sabe como se hacen las cosas?

El Gran Postergador dijo...

Si me tengo que operar prefiero que me opere el cirujano que hace todo "perfecto". Ahora, si el perfeccionista es mi jefe...

Enrique Arias Valencia dijo...

Genial punto de vista.

Related Posts with Thumbnails