lunes, julio 11, 2011

"Ganó la rebeldía", mi artículo de hoy en La Nación


Ganó la rebeldía, el poder de la gente, la osadía de meterse en política y no temer lo que las mafias políticas escudadas en un indigno populismo puedan hacer o decir, inventar o manipular. Ganaron los que no quieren regalarle la polìtica a los de siempre, los que buscan una verdadera renovación, los que quieren superar las ficciones mentales de los que hablan mucho pero hacen poco. Ganó la gente normal, los no entendidos en política, los ingenuos que creen que la política tiene que cumplir con la ley y dar servicio a los ciudadanos, los que quieren una gestión dedicada al mundo real.

Ganó el vecino, más allá de la “doctrina popular”, ese dogma del pseudoprogresismo que no escatimó mentiras y operaciones durante la campaña, que nunca vacila en falsear las cosas porque cree que su esencia justifica los manejos indignos. La verdad pudo más que los inventos, el entusiasmo más que la falsa inteligencia, los proyectos más que el resentimiento neurótico y la obsesión con el pasado, con un pasado al que se altera para hacer caber en un planteo infantil.

Este resultado representa una maduración para la problemática mentalidad argentina. No es la solución a ninguno de nuestros muchos problemas pendientes, pero sí un paso que haríamos bien en cuidar y potenciar. La visión porteña del mundo, quejosa, nostálgica, hipercrítica, con tantas dificultades para querer y crear, para trabajar y servir, para hacerse cargo y avanzar, va pudiendo cambiar su estilo y crece aspirando a más.

No es un proyecto de poder el que asi se expresa, no es amor por la política, son ganas de vivir, de más, de ser feliz y promover la felicidad de otros, es una posición que desafía la pobreza y quiere evitar el truco de reducir a los pobres a una noción de pueblo mitificada que sólo sirve para hacer más profunda esa pobreza. Es una posición vital capaz de superar la pelea constante, la desgastante creencia en un enemigo omnipresente que se interpone en el camino del crecimiento. Es una postura existencial que puede hacerse cargo de sus propias limitaciones y trabajar asi para superarlas. Sin culpar, sin victimizarse, sin pelearse con todos ni creer que es mejor aislarse porque el otro siempre te quiere arruinar.

El vecino vio obras, vio respeto, vio preocupación por ofrecerle un avance posible, sintió que se lo tomaba en serio. Muchas pudieron concretarse y otras no, porque nadie es perfecto y corresponde no pretender serlo. El vecino vio una política más basada en la construcción que en el choque, capaz de superar el verso de la ideología y darle contenidos verificables. El vecino captó la intención, se sintió parte, entendió que todo avanza si uno ayuda.

Este resultado electoral demuestra que los votantes comprenden que el fondo de este proyecto político es un deseo sincero y compartido de mejorar las cosas. Ni Mauricio ni el PRO esconden una maquinación, como cree el prejuicio, ni una especulación secreta, son ganas de vivir, de más, de pasarla bien y de estar juntos. Todos, cada uno con los que más quiera. Todos, con educación y salud públicas, con gran trabajo social y con inteligencia y honestidad en la realización de los planes y proyectos.

8 comentarios:

Apo dijo...

Ayer se vio la gran diferencia entre el PRO y FPV, en canal 7 partieron la pantalla mostrando los dos bunker (no podían con su genio y la pantalla de el bunker de FPV era mas grande que la del PRO, hasta en eso son parciales y poco profesionales), en el PRO gente feliz, común... ciudadanos; en el FPV Militantes con banderas de la campora... Yo no quiero ser un militante... soy un ciudadano que trata de pensar que es mejor al momento de votar, VOTE A MACRI

Maxi dijo...

jaja, buenísima la imagen que pusiste para decorar el post.
El rebelde eterno nietzscheano intelectual del pro leninismo, se ha pronunciado.
Abrazo!

Maru dijo...

Buenísimo tu articulo, pusiste en palabras lo que muchos pensamos. Saludos!

kayaker09 dijo...

Alejandro: Gran incentivo me has dado en lo personal y hoy lo llevo a la Agrupación de Vecinos que en Hurlingham tratamos de cambiar la forma en que se administran nuestros recursos y nuestra forma de vivir

Pato dijo...

Feliz.

maria cristina dijo...

Nunca estuve de acuerdo con las reelecciones, dieron malos resultados, pero Mauricio Macri es la excepción muy valedera para mí.
Coincido con sus comentarios Alejandro, y espero que Filmus sea sensato y no se presente a una segunda vuelta.

Julián dijo...

Alejandro, gente del blog: ¿leyeron la nota de Fito Paez? Supongo que sí.
Yo tengo mis críticas para con la gestión de Macri, pero sinceramente me parecieron lamentables las declaraciones de Fito. Lamentables y de un nivel de intolerancia y agresión tremendas. "La mitad de Buenos Aires da asco". O sea, el tipo no discrepa con vos por votar a Mauricio. Le das asco. Emoción desbordada. Incapacidad de empatía y análisis. Patético.

Dexter dijo...

Cachetearles un poco la soberbia, fue también un goce. Debe de provocarles cierta angustia, contar con tanta fuerza bruta para que al final el tiro les salga por la culata.
Quizás la fuerza debería ser menos bruta,¿ pero como puede un sistema perverso, funcionar sin esa propiedad?.
Hace falta brutos para llevar adelante una corrupción tan descarada; mentir tan torpemente y presentar un disfraz de cordero tan berreta, que deja entrever los colmillos del lobo con total facilidad.
La leyenda del lobizón dice que solo es posible matarlo con una bala de plata. A estos lobos es posible matarlos con un voto bien puesto.

Related Posts with Thumbnails