jueves, julio 21, 2011

Generación Y en las empresas

En muchas empresas oí quejas o comentarios sobre este modelo nuevo de persona, que tiene una idiosincrasia distinta a la tradicional, que hace que les cueste "ponerse la camiseta" de la empresa, o aceptar el ritmo lento de ciertas carreras profesionales. Se dice que son difíciles de atrapar, que quieren pasarla bien, que valoran más el ambiente de trabajo y los beneficios antes que cualquier cosa.

Para el planteo tradicional que considera al trabajo como un sacrificio, este tipo de posturas laborales son inentendibles, y muchas veces intolerables. Parecen ingratos, apurados, superficiales.

También escuché, sin embargo, que otras personas, dentro de una corporación, empezaban a entender esa conducta como propia de un modo distinto de ser, ligado a los valores y costumbres de otra época, y avanzaban al punto de ver que esa generación, más allá de estos "defectos" aparentes, traían al mundo del trabajo algunas virtudes.

¿Cuáles? Precisamente, la valoración del ambiente, las ganas de pasarla bien, de aportar de modo real más allá de las formalidades, cierta irreverencia capaz de poner en cuestión la autoridad no siempre basada en capacidades, una cierta creatividad asociada a estos comportamientos, una gran fluidez, etc.

Si seguimos a Achor Shawn, autor de "The Happiness Advantage" y a Martin Seligman, autor de "Learned Optimism", encontramos sustento para comprender el valor de la positividad y el optimismo, y encontramos formas de reconciliar al mundo exigente del rendimiento con la necesidad indeclinable de no entregar la vida a la producción. Estos autores, psicólogos positivos, detallan investigaciones que prueban, por ejemplo, que las empresas que alientan a sus empleados a conversar libremente alrededor de las máquinas de café ganan más plata que las que eliminan las máquinas de los pasillos con la idea de que “acá se viene a trabajar y no a perder el tiempo”.

Empieza a parecer que lo bonito se junta con lo útil, es decir, que los grupos de trabajo que la pasan bien y se preocupan por su felicidad, son los que más rinden, a la hora de los beneficios concretos. Una buena noticia por dónde se la mire.

El tema es ¿cómo reconciliar estos mundos? ¿Cómo acercarlos para que cada uno aporte su riqueza sin desmerecer al otro?

10 comentarios:

Anónimo dijo...

No estoy tan seguro que sean tan fluidos como decís. Yo los veo bastante inmaduros. Renegando de no haber elegido otra cosa que hacer. si querés ser libre, ponete por tu cuenta, no te sumes a un proyecto tan grande. No quieren pagar el precio por las cosas (pero igual las quieren y después se frustran). Yo veo que los que finalmente tienen éxito profesional, son los que más se esfuerzan, como fué siempre. Los generación X más veterana anda boyando por la vida, queriendo vivir bien, pero sin pagar el precio. Tengo mis dudas... Más que vivir bien, no quieren laburar che.. Emilio Cardenas

Alejandro Rozitchner dijo...

Sí, claro, también debe haber mucho de eso...

+ dijo...

Degenerados! No quieren trabajar!!!

El problema es la extension de la esperanza de vida.

Hay un juez de la corte que tiene 93 años... debe estar re loco... por que no le hace una nota Rozin?... debe ser una fiesta el viejo.

En techint los gerentes renuncian a los 55.

Gustavo dijo...

Por ahora las nuevas generaciones no me convencen, que querés que te diga, tengo 36 años y como compañeros de trabajo prefiero a los de más de 50, gente de la que puedo aprender, lo bueno y lo malo. No sé porque pero me acordé del caso Enron: Todos jóvenes, bonitos y exitosos, a los tres meses de laburo ya tenían un jaguar en la puerta y manejaban millones......todavía están pagando la joda. Saludos y gracias por el espacio.

Yami Estray dijo...

Expansion...eso esta pasando. Van surgiendo nuevas viditas que cada vez estan mas iluminadas y conectadas con lo que quieren y los hacen felices.

El tipo que sufrio y se sacrifico toda su vida para tener un buen trabajo y empezar a vivir la vida que queria a los 60 cuando se retira, justo cuando ya no se acuerda ni lo que lo hacia feliz, eso mismo, ya no tiene sentido.

El trabajo no es mas que otro aspecto de la vida...y si sos un tipo feliz vas a conseguir que tu ambiente laboral sea tambien feliz y si no es asi, no lo elegis.

Quizas nosotros los Y sabemos que se puede elegir y que ser feliz es mucho mas valido y afirmativo que ser serio con corbata.

María Fernanda Paz dijo...

Mirá lo que dice Eduardo Puncet con respecto a la diferencia entre los que él denomina "nativos digitales" e "inmigrantes digitales", porque es genial, y viene muy a cuento de lo que vos decís aquí:

"La intuición es una fuente de conocimiento tan válida como la razón; solo cuando se dispone de toda la información y de todo el tiempo para analizarla, se puede recurrir a la razón. Los jóvenes han nacido después de la revolución neurológica y utilizan la primera sin remordimiento, al contrario de los mayores todavía enfrascados en querer descifrar lo que sugieren sus neuronas.
Los mayores estudiaron aquello que les podía dar trabajo en la sociedad que era un reflejo de la revolución industrial. A los jóvenes solo les interesa, con razón, su “elemento“; es decir, lo que les apasiona. No es cierto que los que tienen menos tiempo y más trabajo son los más estresados. El mayor porcentaje de suicidios se da entre los jóvenes y los mayores a los que sobra tiempo y ocio.
Los mayores aprendieron que sin conciliar entretenimiento y conocimiento no hay equilibrio en la pareja, la escuela, la empresa y la calle. Esto era muy importante en las sociedades no desestructuradas; en estas últimas no es tan necesario."

Vale la pena seguir a este hombre. Te paso la fuente: www.http://www.eduardpunset.es/
"La brecha entre nativos e inmigrantes digitales"
Autor: Eduard Punset 3 julio 2011.
Saludos,
Fernanda "A boca de jarro".

Alvaro dijo...

Estimados,

Me gustaría agregar otra mirada, hasta el momento me parece (al menos me suena así) que estamos mirando el tema como dos polos: los X y los Y o antes y ahora. Creo que el punto clave, y entiendo que Ale apunta ahí, es que los elementos importantes como aprendizaje, ejecución, talento, logro, resultado y algunos más son los mismos de siempre y no hay inmediatez en muchos de ellos.
La clave es hacer convivir a ese disfrute, a lo espontáneo, a no tener que esperar la salida del trabajo para hacer lo que quiero, con las cosas permanentes como el esfuerzo que lleva el conocimiento,que la experiencia no es lo mismo que antigüedad, que soy responsable de mis acciones y decisiones entre otros.
Cuando eso se junta, y conozco casos, es maravilloso. Caso contrario es otro boludo más dando vueltas por las empresas, sólo que da vueltas más rápido o disfruta dando vueltas.
Saludos,

ESTUDIO ARQUITECTORES dijo...

Sucederá que ese cambio de paradigma también se manifieste en una misma persona. Tengo 35 y siempre considere que el trabajo debe ser sacrificado. Ahora nos estoy tan seguro de eso.

chavnnel dijo...

creo que en cada persona, mas alla de los conocimientos y el almanaque, yace el estigma de su personalidad. Personalmente hace un par de decadas llegue a ocupar un puesto de ejecutiva en una empresa extranjera donde le sugeria al presidente que pusiera musica funcional, que eliminara el horario de ingreso-y tambien el egreso porque lo importante para mi es que se cumpliera con la tarea-los sibaritas del lugar de trabajo existimos desde siempre. Lo importante es que uno disfrute del entorno del lugar de trabajo como un segundo hogar y lo desee preservar y mantener.

Gonzalo dijo...

Se trata de un modelo mental diferente. Mientras los BabyBoomers y Gen X nos criamos bajo el " tenes que estudiar para conseguir un buen trabajo y ser alguien en la vida..."

La Gen Y se crió con " vos tenes que encontrar lo que te haga feliz, experimentá y no te apures. Aferrate a los amigos y a la familia por que la plata va y viene..." Ups! y la palabra trabajo en este mandato donde esta???

Tienen más intereses y no estan dispuestos a dejar de lado esos intereses solo por el trabajo...

En Fin si les interesa les recomiendo el libro Turbulencia Generacional de Paula Molinari (Editorial TEMAS)

Gonzalo Rossi

http://www.pmolinari.com/index.php/libro/

Related Posts with Thumbnails