domingo, octubre 16, 2011

El gusto no se inventa


El gusto no se inventa, uno no decide qué le debe gustar. El gusto no es un deber, es un suceso, como la lluvia, algo que pasa, sin responsabilidad. El gusto es fatal, nos gusta lo que nos gusta, y punto: algo nos da placer. Muchos creen, o todos hemos creído en algún momento de la vida, que el gusto es una posición tomada. Que hay que defender el gusto propio por sobre los gustos ajenos, probar que uno tiene razón en gustar de lo que gusta. Nada más absurdo, nada más contrario a la vivencia y sentido del gusto. El gusto no es moral, es un mero testimonio de lo que nuestra sensibilidad siente afín y de lo que le parece disfrutable.


1 comentario:

Fer dijo...

Me gusta esta reflexión. A mi me llevaron a creer que el gusto se adquiere, se moldea, a través de la exposición a la diversidad del arte y el aprendizaje sobre lo que hay detrás de un movimiento artístico, pero la respuesta íntima ante lo que veo es mía, es personal, y no hay racionalización que valga. Renoir alguna vez dijo "La forma de entender la pintura es verla." Creo que tiene un buen punto. Acuerdo en que nuestros gustos son reflejo de nuestra sensibilidad pura, y por eso vale también nutrirnos de los gustos de los demás más que intentar comprenderlos o condenarlos, entiendo que permite una apertura de nuestra propia sensibilidad.
Saludos!

Related Posts with Thumbnails