jueves, noviembre 24, 2011

Quiero volverme locamente optimista, hasta el absurdo. ¿Me servirá para vivir mejor?



En este video explico porqué un optimismo forzado al extremo no puede llevar a buen puerto, pero afirmo que sí es posible y valioso intentar ponerse en una perspectiva más positiva.

Link: rochisner.

5 comentarios:

delivery post-crucifixión dijo...

EStán muy buenos este tipo de videos, Ale. Instructivos y directos a las cuestiones que se plantean.

Un abrazo.
R.P.

Astroboy es gay dijo...

Ale, de regreso de mi enfermedad mental me resultaba muy complejo tener una actitud optimista hasta que me topé con una psiquiatra que me ayudaba a ver cada pequeño logro como una cuenta de un collar que iba armando. Recuerdo que me pedía que perdiera de vista la idea del collar como totalidad y que me concentrara en el disfrute de cada cuenta.
Al principio me pareció tonto pero luego comprendí que era un mecanismo ni más ni menos eficaz que el que yo ejercitaba para ser pesismista. Lo apliqué y, de manera lenta, fue rindiendo sus frutos.

Anónimo dijo...

“Nada en exceso”

En el excesivo optimismo hay algo como de riesgosa imprevisión, medio chambón, no?

Me recuerda al tipo que se caía desde un décimo piso y cuando iba por el quinto decía –Voy fenómeno!!!

Gustavo.

chavnnel dijo...

No aspirar a demasiado, tenernos confianza, no desear a otros-ni hacer-lo que no queremos para nosotros mismos y sin darnos cuenta, estaremos viviendo con el optimismo necesario para encarar el dia a dia.

Diego N. Palombo dijo...

Tal vez al corto plazo y para determinado fin volverse ¨locamenta optimista" puede ser muy favorable. Conozco gente que se ha curado de enfermedades gracias a ésa actitud. Ni mas ni menos en la labor de los "payamédicos", la exageración del optimismo es una herramienta para poder llevarle esperanzas a quienes no la están pasando bien.
Un fuerte abrazo Ale!

Related Posts with Thumbnails