jueves, junio 28, 2007

Bird by Bird, de Anne Lamott

"Bird by Bird" es el libro de una escritora que trabaja enseñando a escribir ficción. Está lleno de buenas ideas, algunas de las cuales uso en mi Taller de Proyectos de Escritura. Fragmentos:

Uno de los regalos de ser escritor es que te da una excusa para hacer cosas, para ir a distintos lugares y explorar. Otra es que te motiva para ver más de cerca la vida, a la vida tal como ella se expresa a tu alrededor.

Yo inisisto a cualquiera que se sienta llevado a escribir que lo haga. Trato de advertir a la gente que espera ser publicada que la publicación no es lo que se supone que debe ser. Pero escribir sí. Escribir tiene mucho para dar, mucho para enseñar, muchas sorpresas. Eso que tenés que forzarte a hacer, el hecho concreto de escribir, termina siendo la mejor parte. Es como descubrir que aunque pensabas que hacías la ceremonia del té por la cafeína lo que realmente necesitabas era la ceremonia del té. El acto de escribir se vuelve su propia recompensa.

E. L. Doctorow una vez dijo que “escribir una novela es como conducir un auto de noche. Podés ver solo lo que tus faros te permiten, pero podés hacer todo el camino de esa forma”. No tenés que ver donde estás yendo, no tenés que ver tu destino o incluso todo lo que vas a tener que pasar para llegar. Sólo tenés que ver unos metros delante de ti. Es el mejor consejo sobre escritura, o sobre la vida, que jamás escuché. Se trata de ponerse breves tareas accesibles.

Incluso mejores noticias que las que supone el enfoque de las breves tareas accesibles es la idea de los mierdosos primeros bocetos. Todos los escritores los escriben. Es así como terminan con buenos segundos bocetos y mejores terceros bocetos. La gente suele creer que los escritores exitosos, los que logran publicar sus libros e incluso tienen logros económicos, se sientan todos las mañanas en sus escritorios sintiéndose como un millón de dólares, sintiéndose geniales acerca de quienes son y del gran talento que tienen y acerca de la gran historia que están escribiendo. Pero eso es sólo fantasía de principiante…Ninguno de ellos escribe elegantes primeros bocetos… El primer boceto es el boceto infantil, en el que ponés cualquier cosa, sabiendo que nadie más va a verlo y que le vas a dar forma después. Sólo dejás que tu parte infantil formule las voces y las visiones que tienen que llegar a la página.

Link: Taller de proyectos de escritura

Link: Entrevista a Anne Lamott

3 comentarios:

dasbald dijo...

Alejando, no conozco a esta autora pero si a muchos de los escritores que han asistido a talleres de escritura creativa en los USA, por ej en la universidad de Iowa hay uno muy famoso y pionero, Jorie Graham , una poeta que me gusta mucho da clases ahí aún, creo...pero la cuestión es que te quería preguntar si no pensás que estos talleres y su difusión tienen cierta vertiente de autoayuda que mina la escritura volviéndola demasiado prolija, porfesional, literaria en un mal sentido, si bien también otorgan cierta comunicación entre escritores y promueven el diálogo. No tengo una opinión formada al respecto, sólo se que a distintas sensibilidades, obvio, estos talleres las afectarán de distintas maneras...siempre me acuerdo del ejemplo que da Charlie Kauffman en su película Adaptation donde él intenta adaptar la novela de Susan Orleans El ladrón de orquídeas...Charlie al principio no para de burlarse de su hemano estúpido que asiste a estos talleres cortos hasta que va a uno y en un impulso de sincerirdad termina haciendo una adaptación de su vida. un saludo
si qués visitar mi blog www.dasbald.wordpress.com hay traducciones y poemas míos, es un blog dedicado sólo a la poesía

Alejandro Rozitchner dijo...

Creo que los talleres, bien llevados, pueden ser buenísimos. El que yo hago me parece muy útil, cosa que creo los asistentes confirmarían. También aprendí mucho leyendo libros como este, que enseñan con consejos prácticos a avanzar en la escritura. Es cierto que distintas personas los aprovechan de distintas maneras, como decís, y también están los que no aprovechan nada, pero me parece que es más por culpa de sí mismos que de los libros. Por otra parte para mí autoayuda no es una mala palabra, es un género muy vital, interesante, mal comprendido y muy útil. Saludos

laura dijo...

Qué bueno leerlo acá, más todavía después de haberlo leído en el Taller. Escuhartelo a vos, con tus explicaciones, las ideas se potencian,

Lo que tiene de bueno este material es que tiene ideas intensas, pero sencillas y claras. Posibles. Transmite entusiasmo. Y la idea del trabajo, de hacer, la acción. De a poco, pero hacer. El oficio.
Muy bueno

Related Posts with Thumbnails