miércoles, octubre 20, 2010

Poder tener jefe


Pregunta clave: ¿tengo la capacidad para poder tener jefe sin odiarlo? La bronca primaria contra otro que me guíe depende del grado de evolución propio. Veo muchos que odian al jefe, o le tiran mala onda, movidos más por una dificultad propia para aceptar que otro decida y guíe que por mal desempeño del jefe en cuestión.

8 comentarios:

TodosGarcas dijo...

He tenido buenos, mejores y no tanto, pro siempre pensé que por algo estaban allí. Traté de aprender y la verdad que nunca me pasó, más bien odié el laburo :-P No es por generalizar pero me suena más como un asunto de mujeres, donde frases de tipo "mirá que se puso esa ridícula o anoche no la atendieron por eso me caga a pedos" están a la orden del día.

Anónimo dijo...

Buen punto Alejandro. Personalmente, casi siempre me resultó difícil tener Jefe. Hay una cuestión de maduréz, y tal vez algo más en el medio. Lindo tema para profundizar.

Andres

Sergio Muzzio dijo...

En muchos casos los jefes son como los padres a los cuales echarles la culpa de todo. El Estado también ocupa a veces ese rol y, sí, tiene que ver con la evolución y con hacerse o no cargo de algunas cosas, o con la capacidad de ayudar o no al que ejerce autoridad sobre uno.

Al margen, muchos no saben ser jefes, les viene como pintado aquello de "Si querés conocer a alguien, dale poder..."

ramiro dijo...

En la era de la horizontalidad, de la descentralizacion del proceso de toma de decisiones, muchas (la mayoria) de las empresas no han evolucionado y siguen con el modelo autocratico patron/peon. Paradojicamente y contrario a lo que se cree, hay mucho atraso en el ambito privado, y las tensiones entre los empleados y los gerentes es significativa. Se esta yendo hacia un modelo donde el modelo de explotacion de trabajo en serie va a ser muy dificil de implementar y va a requerir que los gerentes se entrenen en el mundo que se viene, en la apertura de la toma de decisiones, en hacer participar al empleado de un proyecto, no solamente proveer de un escritorio y una computadora.

Santiago dijo...

Eso que decis de la mala onda se ve siempre. los jefes tienen buena onda y gralmente son tipos muy capaces. Por algo son los jefes: Hay que preguntarse eso del jefe antes de criticarlo o de buscar ese trabajo.
El problema ronda por los que estan unos escalones abajo envidiando sueldos y tirando mala onda en lugar de ocuparse de hacer bien lo que tienen que hacer, y agradecer de esta manera el trabajo que se les dio. Creo que a veces un gran problema que hay es el comunicacional. La verticalidad en los trabajos muchas veces genera desventajas a nivel comunicación, lo que forma en ultimo termino un desvalor en la premiación al merito porque permite posesionarse mejor al chusma que al que labura en serio. Y laburar en serio no solo es el tiempo que estas en el laburo sino la capacidad para generar soluciones en el tiempo en el que estas y asi hacer las cosas bien en lugar de andar especulando gastando tiempo en como puedo quedar bien haciendo lo menos posible.

firmado: "el jefe"

jeje,
pero lo digo de verdad .
saludos.

Santiago dijo...

Sobre el comment de arriba, obvio que es joda, no soy jefe, por las dudas aclaro porque siempre hay gente que carece de humor o que interpreta como mejor le venga al odio o, peor, a su vanidad.

Sobre la dificultad de tener jefe, ese es un hecho en la especie humana.
Como dice Nietzsche, a Dios, que es lo mas bueno que hay (“una abuelita” según el “Papa jubilado”), lo odiamos tanto que lo terminamos matando (como confeso “el mas feo de los hombres”). Acá, en argentina, en su desquicio algunos hasta pueden llegar odiar a algún dibujito animado tipo nose mickey mouse o algún deporte en especial por ser un símbolo del yugo imperial norteamericano: ¿como no íbamos a odiar a un jefe aunque sea un buen tipo? Es mucho pedir, por favor, mejor unámonos a algún piquete.
Saludos.

Diana Piñeiro dijo...

Cuando evalué a una de mi jefa de desarrollo, le pregunté cómo se había sentido en su primer año, y me respondió:"lo que más me costó, fue la soledad".
Calzarse un equipo al hombro, empaparse de sus necesidades, hacer equilibrio todo el tiempo y ponerle melodía, armonía y rítmica al mismo tiempo no es el interés de los que buscan sólo maximizar sus salarios.
Yo tuve 14 jefes en mi vida y el equipo más grande que lideré fue de 33 personas...vos estás seguro en tu estadística que "en la mayoría de los casos...?"
yo no comparto. Vi mucha mediocridad, maldad, abuso, incluso incompetencia psicológica. Gente que cree que ostentar poder es joder a otro, en lugar de desplegar las capacidades de un equipo.
Lo que más disfruté en el proceso de liderar un grupo fue el primer año de todos los jefes que promoví para conducir el departamento. Estaban todos más o menos a estrenar. Sus cambios, sus dudas, festejar una comunicación abierta, gestionar la justicia interna del grupo bajo consenso y los miles de intercambios afectivos, las historias, las risas, los juegos, los desafíos verbales. La forma en que aprendieron a aconsejar, a apostarlo todo por validar en el campo sus ideas. La dualidad entre una introspección reflexiva y por otro lado la exposición,la pérdida del bajo perfil, es complicada si no la llevás como algo natural

chavnnel dijo...

Los jefes son un mal necesario-alguien tiene que dirigir el carro!!-pero no olvidemos que hasta el perro que le ladra a los caballos que tiran del carro, son necesarios. He tenido muy buenos jefes DECIDIENDO el destino de mucha gente los he admirado y les he perdonado alguna que otro rasgo de soberbia que, por otro lado, a veces se justifica.
Cuando me toco ser jefa...!fui espantosa, me asombraba de mi misma y me ponia el freno.No es facil.

Related Posts with Thumbnails