martes, agosto 28, 2007

"Kirchner y yo", de Fernando Iglesias

Recomiendo efusivamente este sensacional libro de Fernando Iglesias, que entre muchas virtudes tiene la de resultar pedagógico y permitirnos entender cómo, detrás del supuesto éxito económico del presente gobierno, se esconde una nueva catástrofe nacional. Tiene muchos cuadros con datos pero no hay que asustarse, están presentados de forma que pueda entenderse todo.

De todas maneras, más allá de la ajustada revisión de la desgracia que trae el gobierno actual, lo que aparece en el trasfondo como conclusión (al menos la mia) es que somos bastante pelotudos. Como país, digo, entrampándonos siempre con este peronismo mafioso, con lugares comunes de una conciencia popular que sólo produce desastres. El enemigo somos nosotros, o algo en nosotros, que tenemos que inventar cómo modificar.

Lo recomiendo una y mil veces. Me alegra mucho que Fernando, mi amigo, haya crecido tanto como escritor.

Link: Blog de Fernando Iglesias

4 comentarios:

ramon cassino dijo...

Hola Alejandro:
voy a ver si compro el libro de tu amigo FA.
(Solo por tu comentario)
Hoy vi un articulo de una piba G Pousa: Los pueblos tienen los dirigentes que se le parecen"A Malraux.

Pero en el fondo creo que hablar de K, es una perdida de tiempo: es como decia Borges de Sabato:(= o -): cuando se muera desaperec,nadie se acordara de el.

Las circunstacias lo pusieron en el poder, las circunstancias lo van a sacar;pero cuando la democracia (desastrosa) que tenemos.O mira el caso de Shell y la digigencia empresaria.

Cordiales saludos
Ramon cassino

Roque dijo...

Te paso un comentario de mi blog, espero que te guste:
T.N.T. (Tontos, pero No Tanto):
Desde el atril presidencial dijo “nuestro” Néstor “ojalá que en estas elecciones los argentinos tengamos memoria”.. en obvia alusión a nuestro pasado corrupto de la década del ‘90, o nuestro pasado oscuro de las dictaduras o nuestro pasado tormentoso de la crisis 2.001.

Creo que hoy no se necesita mucha memoria, ya que pocas cosas han cambiado:

1- Nuestro pasado corrupto, sólo cambió en el nombre de acusados: Remember to: “Miceli y el baño de las maravillas” (60.ooo $ en el baño del despacho de nuestra ministra de economía).

Además de la ahora “María Julia” Picolotti (3 denuncias de malfersación de fondos en un día), no nos olvidemos de las acusaciones al ministro Jaime y del caso SKANSKA.

2- Nuestro pasado oscuro cambió poco, ya que no hay seguridad en las calles ni en nuestras casas, no hay libertad de prensa, es un gobierno totalitario púes no se respeta la independencia de los poderes, hay muertos por luchas sociales y todavía un desaparecido (López).

3- Nuestro pasado tormentoso tambíen cambió poco, ya que la inflación continúa en ascenso, la crisis energética se profundizó y en estos cuatro años los protagonistas no se renovaron (¿y el “que se vayan todos”?).

Einsten decía que las únicas personas tontas son áquellas que “haciendo siempre lo mismo esperan que las cosas cambien”, yo espero, como Néstor, que los argentinos tengamos memoria para que sepamos interpretar el presente y no hacer estupideces en el futuro.

Por Roque Cornejo.www.showbusiness.wordpress.com

Carlos Gontero dijo...

Alejandro: Cómo estás? Soy Carlos desde Río Ceballos. Te copio un comentario que hice en el blog:

Sabemos que quien llega al poder tiene un respaldo mafioso que logra perpetuar su estadía; y a través del miedo apocalíptico de lo desconocido nos hacen conformar con lo que tenemos, sin aspiraciones a algo mejor.

La dignidad del débil se pierde en la grandeza del fuerte que tiene la infraestructura para disminuir a quien va contra la corriente inmoral del poderoso, con operaciones de prensa, denuncias, juicios y publicidad que muchas veces se paga con fondos provenientes de nuestros impuestos, más ahora que no llegaron los 800mil dólares al “santo” destino.

La estrategia es atacar al digno para dificultar su crecimiento y demostrar que no quedan opciones más que lo malo conocido (por más que se muestran más buenos que Lassie). El débil pasa a tener publicidad en el momento del ataque en carácter de víctima… sometido, oprimido… con una impotencia tal que justo cuando llega ese minuto de "gloria", queda tan desdibujado de su realidad que termina dando una imagen contraria a su esencia.

Qué queda?... Nada. Solamente pasa a escena la publicidad fantástica, llena de colores y ostentosa de magnificencia… que se transforma en lo más efímero de las promesas no cumplidas después de las elecciones.

Lamentablemente, la debilidad más digna se convierte en nuestra oportunidad perdida.

Saludos.
(sentido101.blogspot.com)

Nailuj dijo...

Que genio, lo empezé el viernes viajando a buenos aires a ver a soda, leí prácticamente 131 hojas de un tirón, jamás me había interesado tanto algo, espero poder continuarlo aca en mendoza.
Muy buenas ideas.

Related Posts with Thumbnails