lunes, noviembre 05, 2007

Tarifas

El aumento en los servicios públicos

Toda la discusión acerca del aumento de los servicios públicos está falseada por un aspecto importante: no existe en la ciudadanía la sensación de que sea justo pagar por los servicios.

Sea cual sea el nivel de las cifras a pagar, los impuestos y servicios, que no son exactamente lo mismo, suelen ser considerados meras injusticias.

Es injusto que nos cobren, sentimos, cuando en realidad corresponde que todo servicio o prestación sea retribuída como merece.

En este caso, como hay empresas fuertes (y las empresas en la moral del populismo son entidades malignas) y como el país no supera algunas de sus crisis básicas, queda como un acto de profunda injusticia la necesidad de ajustar las tarifas.

Yo no conozco el tema en profundidad: no sé si tienen que aumentar ni cuanto, ni cómo corresponde hacerlo ni cómo es la cosa en otros países del mundo. Pero lo que sí me parece claro es que no estamos dispuestos a pagar, y que muchos aumentos tienen que ver con una reacomodación lógica.

Todo se enrarece porque es cierto que el gobierno niega la inflación de una manera psicótica: todo aumenta en cantidades extremas y el gobierno dice que son apenas unos puntitos de inflación por año.

Diluvia, estamos empapados, pero el gobierno dice que garúa. ¿Será que no salen a la calle? (Sospecho que los funcionarios principales no hacen las compras).

Esto hace que haya una irritación lógica, correcta diría, frente a cualquier aumento.

Pero me refiero a un tema más de fondo, a la incapacidad que tenemos de entender que las cosas tienen su precio.

Incluso las cosas que deseamos en nuestra vida: lograr una buena situación tiene su precio (hay que ser especialmente creativo y trabajador), lograr una buena relación tiene su precio (madurar la afectividad, ser capaz de manejar conflictos sin echarle la culpa a otro), lograr un buen país tiene también su precio (consolidar una ciudadanía dispuesta a trabajar, a gobernarse bien, a limitar la corrupción y a domar al pobrismo populista).

La discusión sobre las tarifas, o sobre los impuestos, -sobre los ajustes del ABL en la ciudad, por ejemplo- está falseada por esta tendencia a no querer pagar los precios de las cosas. Nadie está dispuesto a reconocer que ciertos aumentos pueden ser legítimos y hasta útiles, en función de las posibles mejoras en el servicio.

Nos gusta pensar que es nuestro derecho tenerlo todo sin dar nada a cambio.

Y se desconoce el hecho de que los derechos esconden también deberes: existe el derecho a comer de todos los chicos argentinos, el tema es ¿cómo se hace? Tenemos derecho a vivir una relación amorosa feliz; sí, el derecho está, ahora, ¿tenemos lo necesario para lograrlo?

Pero cuando salen en los diarios o los noticieros los ajustes probables de tarifas el gobierno y la opinión pública los maneja como si fuera siempre algo que representa una injusticia. Me parece que así no vamos a avanzar mucho, en nuestro desarrollo como país. Hay que reconocer que el tema es más complejo, y aprender a tratarlo mejor, es decir, más realistamente.

14 comentarios:

Raúl S. Soria dijo...

Alejandro:
La tremenda idiotez-populista-comunista-retrograda... hace pensar que uno es ajeno al Estado, que uno tiene que recibir todo de arriba, que el estado tiene que nivelar, que somos todos iguales y que se yo tantas idioteces que se dicen a diario; quizá como esta.
Esto es simplisimo, los insumos cuando se devaluó siguieron cotizando precio Dolar, por ende muchos insumos, se pagan a precio dolar, sea comprado acá o comprado desde el exterior, los nacionales nunca jamás bajaron y los del exterior se mantuvieron.
El pesimo control que hace el Estado a las empresas de servicio, haciendo la vista gorda hizo que muchas dejen de invertir en el mantenimiento... y eso se puede sostener un poco tiempo... ¿5 años?
Bueno ahora las empresas pagan el precio de la devaluacion que en algun momento le fué util al no poder sostener los servicios sin comerse juícios, reclamos, etc. y el Estado paga el precio de no dejar elevar en su justo momento las tarifas con fines electorales.
Los impuestos como bien decis, son erogaciones que se les dá al Estado por que sostener el apartato Estatal es carísimo, ahí va la plata de los impuestos... que no deben subir, en absoluto sino que se debe controlar donde mierda va a parar la guita.
Los SERVICIOS, muchos de ellos estan tercerizados pero eso no quita la responsabilidad estatal del tema al hacer la vista gorda... y desde mi humilde punto de vista deben subir un poco o despues no nos quejemos cuando estamos terminando de escribir una demanda y se corta la luz, etc.
TODO TIENE SU PRECIO...
Ahora te hago una pregunta... ¿vos viste a la gente, plantarse frente al congreso para que el Estado controle a las empresas en su inversion?... porque los servicios dependen del Congreso Alejandro. O viste a la gente que habla, plantarse frente al Congreso para que se eliminen los superpoderes de nuestro jefecito de gabinete..?
Que pone como IDIOTAS al los diputados y senadores; ya que el tipo modifica a su antojo las asignaciones presupuestarias, metiendo la manita donde se le cante. OJO claro que se tiene que vigilar a los que menos tienen, pero la plata se va por otro lado.

Santiago dijo...

Me gusta como lo planteas, se ve claramente que la gente, y me incluyo por supuesto, ve las cosas superficialmente, lo que lo lleva tomar el papel de pobre víctima. En todo caso si las cosas aumentan( tendría que haber un control de precios) alguna razón lógica debe haber que nosotros ignoramos.

Para mí lo que pasa es que actuamos muy impulsivamente ante todo, nos cuesta parar la mano y ver las cosas como son. Pero no digo que sea fácil, hay personas que estan en situaciones económicas desesperantes y no pueden estar tranquilos.

Adrian dijo...

Alejandro,
Estoy deacuerdo con tu opinión, es una obligación abonar los impuestos y servicios. Es un derecho reclamar donde va el dinero de los impuestos.
A tu pregunta Soria te respondo que NO. Me parece que tenemos que tomar otra postura cuando hay problemas con los privados, no hacer un piquete en la empresa privada si no en el organismo controlador! creo que no estamos acostumbrados a demandar al organismo que controla los servicios, empresas u otros, exigirles que TRABAJEN!!! si ellos trabajarían muchas cosas estaría resueltas! y hablo del transito, de los trenes, el agua, los teléfonos, etc. Podríamos seguir hablando sobre esto, lo único que me da esperanza es el futuro gobierno de Macri, si me defrauda no sé que voy hacer? Perderé toda Esperanza. Saludos

Nacho dijo...

Ale:
Coincido con tus reflexiones: queremos que se nos dé todo a cambio de nada. Peor aun, a veces me da la impresión de que creemos que la democracia consiste en que se nos dé y se nos permita todo, cuando, en verdad, es un regimen político extremadmente intrincado que no sólo nos otorga derechos valiosísimos sino que también nos exige obligaciones igualmente importantes. Obligaciones que, por otro lado, sirven para que el sistema no colapse.
Quería hacer hincapie en un punto más: el oportunismo increíblemente hipócrita e irresponsable -que muchos se tragan, por otro lado- de que hacen uso muchos políticos cuando se refieren a los impuestos. ¿Te acordás de lo que pasó cuando se anunció la reacomodación del ABL? Al instante estallaron gritos de indignación de parte de ciertos grupos políticos que, aunque seguramente conscientes de la necesidad de realizar una actualización totalmente lógica y equitativa del impuesto, trataron de utilizar políticamente el asunto y considerarlo un ejemplo más que evidente de los atropellos de la "derecha macrista". ¿Cómo puede ser? No se actualizaban los valores del ABL desde hace casi dos décadas, si no me equivoco; Puerto Madero y ciertas zonas de Palermo pagaban lo mismo que lugares como Villa del Parque o hasta Lugano. Lo que quiero decir es que peor todavía que hablar sin conocimiento de causa es mentir a sabiendas de las burradas que se están vociferando.
En fin. Saludos!

Nacho

PD: Hagan patria: vayan a ver a Björk!

Anónimo dijo...

Puede ser que haya algo de querer algo sin dar nada a cambio, pero eso explica parte del problema. La otra parte es si los precios son justos. Uno puede querer pagar, pero los precios deben ser lo que es razonable. Mas cuando se trata de servicios que se necesitan para que la sociedad funcione. No es lo mismo servicio de TV por cable que servicio de telefono o servicio de transporte. Sin un transporte que funcione y a un precio razonable, se afecta mucho el funcionamiento de la sociedad. Como yo vivo en otro pais del primer mundo y viajo a Argentina para visitar familiares, veo las diferencias. Mi vieja paga el telefono carisimo ($ 150 pesos!!!). Yo pago algo de $ 35 (dolares) por mes. Internet de alta velocidad (cable) en el primer mundo: $ 50 (dolares) En Argentina creo que DSL (veloz pero no tan veloz como el cable) algo de $ 100 por mes (corrijanme si estoy equivocado). Si a eso le sumamos los niveles de los salarios ajustados por inflacion... Se puede poner el problema en su perspectiva justa...
Saludos,
Ramiro

Cintia Fritz dijo...

Lo que voy a decir no tiene exactamente que ver con el tema, pero es algo que siempre me llamó la atención de parte de la gente que no hace terapia: les parece una locura tener que pagarle al terapeuta. En todo caso, tomando el fragmento en el que decís: "la incapacidad que tenemos de entender que las cosas tienen su precio"; con cosas importantes como por ejemplo, la inversión en algo que mejoraría notablemente la calidad de vida, hay mucha mucha gente que considera que debiera no tener costo alguno. Y así con tantas otras cosas, ¿no es cierto?

Anónimo dijo...

dos datos importantes creo, con respecto al ABL, las quejas eran porque la zonificación que se planteaba no era la correcta, ya que pagaban lo mismo a modod de ejemplo alguien que vivía en villa crespo y alguien que vivía en pleno palermo hollywood, lo que se pidío es que al interior de las zonas haya tambien diferenciación segun características particulares. barrios como palermo y belgrano o san telmo tiene mucha diferencia al interior.
con respecto a los servicios y los entes controladores vale aclarar que el "genial" proceso de privatización entre otras cosas dejo el control de las empresas en manos de las empresas ya que ellas tienen injerencia sobre los entes reguladores

leo dijo...

alejandro el problema es que pagamos los impuestos y no lo vemos reflejado en la calle. ESE ES EL PROBLEMA. Pago por el Alumbrado Barrido y Limpieza, y la ciudad esta sucia (aunque parte de la responsabilidad es de todos los ciudadanos) y gran parte de la ciudad esta a oscuras.

Adrian dijo...

Alejandro me acordaba de JF Kennedy, el decía: "No pregunte lo que el gobierno puede hacer por usted, sino que pregúntese que puede hacer usted por su gobierno". La frase tiene un espiritu de "Obligaciones" que jamas tuvo el Pueblo Argentino en los ultimos 30 años. El Peronismo nos enseño lo contrario, "Que quiere usted que le brinde su Gobierno?" Ropa? Trabajo? Casa? Educación? Salud? y unas Vacaciones Pagas en Mar Chiquita!
Saludos

César dijo...

Estimado Alejandro:
Luego de leer algunos comentarios creo que sería oportuno hacer algún aporte que contrubuya a reflexionar sobre ciertos conceptos que son "verdades vivientes" para nuestro pensamiento único argentino.

El gobierno no da nada, sólo les roba (legal o ilegalmente) a unos para darle a otros, previo cobro de comisión por los servicios prestados.
Al respecto transcribo algunas frases ilustrativas:

-El estado es la gran ficción a través de la cual todo el mundo trata de vivir a costa de todos los demás.
Frederic Bastiat

-'Necesidad' significa ahora desear el dinero ajeno, 'avaricia' querer quedarse con el propio y 'compasión' el que el gobierno lleve a cabo la transferencia.
Joseph Sobran

-Si has estado votando por políticos que han prometido darte cosas a costa de otros, no tienes derecho a quejarte cuando cojan tu dinero y se lo den a otro, incluyendo a ellos mismos.
Thomas Sowell

-Sólo un pueblo virtuoso es capaz de vivir en libertad. A medida que las naciones se hacen corruptas y viciosas, aumenta su necesidad de amos.
Benjamin Franklin

-Los avariciosos capitalistas consiguen dinero comerciando. Los buenos progres lo roban.
David Friedman

-Un gobierno suficientemente grande para darte todo lo que quieres es también suficientemente grande para quitártelo todo.
Barry M. Goldwater

-Progre es el que se siente profundamente en deuda con el prójimo y que propone saldar esa deuda con tu dinero.
Gordon Liddy

-Los monopolios no surgen por una tendencia innata del mercado, sino por la intromisión del Estado en contra del mercado libre.
Ludwig von Mises

-La visión gubernamental de la economía puede resumirse en unas cortas frases: si se mueve, póngasele un impuesto. Si se sigue moviendo, regúlese, y si no se mueve más, otórguesele un subsidio.
Ronald Reagan

-Es estúpido dejar las decisiones sobre economía a aquellos que no pagarán precio alguno por equivocarse.
Thomas Sowell

-La política es el arte de conseguir que tus intereses egoístas parezcan intereses nacionales.
Thomas Sowell

-Todo hombre decente se avergüenza del gobierno bajo el que vive.
H. L. Mencken

Juana dijo...

Para los que se quejan de qué se hace con los impuestos como excusa para no pagarlos o para no aceptar los aumentos, no es necesario hacer piquete en ningún lado. El 28 de octubre era el momento para cambiar pero muchos de los que se quejan probablemente perdieron la oportunidad de mejorar eso y siguen votando lo mismo o sus sucedáneos...
Y coincido con Adrián y su cita de JFK.

Anónimo dijo...

Hay que pagar por los impuestos y servicios si queremos que la vida funcione, pero reconozcamos que las empresas y el Estado no tienen la mejor imagen. Y por algo es. ¿Realmente cumplen como deben? Parte de la resistencia viene por ese lado. Por último, hay que decir que el Estado y las empresas de servicios tienen un poder tremendo y todas las de ganar.

Anónimo dijo...

Grande dogor!!! Es un tema interesante y muy buena tu columna de "el exprimidor". Me parece que podrias hacer un programa propio, como el que tenias en la tele, pero en radio....

Anónimo dijo...

El último comentario que leí, me hace acordar a un diálogo que tuve sobre El camino del artista. Ante mi elogio del libro escuché: suena a libro para gente que no es creativa. Me bajonié, pero después pensé: tal vez soy poco creativo, ¿y qué? Leo lo que me puede servir.

Related Posts with Thumbnails