lunes, agosto 04, 2008

Alegría, fluidez y ligereza 1

Me acerco a una de mis bibliotecas, en las que hay muchos libros subrayados con frases que me juré retomar porque sabía que en ellas había cosas encerradas que podían ser muy importantes para mí. Elijo trabajar sobre algunas frases de “Practicando el poder del ahora”, de Eckhart Tolle.

Pregúntate, ¿hay alegría, fluidez y ligereza en lo que estoy haciendo? Si no la hay, es que el tiempo encubre el momento presente y percibes la vida como una carga o como un esfuerzo.

Que la frase proponga a la alegría y a la liviandad como características distintivas del momento bien vivido llama la atención y produce al mismo tiempo una sensación de alivio. Llama la atención porque en general la valoración que se acostumbra a proyectar en la vida cotidiana tiene que ver con las metas por concretar y con el deber que uno siente o debería sentir respecto de la situación del mundo. Es más legítima la preocupación, en donde aparece exigente la figura de los otros (los más desposeídos o equivalentes), que esta fluidez despreocupada. Valorar la alegría suena, desde esa perspectiva, a poco, a nada, a frivolidad. Pero la frase también produce una sensación de alivio porque, en un nivel inmediato y directo, uno siente que su propia navegación de la vida siempre es evaluada desde ese punto de vista sensible: gracias a esta idea uno se reencuentra sensorialmente consigo mismo.

Tolle trabaja sobre la observación del tiempo, y sobre la aplicación de las ideas relativas al tiempo como guía para la implementación de una vida bien vivida. ¿Propósito egoísta? La pregunta plantea el problema en un lugar al que el problema no pertenece. La premisa falsa es que la realidad necesita la promoción del altruismo para luchar contra los males. Es falso que esa actitud tenga resultados positivos, es falso que los males puedan eliminarse o que el mundo pueda curarse. La realidad confirma una y otra vez que es a través de la aceptación del inevitable escenario individual como base de todo sentido y de la libre expresión del deseo particular como se genera algún tipo de riqueza o aporte.

Esa sospecha de egoísmo que uno dirige hacia sí mismo de manera espontánea y regular es en realidad una pura resistencia a la entrega, a la aceptación de las obvias leyes de la realidad. (En muchas operaciones prevalecen los fantasmas: en la política kirchnerista -en todo movimiento “popular”, por definición-, en la infelicidad neurótica, en el miedo autoprovocado o en el miedo base, en la religiosidad, en la híper moralidad).

9 comentarios:

Ramiro dijo...

me gusta la idea de el "ahora" de Tolle, de estar en el presente, lo que pasa es que no se si estoy de acuerdo con la otra idea que el propone es con desprenderse del ego, o sea, basicamente esta diciendo que todo deseo es del ego, y que lleva al sufrimiento. creo que se alinea en la perspectiva budista. A mi me gusta Tolle como escritor y como orador (hay muchas cosas de el en internet). Pero no se si estoy de acuerdo con tratar de desprenderse o apartarse del ego.

Saludos y buenisimo el post.

Ramiro

Alejandro Rozitchner dijo...

Sí, Ramiro, a mi lo de la crítica al "ego" también me parece un poco desenfocado, pero hay que entenderlo como una especie de lucha contra ciertos narcisismos demasiado primarios, o contra los encierros en los que uno cae, pensando en sí en vez de ser. Si llamamos ego a eso, sirve. Olvidate de vos y entonces vas a ser. Si le damos el matiz moral de luchar contra el ego por altruismo ya no me gusta tanto.
Saludos

Ale dijo...

Me llama la atención eso de "leyes de la realidad". Una ley es algo que existe pese a cualquier circunstancia, pero la realidad es muy subjetiva; depende de los ojos que la vean... así que me quedé de a seis con eso.

Respecto a la frase de Tolle, me parece que lo de la alegría y fluidez no tiene tanto fondo; ¿cuántas personas en el mundo ven la vida de manera positiva con tantos problemas que existen alrededor? y de lo del ego; me parece que desprenderse de él de "manera altruista" es referido a "cambiarlo" o "esconderlo" por algunos kilogramos de humildad, solidaridad, compañerismo; desprenderte de ti para pensar en los demás... una cosa es que seas humilde y otra que seas humillado, ¿no? no creo que estén peleados esos valores con la dignidad.

Saludos, y me encanta tu blog, está de poca m...

Ale

Dexter dijo...

Una de las razones por la que me gusta tu blogger, aparte de los temas que presentas, es que hay cosas como estas:"
uno siente que su propia navegación de la vida siempre es evaluada desde ese punto de vista sensible: gracias a esta idea uno se reencuentra sensorialmente consigo mismo."
Es un punto de vista muy interesante proviniendo de un filosofo. La percepción sensorial es un tema que solo lo he visto tratado en las filosofias orientales, tales com Yoga,Budismo y Zen. Si existe en la filosofia Occidental; debe estar muy oculta detras de una montaña de conceptos.
La alegria,fluidez y ligereza son propiedades muy concretas de la practica de la meditación, tal como lo proponen los maestros hindues.Si a nuestra mirada occidental, tales practicas nos parecen delirios misticos; es porque siempre lo interpretamos como un sistema religioso. Es mas hasta los seguidores de Buda transformaron las enseñanzas de Gauthama como una verdad divina. Pero no es religión y a decir verdad esta mas cerca de la ciencia, aunque carece de los metodos de la misma.
Lo que Buda trasmite es mas antiguo que él mismo. Mi teoria personal es que tales practicas hacen algo como un "reseteo" de tu mente; algo asi como reiniciar la pc cuando no anda como uno quiere.Hay una relación biunivoca entre mente y cuerpo que esta practica provoca. Es un saber que viene del pasado remoto del sapiens, algo quizas entre medio de la conciencia del hombre y el sentir del hominido primate. Le coloca aceite a la conciencia, y el cuerpo es el objetivo de esa conciencia.
A veces me pregunto Alejandro si vos no sos un meditador en el sentido zen de la cosa. Tu visión sobre la importancia del bienestar, basado en concepto tales como el entusiasmo,la alegría y la dicha de vivir el presente,a veces te hacen sonar como un shaolin.
Si nunca anduviste en eso, es notable como tu propio pensamiento te va llevando a esa corriente y serías la experiencia de un hombre que explora el sentir como su aventura personal.
Que eso ocurra en Buenos Aires, sería como encontrar el sotano donde esta escondido el Aleph. De cualquier manera que la cosa te ocurra, esta buenisimo que la compartas con nosotros.

Ramiro dijo...

gracias Alejandro por la respuesta, si estoy de acuerdo con vos, con respecto al ego, seguro el se refiere al ego mas primario/narcisista como decis vos. De otro modo no se cual seria el sentido de la vida. Si estamos nada mas para estar presentes, porque no nos morimos ya y listo. Creo que el no piensa en eso, creo que el habla de la realidad material como "el juego de la forma". Me gusta verlo asi, como un juego.

Lo que hablas vos en el post sobre el populismo neurotico: si tenes un estomago fuerte hoy, te recomiendo leer la entrevista a D'Elia hoy en Criticadigital, pero te recomiendo rapidamente despues hacer algo que te haga olvidar esa experiencia.

Saludos!

Ramiro

Walter L. Doti dijo...

¿No es curioso que uno deba luchar contra uno mismo para lograr acceder a un beneficio que es una gracia espontánea? Ser feliz es casi una condición natural y la dificultad de arribar a ese estado siempre tiene que ver con condicionamientos impuestos, ideas, sistemas de creencias.
La culpa, la vindicación del esfuerzo, del sacrificio; la identificación de la importancia de los momentos con el peso sobre la espalda. Todo un entramado de ideas que nos alejan de una plenificación de la vida: ¿Quién puede comprender cómo algo así ha perseverado en el tiempo?
La selección natural de las ideas tiene mecanismos de evolución que no termino de comprender.

Marcelo Tapia dijo...

Alejandro, donde puedo conseguir ese libro? lo he buscado mucho y no tuve suerte.

Slds

Marcelo

Anónimo dijo...

tal vez eso del ego, sea en vez de luchar contra el ego que supuestamente nos hace egoistas, olvidarnos de nosotros mismos, enfocandonos en la matriz interna que nos hace ser, que nos surge naturalmente de adentro.. seria expandir el ego? extenderlo?
saludos, Emilio

Laura Echaniz dijo...

Yo no interpreté esta idea de alegría y de fluir ligeramente con el estado que se alcanza en meditación, sino más bien con ese estado interior natural que se consigue con cada vez más y más sincronicidades, una cadena de coincidencias que nos dejan atónitos y hacen que la vida fluya feliz y maravillosamente. El aumento de estas coincidencias es indicativo de que la vida de esa persona está fluyendo plena, "correctamente".

Related Posts with Thumbnails