martes, agosto 12, 2008

De los K, ¿ni hablar?

Como muchos habrán notado estoy eludiendo los temas políticos. No porque los haya expulsado de mi mente, si no porque siento que vivir diciendo que los tarados son tarados no es modo de vivir.

Sigo pensando que los K. son una desgracia nacional. Y que el progresismo y la izquierda son el fascismo, por más que se suponga que son lo contrario.

Sigo creyendo que toda promoción del pueblo y lo popular son una forma de hacerle mal a la gente, a las personas y a la comunidad. Que detrás de esos valores está la promoción de la pobreza como verdad y valor. Que la ideología es un fenómeno narrativo, no una forma de lograr cosas positivas para el país.

Pero, hacerle espacio a esta descarga de decirlo, por más que de un momento de satisfacción, ¿tiene sentido?

Los que lo saben lo saben, pueden verlo. Los que no, defienden sus posiciones cortas con pasión y violencia. Con la violencia propia de la intolerancia y la idiotez progresista.

Tal vez es mejor no decir nada. Pensar en las cosas en las que vale la pena pensar. Mirar el mundo, avanzar en la comprensión, en la experiencia de la belleza disponible, que es mucha, avanzar en el crecimiento de los que pueden y quieren crecer.

Un principio de salud fundamental es no pasar mucho tiempo mirando lo que hace daño, lo que se detesta. No quedarse escuchando a los ministros que defienden lo imposible con argumentos increíbles. Pasar de largo. No dejar que en uno crezca una bronca que en definitiva no es útil. Es mejor hacer lo que uno quiere, apoyar aquello en lo que uno cree, trabajar en lo que parece valioso.

Pero me pregunto: ¿estará bien esto? ¿O será mejor seguir dejando constancia del rechazo que uno siente por esta política de falseamiento y de negación de la vida?

La imagen la tomé del blog Todo por 2 K

26 comentarios:

Louis Cyphre dijo...

Justo te iba a hacer la misma pregunta, Alejandro.

Por un lado creo que tienes razón. No podemos vivir haciéndonos mala sangre. Pero por otro, está aquello de que lo único que hace falta para que ganen personajes como Kirchner es que la gente decente no haga nada.

Creo que indignarse viene muy bien de tanto en tanto.

Anónimo dijo...

En esa idiotez progresista tambien habria que incluir a los idiotas (valga la redundancia)que creen que estar en contra de Estados Unidos es valioso y exaltan valores antiimperialistas con un infantilismo e ingenuidad propias de un cavernicola...y si, es major no hablar de ciertas cosas, como decia Luca, pero a veces es inevitable.La idiotez se expone tanto que hay que hacer mucho esfuerzo por ignorarla, sobre todo cuando hace daño al pais, como decis vos.
Saludos.
Hernan.

Francis Bean dijo...

Lo dijo Delia y lo dijo MAcri, hay que politizarse

Max dijo...

Supongo que hay que politizarse. Pero siendo un tipo neurótico en extremo, me doy cuenta que estos choques ideológicos han terminado por formar parte de mi neurosis. Defino quizas flojamente como neurosis a todas aquellas preocupaciones que tenemos y aceptamos que en la realidad no tienen impacto alguno en nuestra vida excepto el de ser preocupaciones, estresarnos, etc. En mi caso es tan fuerte que la mala sangre es siempre muy fuerte, y en realidad no estoy produciendo un impacto positivo en la realidad para mi ni para nadie sintiendo esa amargura. La cosa es que no debería incluir amargura. La política debería ser un simple mecanismo para que las cosas funcionen como mejor nos convenga, no debería incluir las dosis enormes de sentimientos, muchas veces violentos y negativos, de que está acompañada en la Argentina. La política me hace mal. A otros les pasa? Cómo llegamos a esto? Cómo salimos?

Anónimo dijo...

Alejandro

Yo creo que la descarga muchas veces es saludable mientras sea una "descarga" y no que te cargues de resentimiento.
Tambien creo que todo lo que uno fue leyendo en las publicaciones y los Blogs en contra de estos miserables fue util porque va creando conciencia para que la gente vea que realmente el rey (y la reina) estan desnudos)

Jorge Siutti

Anónimo dijo...

Lo bueno sería que los K, ya no sean un tema para hablar.
Carlos Anchorena

Jerry dijo...

Creo que tu planteo muestra, paradójicamente, cierto idealismo utópico.

Y cuando hablás del progresismo, vale aclarar que es la faceta argentina del mismo (o la antifaceta), ya que no creo que consideres a personajes como Miterrànd, Mandela o Felipe González con los mismos adjetivos que pusiste en el post.

De hecho, creo que diste en el clavo con una palabra que es amiga del progresismo razonable, que es la de "comunidad", en lugar del ya violento "pueblo".

Anónimo dijo...

El tema K, no debe ser descuidado. Los K son ajenos a la vida personal de todos nosotros; pero el tema K, de algún modo, nos pertenece ¿Por qué? Porque es fundamental dirigir nuestras vidas sin ignorar que hay otros, como los K, que con sus intempestivas arremetidas, intentan arruinar y malograr nuestras conquistas permanentemente. Arbitraria y antojadizamente, suponen que pueden burlarnos, aplastarnos y succionar nuestras riquezas. Poder pensar nuestras vidas es valioso e intentar liberarlas de la delincuencia K, es fundamental.

P.D. Si un ladrón te subestima y se propone quitarte lo que vos lográs día a día con tu esfuerzo, tu talento y tu honor, no se lo vas a permitir. Por eso, es que dada la gravedad de la Argentina actual, debida a la impericia de los K y a su obscena e insolente perversidad, no sólo hablar de los K me parece pertinente; tomar medidas eficaces, parece también, ser la prioridad.

Un saludo cordial
Laura María Ventura

FV dijo...

Lo que parece es que te enoja que los tarados sean tarados. Y la verdad es que vivir entre tanto tarado es muy limitante. Pero también es verdad que no hay ninguna razón para pensar que no debería haber tantos tarados.

Pero por otra parte, vos sos uno de los pocos intelectuales inteligentes, y no me gustaría perder la posibilidad de disfrutar de tus análisis políticos.

Barullo dijo...

Pasar de largo. (...) ¿estará bien esto?

Una alternativa: una sincera y sonora carcajada. Que por lo menos crean que nos divierten.

Anónimo dijo...

Desde siempre comparto tu visiòn de este gobierno canalla. Tambièn me parece, como a vos, que es mucho màs saludable priorizar las cosas en las que vale la pena pensar. Dedicarse a hacer lo que a uno le gusta, disfrutar de la belleza y de la creaciòn de los demàs. Crecer, compartir, amar.
Sin embargo, las polìticas nos condicionan y las injusticias nos dañan imperceptible o contundentemente.
Creo que una dosis de crìtica es necesaria y que tambièn hablarìa bien de nuestra posibilidad de hacer cosas interesantes, aportar lo que estè a nuestro alcance para sacarnos a estos tipos de encima y tener la posibilidad de un futuro mejor.
No va a ser fàcil, pero puede ser constructivo.
Por las dudas, les recuerdo que en el campo la situaciòn està igual o peor que antes del famoso voto de Cobos.
Un abrazo.

emilio mateos

Sergio dijo...

Así como existe el "Progresismo idiota", considero que también tenemos al "antiprogresismo idiota"...ambos cargados de prejuicios y resentimientos. Por el respeto intelectual que te tengo considero que no formás parte del segundo grupo, por más que a veces se te salga la cadena (¿a quien no le pasa viviendo en Argentina?). Sinceramente, prefiero al Alejandro hablando de docencia, filosofía y entusiamo. Antes me pasaba lo mismo: me encantaba escucharte en la radio y no te bancaba en Hora Clave (irte de ese programa fue un gran acierto), no tanto por tus opiniones (con las cuales podía coincidir o no) sino porque te veía opinando de cualquier cosa, muchas veces con poco conocimiento de los temas (algo que vos mismo reconociste) tenés razón: a veces es mejor no hacerse mala sangre....Saludos y gracias por el espacio. Sergio

Pablo Colsani dijo...

Los argentinos no sabemos asignar favorablemente nuestros recursos. El voto es uno de ellos.
Los Kirchner, al igual que el progresismo y la izquierda políticamente correcta argentina, no es una etérea y artificial creación de la nada social, mas bien responde a la expiación rudimentaria y contundente de muchas de nuestras agachadas y flaquezas personales, que han concluido en este país menor, impedido, desconcertante.
No creamos tampoco que el peronismo nace de un repollo pragmático o de una historia de contradicciones.
Hubo siempre mucho desprecio por el trabajador y por el cabecita. En la izquierda por el trabajador y en la derecha por el cabecita.
Hay que resolver esta cuestión social para poder ser alternativa. Además de involucrarse.
Gracias por tus comentarios.
Saludos.

Hernán Haines dijo...

Alejandro,
Si bien me parece interesante tu planteo, la realidad me ha demostrado que la gente lee cada vez menos y escucha cada vez menos. Por lo tanto, es a muchos a quienes debemos recordarles a diario quiénes son y qué hacen no sólo los K sino también las personas que los rodean y los legisladores y jueces que no cumplen con su fución.
Saludos, Hernán

José Luis dijo...

Dos comentarios (que parecen contrapuestos, pero no) por dos frases de tu post:

Pero me pregunto: ¿estará bien esto? ¿O será mejor seguir dejando constancia del rechazo que uno siente por esta política de falseamiento y de negación de la vida?

Creo que hablar todo el tiempo del tema es paja mental, masoquismo. Y no hablarlo nunca es entrar en los espacios de la negación, que tampoco es sano. Me parece que la cosa va por el justo medio.


Un principio de salud fundamental es no pasar mucho tiempo mirando lo que hace daño, lo que se detesta.

No leí realmente a Nietzsche, pero me quedaron algunas frases con las que una vez tropecé en "Más allá del bien y del mal". La que me sonó con este comentario tuyo fue una que era algo así como Cuando miras largamente un abismo, es también el abismo el que te mira. Me pareció monumental. No sé si el bigotón la escribió con el sentido de "involucrarse contra lo bestial también te transforma un poco en bestia", pero me pareció que venía al caso.

Saludos,
JL

PD: Se me ocurre que este post va a tener más comentarios que el promedio. También denota la energía guardada, la presión que sale cuando se ofrecen espacios para soltarla. Hay bronca.

esteban dijo...

Creo que en pleno auge del Kirchnerismo los pocos que nos animábamos a criticar al goierno - yo, modestamente, desde mi blog- cumpliamos una función ineludible, de anticipar un fracaso que pocos veían. Consumado el fracaso, casi es redundante seguir analizando la locura de Nestor o la impostura de Cristina., Ya perdieron.Pronto Argentinsa los olvidara. Y eso, sin embargo, no va a significar crecimiento. Si Argentina necesita caer en un Kirchner cada 10 años, algo esta muy podrido en este país.

Laura Echaniz dijo...

Lo que sucede, pasa por algo. Los Kirchner sucedieron. Son. Existen y están instaladísimos. Menem fue, lo criticamos mucho pero sin embargo transcurrió y pocos recuerdan ya sus falencias. Todo pasa y todo queda. Y con la misma facilidad conque fueron, los hechos se olvidan y dejan de ser. Con esto quiero decir que hay que estar atentos e involucrarse, pero no dejar la vida en iras estériles. Los K existen y van a cumplir su mandato, es inevitable. A ellos muy probablemente los suceda gente que nos guste menos todavía. Hagamos algo con esto entonces. Hay que moverse, actuar, tratar de no criticar pasivamente sin hacer algún aporte, contribuir desde el lugar individual con un grano de arena al bienestar general. El resto es una realidad que fluye, es, sucede, y poco podemos hacer al respecto.

Ramiro dijo...

yo el problema lo veo enfocado como problema de alocacion del tiempo, time allocation digamos o time budgeting en ingles. Cuanto tiempo de tu dia te la pasas pensando en eso y cuanto la pasas creando o planificando, disfrutando de la realidad que esta al alcance, etc? yo lo llevaria mas al plano practico. No veo mal indicar los problemas de vez en cuando, pero creo que hay que dedicar mas energia mental en cosas mas constructivas no? aparte creo que tu fuerte esta en la creatividad y el pensamiento innovador, no en la critica politica. no porque no seas capaz de una critica politica precisa, sino porque creo que tu fuerte esta en mostrar a los demas las tecnicas de produccion y consecucion (se escribe asi?) de los deseos,
saludos!!!
Ramiro

José dijo...

La respuesta es la que menos queres escuchar, es un equilibrio, osea mucho esfuerzo para estar en los dos lados al mismo tiempo... sin caer para un lado.. y siempre con capacidad para volver.

No es nuestra obligación ayudar a esa gente?
No imponinedo nada, pero haciendo pensar y crecer, que mejor que eso podemos ser?

Yo sabes lo que hago, suene como suene. Me preocupo demasiado, despues me subo a un avión, me voy a USA veo que el mundo sigue funcionando, y etc y vuelvo.

Otra cosa, ojo con criticar demasiado a terceros y despues cuando nos toque a nosotros se nos escapen algunos detalles.
Porque ellos no sabran que tienen obligaciones, o no las quieren aceptar, pero nosotros si.

Fer dijo...

El riego de no escuchar a los que defienden lo indefendible, es el de dejar de escuchar al que piensa distinto. Escucharlos, aunque sean mentirosos es un ejercicio intelectual para estar constantemente poniendo a prueba lo que creemos que es cierto.

Victor dijo...

Me parece que no hay que obsesionarse, pero no hay que dejar pasar la oportunidad de decir lo que uno honestamente piensa, cuando lo crea oportuno.

Por callarnos y no decir las cosas mas evidentes por miedo al "que dirán" de los bienpensantes, llegamos a este estado de imbecilidad militante y generalizada. Donde los mas absurdo que se te ocurra puede ocurrir.

Saludos

Dexter dijo...

Me parece que hablar es prioritario, mas teniendo en cuenta que a esta mina le queda un toco de mandato.
Si aprendieron algo con el rotundo no de las retenciones; entonces van a planificar mejor sus estrategias futuras, para no volver a perder.
De modo que no solo hay que hablar, en lo posible también hay que gritar. Opino que la comprensión política de la gente esta mas realista. Lastima que necesita del estimulo de las tragedias para manifestarse.
Cuando ya no votemos a los nefastos políticos de siempre, será la hora de criticar la negligencia con que tratamos a nuestra vida política. Pero ahora ronda en la cercanías una jauría de lobos hambrienta. Estemos alerta, formamos parte de sus cadena alimenticia.

Santiago Javier dijo...

El enojo es una mierda, mirar el noticiero y fastidiarse por lo que dice la tarada de Cristina es perder el tiempo....


El tiempo lo dirá si se tiene que ir o no.... Mientras tanto hay que aguantar en la trinchero del pensamiento entusiasta ante la vida...

Sergio dijo...

Excelentes comentarios!!! Se nota que el tema moviliza, lo cuál me parece bárbaro.....así ncomo muchas veces critiqué, y critico, la queja estéril, el berrinche histérico, la oposición por prejuicios ideológicos o hasta inclusive de clase, observo con satisfacción que muchos de los que participan de este post argumentan sus opiniones en contra del Gobierno desde la sensatez y el análisis reflexivo....podremos coincidir o no con el dianóstico (para mí eso es lo de menos)pero si los argentinos resolvieramos nuestras diferencias con creatividad, entusiasmo, ganas de trabajar y, sobre todo, respetando la Constitución y respetando al que piensa distinto...otra sería nuestra realidad y, lo más importante, otro sería nuestro futuro. Gracias Alejandro por el espacio. Saludos.
Sergio Vallejos

Matías dijo...

El blig me parece interesante hasta que se habla de política. ¿Por qué? Porque con la intolerancia que se plantean los temas no nos dan ganas de opinar a los que pensamos distinto.

Liluka dijo...

Me gusta leerte en este tema, me hace mucho bien aunarme con las opiniones, dudas, certezas y mala sangre de toda la gente que en el blog manifiesta su visión de este período K. No está bueno relamerse en lo negativo, tampoco la ira loca, pero sí ayuda saberse con pares de toda variedad, que nos aunamos en querer algo distinto. Y que peleamos el dia, manteniendonos abiertos, trabajando, repensandonos, creando, y tratando muchas veces de sustraernos de tanta maraña politiquera, porque seguramente nos cuesta un huevo el dia a dia, progresar en el lindo y buen sentido, crecer en lo propio, y recibir lo que merecemos, ya que nuestros IDIOTAS siguen navegando en el limbo, sin implementar siquiera una simple estrategia para hacer realizable una buena organización que haga que fluyan las ideas y se tomen verdaderas decisiones. Es cierto, nos cansamos, me da rabia, me genera mucha bronca, pero no me anula para seguir haciendo desde mi lugar. Cuando escribís sobre el tema, llegan muchos comentarios, creo que es una NECESIDAD. Y está bueno. Un abrazo! A seguir pensando..! Liluka

Related Posts with Thumbnails