miércoles, agosto 13, 2008

Definición de "consorcio"


Recuerdo alguna gran pelea en una reunión de consorcio, en la que me levanté gritando y señalando al culpable de no me acuerdo ya qué cosa...

2 comentarios:

Dexter dijo...

Excelente descripción, no te falto nada.
Es notable como la gente se vuelve tu enemiga cuando habita el mismo edificio que vos. Es probable que muchos de ellos sean sumamente encantadores en otros ámbitos, pero basta con que entren al pallier para que se transformen al toque y se hagan los boludos, para evitar saludarte, esperarte con el ascensor y muchas veces hasta sostener la puerta si entran unos pasos adelante.
Me he planteado muchas veces que extraña propiedad promueve tal comportamiento. La hipótesis mas fuerte es que existe un miedo profundo a que se genere cualquier clase de vinculación, que la cercanía obligada podría generar. Se la esconde detrás de una postura (o impostura)de férreo distanciamiento que algunas veces llega a niveles de mala educación intolerables.
Ese temor neurótico al otro, solo puede dar pie a comportamientos agresivos y mezquinos. Recuerdo los barrios de mi infancia y aquellos señores barrigones que tomaban el fresco de la tarde y saludaban a todos los vecinos que pasaban por su puerta. Obviamente, algunos eran chusmas de cuarta, pero muchos simplemente se entretenían con la simple contemplación de la vida suburbana.
Echo de menos esa cultura y ese don social que a veces tenia la gente de antes.
Que ha pasado con la gente. Que los ha vuelto tan locos?.

Alba dijo...

Si bien creo que la mayoría de los que vivimos en edificios compartimos la definición (o al menos parte de ella), creo que también hay otra parte del "mundillo consorcial" que tiene otra mirada: qué pasa si empezamos por saludar a nuestros vecinos, esperarlos con la puerta abierta del ascensor o sostener un minuto la puerta de calle al que viene detrás nuestro con las bolsas del supermercado colgadas hasta de las orejas? Qué pasaría si empezáramos por ser más educados y considerados con nuestros compañeros de viaje en el ascensor? Qué pasaría si cada uno de nosotros se propusiera lo mismo y lo pusiera en práctica? Acaso no somos parte del famoso consorcio? Qué hacemos nosotros para que ese grupo al que pertenecemos sea diferente? Por lo general, cuanta más gente está involucrada en un asunto -sobre todo si de un consorcio se trata- más lejana parece verse la solución, no? Lo interesante es, para mí, que parte de esa solución está en poner lo que nos corresponde para que el asunto funcione.

Related Posts with Thumbnails