miércoles, diciembre 30, 2009

La crítica (post del 2005, resucitado)


Acabo de responder un mail en el que alguien me preguntaba cómo protegerse de la crítica. Le contesté y le adjunté lo que sigue, la columna que hice en CUAL ES (programa de Mario Pergolini) cuando hacía el análisis de las Ideas Falsas. Después publiqué todas las columnas como libro, se llama justamente IDEAS FALSAS. Esta es la versión original de la columna sobre el pensamiento crítico, sin corregir, que me dieron ganas de poner aquí hoy:

Idea Falsa de hoy: La inteligencia es pensamiento crítico.

El combate de esta idiotez forma parte de mi credo básico. Como pensador se puede decir que levanto las banderas de la anticrítica y considero que esta absurda valoración de la crítica es más un límite puesto a nuestra inteligencia que un estímulo. Vamos por partes:

  • La mayor parte de los docentes lo repiten como si fuera el padrenuestro: lo más importante es que los alumnos desarrollen el pensamiento crítico. La palabrita anda dando vueltas y aparece cada vez que se quiere caracterizar a la inteligencia. ¿Qué es ser inteligente? Ser crítico. O sea: la mirada sobre las cosas debe partir de una manifestación de desconfianza, debe estar a la defensiva, sentirse amenazada y resistirse. ¿No es un mecanismo para crear paranoicos, seres desconfiados, temerosos, encerrados? Tal vez la idea de base es que la realidad es mala y te tiende trampas todo el tiempo, pero ¿quién dijo que es así?

  • Otro punto: suele decirse que el sistema necesita crítica. Miremos los hechos: desde que yo nací escucho una crítica tras otra, de manera constante, a todo, siempre, y no veo que ese método produzca grandes resultados.

  • Otro punto: la crítica no es necesariamente una versión negativa de las cosas, puede decirse, se trata de una mirada evaluativa, puede ser tanto negativa como positiva. Pero tiende a ser negativa, ¿por qué? Porque en este planteo hay un error fundamental: creer que la perspectiva correcta de las cosas es la que se tiene poniéndose al margen, mirando desde afuera. Para la crítica es valioso mirar desde afuera, para la vida es valioso ver desde adentro.

  • La crítica es un entrenamiento para ver la hilacha del mundo. La verdadera inteligencia debería ser un entrenamiento para ver las posibilidades del mundo. No me digas todo el tiempo lo que NO se puede, lo que NO va. Fijate qué podés hacer, cómo hacer que algo funcione. Si invertimos tanta energía en la crítica nos volvemos impotentes.

  • ¿Quién es la víctima principal de la crítica? Uno mismo. El criticón se vuelve esteril. El criticón no se deja en paz. Puede ser que de tanto criticar no sepa ya estar a favor ni de sí mismo. O puede ser al revés: como no se acepta a sí mismo anda repartiendo su falta de fe por el mundo.

  • La crítica actúa siempre produciendo distancia, dando a entender que el que la ejerce es superior y ve más lejos. El no crítico parece ingenuo. El crítico parece inteligente. El que gusta de algo parece tonto. A mi modo de ver es exactamente lo contrario: el valor de un pensamiento, de una idea, está en su capacidad de entusiasmo, de decir y apoyar lo que quiere, de querer algo. El crítico actúa por rechazo y no produce, el entusiasta acepta, quiere, produce.

  • Ok, es verdad, la crítica es parte del pensamiento, una de sus funciones. Pero de ninguna manera la función fundamental. Nuestra cultura sobrevalúa la crítica, la considera un sinónimo de inteligencia, y en ese equívoco se producen más imbecilidades que cosas interesantes.

  • ¿El país necesita crítica? El país necesita creatividad, producción de realidad, superar la impotencia crítica y generar desde el poder y la fuerza opciones, experiencias.

  • El crítico tiene un tono garca, serio o irónico, parece tener la justa. La crítica es un escudo. El que lo tiene se protege de todo. En realidad es más difícil y valioso mostrar entusiasmo que usar la crítica.

  • Objeción: eh, loco, pero vos estás criticando. Respuesta: yo hago la crítica de la crítica. Aunque decir esto parezca una contradicción formal, en cuanto a producción de realidad no lo es. Una cosa es ser crítico, estar enamorado de las ideas cortas y salir a la calle diciendo “este mundo es una mierda” y otra cosa es no quedar atrapado en la falsa lucidez de la crítica, animarse a querer algo y salir a la calle a ver cómo lo lográs.

  • Ejemplos de las relaciones personales. ¿Funciona mejor un matromonio crítico, en donde los conyugues viven criticándose o uno en dónde hay más lugar para el amor y la comprensión? ¿Funciona mejor un padre o una madre crítica o una que apoya a sus hijos? ¿Funciona mejor un jefe crítico o uno que ayuda, enseña y sabe generar una situación de trabajo agradable?

  • Conclusión: Estamos enfermos de crítica. Tanta negatividad hace que la realidad empeore. En vez de estar en contra tan fácilmente de todo hay que aprender a estar a favor de algo. No digas que NO querés, decí que SI querés y tratá de hacer algo para conseguirlo. Nadie dijo que la vida era fácil. Más que “pensamiento crítico” la inteligencia es “pensamiento creativo, entusiasmo, puesta en juego emocional, producción de realidad”.

11 comentarios:

Santiago González dijo...

Perdón, no sé si es el lugar, pero me interesa mucho leer este libro tuyo que me late debe ser difícil de hallar en librerías. ¿Sabés dónde puedo encontrarlo?

Gracias y perdón por la molestia.

Santiago

santizalez@yahoo.com.ar

Alejandro Rozitchner dijo...

Está en librerías o si no lo podés pedir en una librería que lo reclamen de la editorial, porque en la editorial está.
Saludos y gracias

Sergio Muzzio dijo...

Siempre me gustó esta posición tuya con respecto a la crítica. Se me ocurre que un ejemplo clarísimo es observar qué hacen en definitiva los críticos (de espectáculos, por ejemplo) con respecto a los criticados, y ver cuánto más plena y vital es una posición con respecto a la otra.

Nos quedamos con el pájaro en la mano (perdón) o con los 100 Volando blogspot. Es obvia la respuesta.

Buen fin y mejor comienzo!!!!

Joaquín dijo...

Estoy de acuerdo con el texto. Al critico se lo suele ver en un nivel superior. Las criticas negativas las vemos como si tuvieran mas verdad, mas experiencia. ¿es una convención social?

Para mi la critica a veces existe también hacia uno mismo y desnaturaliza el impulso crudo que debería tener todo crear.

Anónimo dijo...

La crítica, muchas veces, esconde un intenso impulso envidioso. Hay que tener cuidado con el envidioso. No deja crecer e impide avanzar. No hay que intentar aliviar al envidioso. Sería un vano intento. Sin embargo, alivia saber, que la marca de la envidia, sólo le queda al envidioso.

Saludos
Carlos Anchorena

Giselle dijo...

¿La crítica es siempre negativa? si no ejercemos un pensamiento crítico, cómo partimos de la realidad. ¿Es una cuestión de palabras o de actitud? Yo a la crítica la veo como un análisis, si después, aplicándolo a una persona te quedás nada más con lo negativo es otro cantar..
En fin, tendré que leer el libro.
En lo que coincido plenamente es que a los maestros les encanta la frase pensamiento crítico, igual que las metáforas de las semillas, los sembradores, etc. :)
Saludos, feliz año. Giselle.

Leonardo dijo...

Me gustó lo que expresás acerca de la crítica.
Pero muchas veces la idea de pensamiento crítico no quiere decir "pensamiento quejoso" sino que hace referencia a la idea de crítica como revisión.
Y creo que es muy bueno revisar siempre nuestro pensamiento y accionar.

El tipo de ayer dijo...

Gran Verdad. Da gusto leer su blog. Ojalá no deje de publicar.

despistada2010 dijo...

Coindido en las escuelas hay que incorporar el pensamiento creativo y productivo, pero mi interpretación como docente de lo que es incorporar el pensamiento crítico en la escuela, es que el alumno no se convierta en miembro del rebaño, que sea capaz de ver mas alla de lo expuesto, analizar posturas y elegir libremente. No hagamos a la critica un altar, pero no podemos desterrarla, me parece la crítica es el primer peldaño para cambiar las cosas, luego vienen los otros, es cierto la mayoria se queda en ese primer escalón. Pero ese es otro tema.

Daniel dijo...

Parafraseando a alguien que -para variar- no recuerdo: "para construir algo hacen falta un gigante y un siglo, para criticarlo hacen falta un enano y un segundo" (o algo así)

Nestor Trepode dijo...

Cuando muere el pensamiento crítico , muere la superación, ya que si ¨está todo bien¨, nada puede andar bien, no comparto tu visión de la critica en parte...

Related Posts with Thumbnails