miércoles, julio 09, 2008

Ruices

María del Carmen Ruíz, ex participante de uno de mis Talleres de Proyectos de Escritura, me escribió para mostrarme dos blogs: el de su hermano y el de su sobrina.

María del Carmen misma tiene un blog con un buen foco, Las malas palabras, que empezó para vivir la experiencia de trabajar públicamente el tema de su tesina, que abandonó por un tiempo y al que está por retomar esta misma semana.

Su hermano es Eduardo Ruíz, uno de esos artistas que todos conocemos sin tener conciencia de ellos, un diseñador dedicado a tapas de libros (hermoso género del diseño). Su blog es muy lindo, interesante y sencillo, y se llama Eduardo Ruíz / Tapas de libros Su trabajo es bueno, y conocido.

Está empezando, pero si quisiera seguir creciendo y tomara el tema como foco de su blog, incluyendo trabajos de otros, o presentando trabajos admirados y explicándolos, tendría mucho crecimiento potencial. Lo único que no me gusta de su blog es el amarillito sonso que usa como fondo.

La hija de Eduardo tiene a su vez, linkeado a este, un blog que se llama Maríana Ruíz Ilustraciones, en el que muestra sus ilustraciones para libros infantiles. Hermosas, logradas, profesionales, con gracia.

A lo que voy: me parece genial que un padre y su hija compartan ese amor por la cosa gráfica y me imagino lo que deben haber disfrutado compartiendo eso, en toda la historia de la formación de Mariana. Eso me parece un gran logro humano, poder pasar el arte a un hijo, compartir el disfrute de su desenvolvimiento. Eso quiero para mí. (Eso tuve, también).


Es una constelación familiar de blogs en los que cada uno de los miembros despliega de alguna manera su entusiasmo, su aventura, su trabajo. Con focos específicos. Lindísimo. Para tomar como referencia.

4 comentarios:

María del Carmen dijo...

Gran generosidad la tuya, Alejandro, de poner un posteo sobre mi familia.
No sé si te agradecí lo suficiente el empuje que me diste para empezar con una tesina querida y odiada a la vez. Querida porque me gusta el trabajo de investigar y volcar en el papel lo que descubro. Odiada porque me enfrenta con mi mal manejo del tiempo, donde el trabajo, la movilidad diaria, los quehaceres domésticos, le ganan al goce de sentarse con los libros y la computadora a producir algo.
En ese sentido, mi participación en el taller de Proyectos de Escritura del año pasado fue reveladora. Por un lado tu contagioso entusiasmo (y por qué no decirlo, tus escraches públicos como el que acabás de hacerme diciendo que esta semana retomaré el blog). Por el otro el grupo, esa extraña mezcla de personas con edades y ocupaciones diversas, que queríamos lo mismo: escribir, distintas cosas pero escribir. Y vaya si el grupo lo logró; como prueba tres de los integrantes presentaron sus libros.
Lo más importante es que salíamos de los encuentros con una energía y empuje increibles.
Gracias Alejandro por crear ese clima de creatividad y entusiasmo!
María del Carmen Ruiz

esteban dijo...

Yo tengo la alegria de que mi hija mayor (17 años) tenga ahora su propio Blog en el que se puede disfrutar de su escritura. Escribe cosas como esta:

Qué suerte

No tenías explicación, que suerte. Porque en un momento había pensado que si, que eras pura racionalidad y eso era terrible. Era terrible porque significaba que habías sido una cuenta matemática más, una simple deducción entre pérdidas y ganancias, nada más que un balance positivo comparable con cualquiera. Racionalidad necesitamos para comprar un kilo de tomates en el lugar con mejor precio. Si el amor era racional, entonces, claramente, no era amor.
Por suerte no, por suerte no tenías ni tenes explicación. Por suerte me duele tu ausencia tanto más que tu presencia. Por suerte no es lógico el sentimiento. Por suerte es (o fue, pero eso es lo de menos) amor. Puro, irracional, ciego, tonto, sordo, que duele, que pincha, que sangra, que llora, que mata.
Que suerte que me duelas tanto, que suerte.

Laura dijo...

El trabajo de Eduardo es muy bueno, pero el de Mariana es impresionante. Un talento fuerte. Admiro a esta familia, tan generosa con su descendencia.

Telma dijo...

Mis queridos Ruices
Y si Carmi, viste que entre???
Divino el lujo de tener un hijo/a colega compinche artistico profesional familiero. Que hermoso proyecto de vida!!
De mis hijos solo logre que escribieran las etiquetas de los cuadernos cuando no tenian mas remedio y las pinturas rupestres son mas elaboradas que sus garabatos.
O sea, envidia sana, blanca y no verde, la que me produce la vena artistica y cultural de los Ruices.
Quizas como abandone la pluma y ultimamente casi los libros, no he sabido despertar en los hijos la inquietud, pero, quien sabe, nunca es tarde, uno de estos dias....
FELICITACIONES RUICES!!

Related Posts with Thumbnails