viernes, abril 16, 2010

El alma inmoral en el blog de Juan Tonelli

El alma vive de lo que la sociedad reconoce como inmoral.

Creo que siendo inmoral es la única manera de ser uno mismo.

Son las citas que hace Juan Tonelli, en su blog El Pellizco, del libro de un rabino. Me parecen buenas ideas, buenas formulaciones, un poco atrevidas. Pero si son ciertas...

Link: El alma inmoral en El Pellizco

4 comentarios:

viki dijo...

Qué bueno Alejandro, siempre aportando nuevas formas!!
Estoy estudiando cocina yo, pero de las ciencias que mas me gustan una es la filosofóa, ba, no se si es una ciencia, aunque a mi me gusta verlo así, igual que ciencias económicas, o sociales, o el derecho, me encanta pensar en el derecho como una ciencia.
Y los videítos en inglés están a punto, porque ahora que empecé aestudiar el idioma, viendolos alcanzo a entender algunas cosas.
Saludos!!

santiago dijo...

Creo que ese tipo de frases son la expresión de la persona que ante el código o moral social se siente encarcelado, ahogado, resignado -o la palabra menos ofensiva- sintiendo que no puede salir de esa situación de resignación “y así ser el” mas que cometiendo actos que el considera inmorales. Esta especie de generador de ficciones para conseguir su auto-adrenalina es una especie medio falluta pa mi gusto. Porque sentir tan en serio al código social como el que ordena que es “lo que tengo que hacer” y que lo que no, indirectamente le está rindiendo pleitesía a este código antes de a las personas concretas de carne y hueso. Porque lo inmoral es siempre social también, general, porque depende de su relación con lo moral para “ser”, para definirse como algo.
Tanto lo moral como lo inmoral son categorías dependientes de otra más elevada, pero difícil de conseguir, que es la de “la verdad”. ¿quid est veritas?
Lo mas sorprendente de estas personas que se sienten definidas por lo inmoral -su invisible hipocresía- es que considera inadaptada, o soberbia, o inmoral a aquella persona que no se basa en el código moral-social para la realización de sus actos, y es el primero en condenarla porque no la comprende. Ni se gasta en intentar comprenderla, le es indiferente. O si lo compromete un poco intenta desautorizarla riéndose, o si lo compromete mucho destruirla por cualquier medio.
Lo único que singulariza a una persona es su relación con la verdad, que siempre existe, siempre somos singulares pero no lo sentimos cuando no encontramos esa relación intima con la verdad.
Hay un librito que habla de esto, “temor y temblor” de Kierkegaard.
(perdon por la extension)

delivery post-crucifixión dijo...

Muy interesante posteo. Leí la nota y me pareció muy buena.

La vida como tensión me pareció un concepto muy interesante, más si proviene de un religioso.

Muy buena recomendación.

Saludos!
R.P.

Estela dijo...

parece una idea bastante kirchnerista, no me ineresa crecer en base a estas ideas de destruccion y construccion arriba de cadaveres,esa imagen viene a mi mente no lo veo claro por lo menos. un amigo me dijo que no se puede cambiar nada peleando con la realidad existente, para cambiarla hay que construir un nuevo modelo y el anterior quedará obsoleto.

Related Posts with Thumbnails