miércoles, abril 14, 2010

¿Nos matamos o nos tomamos un vino?: mi artículo en Yahoo! de esta semana

Empieza así:

¿Cuál es la principal diferencia política? No, no es tanto si uno apoya al gobierno o apoya a algún candidato de la oposición, si prefiere una sociedad regida por los principios de la libertad del mercado o una sometida al estricto control del Estado. Ni siquiera tiene que ver con que uno se sienta más cercano a la izquierda o a la derecha, términos que son ya ficciones ideológicas que nada real designan. La principal diferencia política es hoy humana, y tiene que ver con el valor que uno le adjudica a la posición política. No tanto con una posición dentro de ella, sino con la relación que tenemos con la cosa política. La principal diferencia es qué importancia se le da a la política, que capacidad le otorgamos para afectar las relaciones entre las personas.

Link: ¿Nos matamos o nos tomamos un vino?

18 comentarios:

Anónimo dijo...

¿No es curioso que escribas esto? Vivís denostando a los Kirchner, descalificándolos en todos los sentidos, decís que no tienen nada rescatable, lo cual es curioso tratándose justamente de quienes condujeron el período de crecimiento más sostenido del país en varias décadas, con mejoras significativas en todos los aspectos. ¿Vos tomarías un vino con los Kirchner?

Emiliano López dijo...

Lo del primer comentario es lo que a veces también me pregunto yo...

mas allá de eso, los artículos que escribís de este tipo me encantan, al igual que el previo en yahoo u otros acá en 100volando. Está buenísimo leer ideas que logran encontrarle lo positivo al supuesto caos o quilombo que a simple vista parecería haber.

nuevamente muy bueno !

Gustavo dijo...

Buena pregunta la del anónimo ¿te tomarías un vino con Kirchner?

viki dijo...

ah, no tengo cuenta en yahoo, pero opino que el artículo es realmente bueno. De todas formas prefiero ser un poco mas reservada y no sentarme a tomarme un vino con nadie del opus dei, no me gustan mucho los extremos, y menos que eso los católicos. En verdad a esta altura de mi vida, elijo mucho con quien sentarme, y aunque me parece que a veces te vas mucho al extremo de las cosas, por lo general estoy de acuerdo. Me parecés una persona muy abierta y curiosa.
Aunque ahora que lo pienso, si no me sentaria con alguien del opus dei es porque no tendria cómo defenderme!!

santiago dijo...

Este párrafo aclara bien la pregunta de “el vino con kirchner”.

“La principal diferencia política es hoy HUMANA, y tiene que ver con el valor que uno le adjudica a la posición política. No tanto con una posición dentro de ella, sino con la relación que tenemos con la cosa política. La principal diferencia es qué importancia se le da a la política, que capacidad le otorgamos para afectar las relaciones entre las personas.”

Creo que todo el escrito trata de marcar esa diferencia.

Uno se puede sentar a tomar un vino con una persona de distinto partido, pero con una PERSONA significa alguien de palabra y no un ente que registra absolutamente todo a través de un lenguaje de conveniencia política, de ventaja y desventaja, de ninguneo o amiguismo. No seria una persona, sería una especie de animalejo o monstruillo político.
No creo que a nadie le interese sentarse relajado a tomar un vino con alguien que de esa situación podría sacar crédito.
Capaz no sea así pero esa sensación dan los "muchachos" del gobierno.
ese espíritu o política “monstruista” gobierna la nación … capaz la mayoría de los argentinos son así y es por eso. Quizás porque son simplemente idiotas ensimismados que de la vida aprendieron solo a tirar agua pal propio molino.

prefiero tomar un vino con amigos.

Alejandro Rozitchner dijo...

Lo de Kirchner me intrigaba, ¿lo haría? Ganas no me dan, la verdad.

Después los últimos comentarios me aclararon la cosa: K no es de los que tienen esa aceptación de la diferencia, no lo veo interesado en divertirse. Al Opus tampoco.

Tal vez la pregunta sea: ¿sos capaz de divertirte? Todo el que responde que sí cabe en la aceptación de la diferencia.

Y he comido asados con distintos, eh... Y salen buenísimos.

Otra forma de encararlo sería: prefiero tomar un vino con K antes de pegarle. No me da violencia física.

Además, con todos estos personajes uno se hace el canchero de lejos, pero cuando te los encontrás te sale un temor respetuoso, y un cierto interés. Dicho sea en honor a la verdad.

Mas de uno que putea a Menem, si lo ve le pide un autógrafo...

Mario dijo...

¿Por qué será que quienes plantean la inutilidad de las ideologías o plantean que la izquierda y la derecha son "ficciones ideológicas" siempre son de derecha?

Jorge Allen dijo...

¿No te paece que lo mejor sería predicar con el ejemplo y empezar por reconocer virtudes del adversario?
Te acerco un menú, a ver si algo te parece rescatable: asignación universal por hijo, reparto de 3 millones de PC a estudiantes secundarios, presupuesto educativo del 6% del PBI, eliminación de las AFJP que esquilmaban a los jubilados, ley de medios audiovisuales, acumulación de reservas sin precedentes, ajuste automático de jubilaciones dos veces al año, recuperación del salario real. Si ninguna te convence, podemos seguir buscando ejemplos.

Lisandro dijo...

a mí me parce que la diferencia entre derecha e izquierda importa, que la diferencia va a existir siempre y que ignorarla o pretender que no existe es un obstáculo muy grande en la construcción de una sociedad pluralista.

si planteamos todos los valores sociales "deseables", vemos que son muchas veces contrapuestos o contradictorios. además, vamos a encontrar que el balance entre ellos no es para todo el mundo el mismo.
por ejemplo, planteado el valor seguridad, va a haber un grupo muy dispuesto a resignar libertad o privacidad en pos de mayor seguridad, mientras que va a haber claramente otro grupo que va a estar mucho menos inclinado en comprometer estos valores en función de aquél.

si seguimos así con temas de impuestos, intervención del estado en la vida privada, respeto a la diversidad, etc, etc, etc, siempre vamos a encontrar este tipo de diferencia. también vamos a encontrar cierto grado de cohesión interna entre ambos agrupamientos. éstas preferencias empiezan a tener, en la gran mayoría de los casos, un alto grado de coherencia.

por esto mismo no puedo compartir la propuesta de corrientes como el PRO, que negando olímpicamente estas diferencias, ponen tod el énfasis en una "gestión eficiente" dando por hecho que todos queremos ir para el mismo lado y por lo tanto, abandonando esa negociación tan importante y tan difícil. será simplismo, autoritarismo, miopía, astuto cálculo político, no lo sé, pero me parece que la carencia de esa visión es grave. la negación de la diferencia en las inclinaciones ideológicas a lo único que lleva es a convencerse de que la propia es la única válida.

sólo la negociación contínua entre estas posiciones irremediablemente contrapuestas es lo que puede llevar, por supuesto que en un equilibrio inestable, a lograr una sociedad en la cual se pueda vivir. y también, por supuesto, a poder tomarse un vino con el que opine distinto.

Saludos!

Dexter dijo...

Obviamente es mejor Cristina Kirchner que Isabel Martinez de Peron. Su marido, a Lopez Rega. Pero los KK representan una involución, no porque se propongan hacer una revolución Maoista, sino porque no construyen una política basada en el principio del Derecho.
Quien debe gobernar en realidad, no son los partidos y los capangas de turno, sino algo mas primordial: La Ley.
Es a través de la Ley, donde se puede garantizar una continuidad sostenida y sustentable para el bienestar colectivo. Con reglas claras de juego, uno se deja de pensar en cuidarse, para pasar a pensar en que hace y como lo hace.
Sin Ley hay caos y anarquía. Nada bueno resulta de ella. Tampoco sirven las malas leyes, pues esconden la perversidad a través de un mecanismo legitimo.
No es muy difícil, a la ley así como todos debemos respetarla, también deberíamos saber disfrutarlas.

ramirodigital dijo...

creo que me considero el internacional oficial del blog, viviendo en Estados Unidos, y desde mi punto de vista no veria a Barack Obama tomando un vino con Glenn Beck (un conservador de derecha, que tiene un programa de television). Y no veria a Sarah Palin relajada con un tipo como Obama u otros de ese lado. Hay visiones distintas. Yo veo una distincion entre lo que seria relajarse, "amigarse" o tomarse un vino, en contraposicion a lo que me parece que es mas posible, que es respetarse. Digamos un minimo de civismo. Aunque aca pasan cosas parecidas como las que pasan alla, por ejemplo el partido republicano no apoyaba la ley de salud. Daban quorum pero votaban todos como partido digamos, no habia uno que no se salia del mandato partidario.
Saludos
Ramiro

Alejandro Rozitchner dijo...

Mario: no es asì, es que a los de izquierda les interesa mantener la ficción derecha / izquierda, y llaman "de derecha" al que no comulga con sus estúpidos dogmas.

Los que nos somos de izquierda, y vemos la trampa dogmàtica de la izquierda, no somos de derecha, somos sanos, personas claras y del futuro, jugamos a otra cosa, superadora.

La izquierda, esa que defendès, con los argumentos que exponès, es la verdadera derecha: dogmàtica, retrógrada, reaccionaria, fascista, corrupta.

Pero este juego no va a durar para siempre. Ya mismo, no le importa a nadie. Y por eso, el mundo K està en su ocaso.

Dexter dijo...

Lisandro,la misión de un gobierno no es satisfacer a todos, sino cumplir la mas eficientemente posible sus principales funciones. Podemos ser de izquierda o derecha, pero alguien tiene que barrer la calle, administrar los impuestos y aceitar la maquinaria que todos los días esta ahí, a servicio de nuestra sociedad.
Creo que todos vamos a estar contentos si eso se hace bien y no te rompen las pelotas con cuestiones ideológicas.
Es mas, creo que es mas difícil gobernar basándose en resultados que machacando a diario sobre ética doctrinaria. El resultado, es concreto, requiere planificación, logística, estrategia. Es cerrar la boca y mover las manos. Es físico, no mental.
Digamos que sería bueno probar un sabor diferente.

Gustavo dijo...

La verdad.............. el Rozichner político es el que menos me gusta, pero me parece bárbaro que defienda sus ideas con las ganas que lo hace, lástima que muchas veces se va al pasto y ningunea a los que piensan distinto, con lo cual cae en una contradicción casi permanente, igual todo bien. Saludos.

benjamin dijo...

INVITATION
See my vintage picture blogs:
http://mynewoldpictures.blogspot.com
http://mypetarts.blogspot.com
http://mynaturepictures-benmil.blogspot.com
http://www.flickr.com/photos/63274960@N00/

Lisandro dijo...

Dexter, no dije lo que planteás, estás confundiendo peras con transistores. por ejemplo, está claro que los impuestos deben cobrarse eficientemente, eso es gestión. ahora, si el IVA debe ser veintiuno, cinco, sesenta o cero, eso es ideología. que el servicio de salud debe ser rápido, competente y eficaz, eso es gestión. si eso está disponible para todos, porque se paga entre todos o lo debe pagar cada uno individualmente, eso es ideología. en todas las sociedades vamos a poder encontrar al menos dos grupos bien definidos, uno al que le gusta más una de las opciones y otro que le tira más la otra.

está claro que estoy usando "ideología" no en el sentido de teoría del comportamiento de la sociedad, sino en el sentido de cómo los deseos y los objetivos personales dan una forma a la idea de sociedad.

la palabra clave acá es deseo. por supuesto que la política es en parte gestión y eso es importante. ahora, soslayar la discusión ideológica, que no por el hecho de ignorarle va a desaparecer, tiene la poco feliz consecuencia de no "gestionar" la resolución de esas diferencias, muy frecuentemente inconciliables. si a ess diferencias, en lugar de reconocerlas y tratarlas, las barremos alegremente abajo de la alfombra, seguro que los que piensan distinto van a estar mucho más cerca de matarse que de tomarse un vino, como plantea el post.

seguiste la discusión reciente sobre el sistema de salud en USA? ésa es una discusión ideológica.

por ejemplo, imaginemos que vos a tu familia le planteás cómo gestionar eficientemente las vacaciones en Mar del Plata. con toda razón te podrían decir "pará, pará, chiquito, de dónde sacaste que todos queremos ir a Mar del Plata?". no es así?

Saludos!

Flavio Pigazzi dijo...

El texto es muy interesante y lo comparto. También se me puede reprochar que yo critico a los K.

Me parece que lo mejor de algunas reflexiones que parecen contradictorias con la conducta propia, es que justamente expresan una autocritica, son un mensaje hacia uno mismo.

Que alguno de afuera se monte sobre la sinceridad propia para pegarte un palo, "vos decis esto pero hace lo otro" ...

Es más de lo que no vale la pena, que se compren algún día un espejo y puedan mirarse a si mismos sin romperlo ni taparlo con pintura.

Lisandro dijo...

me gustaría intentar una respuesta a la pregunta de Mario sobre las ideologías y la derecha.

me parece que una fantasía central de la utopía de derecha es la uniformidad. no me refiero al que sueña con un país militarizado o con un estado del terror. me refiero a cosas que escuchamos en la calle, tipo "esto se va a arreglar cuando todos tiremos para el mismo lado", "vamos a salir adelante cando dejemos de discutir y empecemos a hacer", etc, etc. te suenan? vemos que lo dicen sin maldad, por ahí sólo con espíritu boluntarista. para quienes vemos a la sociedad como un conjunto de grupos con intereses un montón de veces inconciliables, nos suena tipo "esto se va arreglar cuando vengan los reyes magos y le traigan los siete enanitos a caperucita". no nos parece muy realista, no? pero están ahí.

este tipo de personas suele tener un temita con la diferencia. no quieren, no pueden o no saben ver la realidad de la diversidad de la realidad. o simplemente no pueden aceptarla. la diferencia, en lugar de ser vista como una característica de la realidad, es vista como un problema, que debería ser posible solucionar de una vez y para siempre.

lamentablemente en Argentina, esa visión está muy extendida. se plantean generalmente las discusiones políticas en términos de que un bando tiene razón y el otro está equivocado, no en función de que unos quieren A, que se consigue en desmedro de B y otros quieren B, que casualmente se consigue en desmedro de A. y que si no quieren resolverlo cagándose a tiros, van a tener que aprender a ceder, a relativizar, a negociar, pero reconociendo la diferencia y, sobre, todo la legitimidad de la diferencia. con esto no estoy defendiendo el multiculturalismo, ni la tolerancia con los intolerantes ni otras tonterías de ese tipo. está claro que los acuerdos básicos y mínimos que permitan una sociedad basada en el derecho es necesario lograrlos y respetarlos, como diestramente decía Dexter.

hace unos meses, vi un "reportaje" que le hicieron Bonelli y el otro al político posíblemente más facho que tenemos en Argentina: Eduardo Duhalde. el gran estadista decía, con total desfachotez, que iba a iniciar su hipotético (y lamentablemente, muy probable) gobierno enviando las leyes que serían la base de sus cuatro años de gestión al Congreso, emplazándolo a aprobalras en 60 días. qué pensará Duhalde sobre la función del Congreso? cómo va a hacer para que el Congreso valide automáticamente lo que a él le parece? con la Banelco? y si no se las aprueban qué iría a hacer? cerrar el Congreso? gobernar con DNUs? renunciar? éste es el "estadista" que va a sacar al país adelante? más política del "todo o nada" es lo que necesitamos para cambiar?

se ve asomar, por lo menos, un atisbo de respuesta a la pregunta?


Saludos!

Related Posts with Thumbnails