domingo, mayo 22, 2011

Buena y mala conciencia


La mala conciencia ve al mundo de una forma impura, distorsionada y logra que el mundo le responda con esas características. Nietzsche usa la palabra “afear” para describir esta acción propia de los espíritus incapaces de grandeza: afean el mundo, es decir, lo describen y sienten con actitud miserable. La buena conciencia, por el contrario, es una apertura a las cosas.


Foto de Luciano Menardo: link.



3 comentarios:

Enrique Arias Valencia dijo...

Y la bella conciencia es recibir lo que hemos adquirido gracias a nuestra apertura.

MAGAH dijo...

Me gusta!

Melisa Salazar dijo...

Me gusta, mucho.

Related Posts with Thumbnails