miércoles, mayo 18, 2011

Los proyectos y el miedo


Un proyecto se elige, se forma, se elabora, se arma, dándole tiempo al proceso de encontrar un objetivo seductor, vibrante, que nos excite y entusiasme. Puede generar también un poco –o mucho- miedo, pero todo lo que vale la pena siempre da miedo (lo que no quiere decir que todo lo que da miedo valga la pena).

Un proyecto se hace entendiendo que entre el deseo y su realización hay un trabajo, hay un precio que se paga en esfuerzos y esmeros, que no puede ser evitado, y aprendiendo a pagarlo paulatinamente, sin desesperar y sin abandonar.






5 comentarios:

J.P.D. dijo...

Me hiciste pensar que hay una dinamica ciclica entre el miedo y el fracaso donde cada uno genera al otro

Vanina dijo...

Estoy de acuerdo. Pero a veces el miedo trae la desesperacion y quedamos paralizados en medio. La cuestion es como motivarnos y exigirnos seguir adelante.

Victor dijo...

Muy bueno. Y muy buena la ilustración de Tintin, gran capitulo! como le envidiaba ese submarino...

Laura dijo...

El entusiasmo nace cuando hacemos lo que nos gusta hacer, cuando somos nosotros. Un indicativo de que estamos en el camino personal correcto es cuando un problema se empieza a sentir como parte del proceso y no como un peso. Me parece que cuando el camino personal es el acertado no hay lugar para el miedo.

ramiro dijo...

 Lo que vos llamas desencantado, en la psicologia se llama “learned helplessness” (Martin Seligman), que es que se aprende a que no hay posibilidades de salida, y ese “frame of mind” termina por dominar a la persona y entonces nisiquiera si le abren las puertas uno ve la salida, porque uno aprendio a que no hay salida entonces ya ni se levanta si el problema no existe. Esto es psicologia/sociologia, hay explicacion para el desencanto. La verdad uno no puede culpar a un desencantado porque el desencanto se aprende, principalmente de los vinculos cercanos. No creo que la persona desencantada pueda des-desencantarse leyendo un blog post, porque un aprendizaje requiere hasta un nuevo cableado mental, es neurologico ya el tema. El desencanto se desaprende como se desaprende un mal swing de tenis, o es muy dificil, requiere practica constante.

Related Posts with Thumbnails