lunes, julio 23, 2007

Diccionario: Dieta

Dieta: maldición saludable, forma de comer en la que es preciso observar con sospecha cada cosa que uno tiene ganas de llevarse a la boca, porque la mayor parte de ellas resultan peligrosas y fomentan el crecimiento del propio cuerpo hasta dimensiones exageradas y a través de formas desagradables, desencantadas, frustrantes y censurables, formas que expresan la sensación íntima de inadecuación y fracaso corporal; período de la vida, constantemente reiniciado, en el que es preciso cultivar una afirmación de la voluntad exigente y constante, para lograr tal vez ponerle un límite al glotón interno que nunca para de pedir pastas y vinos, carnes y achuras, quesos y tostaditas, pollos y helados, pizzas y tortas, delicias étnicas o populares, que hace el amor con todas estas cosas engulléndolas y sintiendo que la vibración vital de su cuerpo recibe agradecida sus calideces y sabores; camino físico de una recuperación psicológica, basado en la paulatina reducción de la magnitud de masa del individuo; vehículo de la superación de la parte lactante del yo, de esa zona personal en la que aspiramos a la constante gratificación oral y digestiva a falta de otros modos de limitar la ansiedad y la inquietud desatada y gastronómicamente avanzadora; prescripción cruel pero necesaria, vigilancia del sí mismo en su comportamiento alimenticio, método de restricción auto aplicado en beneficio propio, experiencia que –si exitosa- reconcilia al individuo con su forma y produce felicidades concretas y difícilmente superables.

3 comentarios:

Punto dijo...

Interesante vision.

Ideal para mandarselo a algun amigo o amiga que deba aflojar con los postres.

Cintia Fritz dijo...

Con el tiempo aprendí a restringir mi dieta conservando el placer y limitando no aquello que está socialmente prohibido comer, sino lo que mi cuerpo ya no disfruta comer, aunque mi ansiedad lo pida a gritos.
Armar nuestra propia dieta con cosas buenas para nosotros es placentero y no desgastante. Es mejor no ser tan estrictos y comer pensando en el bienestar prolongado. Y, aunque parezca difícil, recordar que la comida, es sólo comida. Ni más ni menos.

Santiago dijo...

Yo pienso que la mejor manera de hacer dieta es comer de todos pero en cantidades minimas. Cuando uno sufre mucho porque no puedo comer su comida favorito, tarde o temprano se da un atracon.


Saludos

Related Posts with Thumbnails