lunes, diciembre 03, 2007

"Coraje", de Osho (Parte 1)

En su libro "Coraje", Osho, el pensador hindú, desarrolla una serie de ideas que tienen al miedo y a su contraparte, el coraje, como ejes principales. Este místico, formado en la carrera convencional de filosofía en su país natal, que una vez recibido se dedicó a incorporar a su reflexión las ideas y perspectivas propias del antiguo pensamiento hinduista, logra en éste, como en todos sus libros, formulaciones tan sencillas como esclarecedoras y estimulantes. Veamos algunas de ellas:

El amor es lo contrario del miedo. Con el amor te abres, con el miedo te cierras.

La idea aceptada es que la oposición que existe entre amor y odio es aparente, porque tales emociones forman parte de un continuo de intensidades, y que el término verdaderamente opuesto a ambas emociones es el de la indiferencia. El planteo de Osho toma una dirección completamente distinta. No es su idea la de aunar amor con odio como formas de una misma pasión. La descripción que propone parte más bien de los movimientos del sujeto que se producen en el amor y en el miedo. La apertura del amor es la aceptación de las conexiones posibles, la fluidez en los intercambios; el miedo, por el contrario, actúa como limitante, encerrándonos en una cautela que recorta nuestra posibilidad de interactuar con la realidad disponible. El miedo, y su visión paranoica del mundo, limitan lo posible, describiéndolo como un universo de amenazas y trampas.

No seas indeciso, ¿qué puede hacerte el mundo?

Coherentemente con esta mecánica de intercambios fluidos, su primer paso moral inevitable es el de la promoción de una actitud confiada y abierta, y la desestimación del peligro. Tal posición contrasta de manera llamativa con la excesiva y muchas veces patológica celebración de la duda en el universo filosófico clásico, o en la justificación meritoria de la actitud dubitativa como signo de pensamiento evaluativo. Osho aboga por el contrario por una posición de decisión y riesgo. De lo que la duda trata de salvarse es, en esta perspectiva, de la realidad misma, operación tan imposible como contraproducente. La decisión supone por otra parte la aceptación de una tendencia o deseo en la persona que debe actuar, y si bien el autor aclara que lógicamente este comportamiento no elimina la posibilidad del error, sostiene que la única manera de crecer y desarrollarse es la de vivir la cadena de errores propios. La cautela o indecisión promueven una abstinencia de realidad que impide la elaboración, el conocimiento, la creación de soluciones o pasos de desarrollo. La minimización del peligro supuesto completa el cuadro: ¿qué es lo que tanto se teme? El indeciso agiganta el peligro porque de esa forma justifica su inmovilidad y la presenta como sabiduría, pero su vida se empobrece inevitablemente al intentar esta operación. Osho prefiere una moral vital, de riesgo, valerosa, que permita que suceda lo que debe suceder.

16 comentarios:

Doña dijo...

QUE MIEDO! Esto es cierto....

Anónimo dijo...

Como dijo un gran pensador:
"la duda es la jactancia de los intelectuales"....

Anónimo dijo...

Uh, qué recuerdos esa tapa del libro... Allá lejos y hace tiempo, en la sala de conferencias del Alto Palermo.

RL dijo...

no se si no estare entendiendo bien, pero tiendo a no estar tan de acuerdo con la idea que propone. O sea, el riesgo esta bien, pero no hay veces en el que riesgo a tomar es demasiado? Y si es asi, no hay que limitar ciertos riesgos? como ejemplo yo estuve por entrar a una "graduate school" aca en Estados Unidos pero evalue que el riesgo que estaba tomando era demasiado (una deuda de mas de $ 80.000 dolares) y los beneficios no eran claros. Tambien, iba a estar 4 anios estimulado intelectualmente pero a su vez tenia que "entregar" mucho tiempo familiar, etc. Me parece que hay veces en que el precio es muy caro para ciertas cosas, el riesgo es excesivo. Capaz di un ejemplo medio extraordinario, poco comun.
RL

PMS dijo...

comparto con rl, creo que si bien Osho nos da otra mirada, son posturas muy radicales como la de Nietszche. La creencia que crecemos solo a partir de errores propios es muy limitada y abstracta, entiendo la duda como el desafío a lo conocido, necesario para enfrentar un paradigma. Camino que también generará errores que nos permitiran crecer, pero no como único medio para lograr el fin.

Santiago Osores dijo...

Muy interesante, me dieron ganas de leer algo de Oho, seguramente no va a faltar la oprtunidad.

Me gusta la claridad de sus ideas, realmente me contagio entusiasmo y ganas de salir de la carcel del miedo.

Anónimo dijo...

La cautela no es lo mismo que la indecisión. Decisiones vitales deben ser pensadas con cautela.
No parece saludable la promoción de una actitud confiada y abierta. Resulta naif.
No desestimar el peligro es fundamental.
Eso no invalida ni el riesgo ni la decisión. Tampoco invalida nuestros posibles errores.
Carlos

Victor dijo...

Yo entiendo que perfectamente "suceda lo que debe suceder" con una resignación casi mahometana, pero al mismo tiempo dudo permanentemente de lo que está a mi alcance manejar. Tengo conciencia de la limitaciones de mi entendimiento (y el de los demás) De ahi mi pensamiento evaluativo y dubitativo.

No se si esta mal ser así. ¿Que tengo miedo? Obvio que si, estoy recagado.

dolo barreiro dijo...

osho es un capo.

Anónimo dijo...

Me parece perfecto lo que leí. Despues de años de incertidumbres llego a la conclusión que tantas vueltas no te llevan a ningun lado. Es preferible equivocarse, que al final no hacer nada, pero es parte de la personalidad que logramos conseguir, y sabemos que el cambio no es fácil. A intentarlo.

Agustina dijo...

Leí varias cosas de Osho y me sirvieron mucho... me sirvieron para sobrellevar momentos difíciles, momentos de enfermedad y de necesidad de hacerme cargo de lo mas profundo de mi para poder salir adelante. Yo siempre dije que coraje no es ausencia de miedo, sino el juntar las herramientas para hacerle frente. LA lectura de Osho me ayudó en parte a juntar esas herramientas.
Me parece que está buenísimo aprender que equivocarse es parte de la vida y permitirse cambiar y amoldarse a los cambios externos, también. Para eso hace falta coraje! Porque es mas fácil mantenerse en una estructura y moverse dentro de ella que cuestionarla y generar movimiento.
Hay que ser mas simples y aprender a moverse desde el sentir... Nos enseñaron a movernos y tomar decisiones desde el pensar y desde el "deber ser", por eso nos cuesta tanto.

marioros dijo...

En lo personal considero que la polaridad antagónica del miedo no es el coraje. Si, la polaridad complementaria. Pero la antagónica no es del mismo nivel. Se sitúa en un plano superior al anterior desde el cual se parte. De ahí que sostengo que el opuesto antagónico del miedo es la fe. No una fe religiosa sino la confianza en el proceso de la vida, que garantiza buenos resultados cuando el bien común está involucrado y los riesgos se corren para alcanzar auténticos crecimientos.
Saludos
Mario Rosenfeld

INDIO SOLARI dijo...

"la duda es la jactancia de los intelectuales"

A.R. sabes que eso lo dijo A.R.

Miryam fiappi dijo...

Victor muy bueno lo suyo, me ha hecho reir.

Anónimo dijo...

lo lei, realemente excelente...
es increible como realmente llego a mis manos en un momento indicadisimo.


:D

Anónimo dijo...

Rl, Osho se referia a un miedo espiritual, a un miedo controlado por la mente, no a exemplos capitalistas. Si controlas tu miedo controlaras tu mente y conseguiras saber que camino elegir. No se si me explico bien...

Related Posts with Thumbnails