jueves, noviembre 13, 2008

La filosofía de la gravedad


Todo es muy importante y grave y hay que joderse mucho todo el tiempo. O bien: todo es tremendo y peligroso, la realidad es amenazante y está llena de trampas y falsedades. Esas son las premisas de una visión del mundo muy común, que pasa por ser la encarnación de la verdad y la sensatez pero es pura mierda: temor, impotencia, incapacidad, victimización, falta de empuje, ausencia de ganas de vivir, ignorancia respecto del grado de dificultad real que caracteriza a la realidad posible. La representación "grave" del mundo es un escudo anti vida que ciertos individuos adoptan como solución frente a los desafíos inevitables de la existencia. No es el resultado de una posición sabia, es el rechazo de los riesgos naturales de la existencia, la evaluación de todo para el lado de lo peor.

Desde esa posición se desprecia a todo el que puede algo, a todo contento, porque se siente que en la liviandad hay una traición a esa cosa espesa y resentida que domina el ánimo de los graves. El liviano, el que puede querer y confiar, es visto por el grave como un estúpido que niega el abismo al que estamos por caer todos en cualquier momento. El abismo no es tal, o bien es más posible volar, planear, vivir, de lo que la gravedad querría.

La dicotomía entre graves y livianos (entre gravedad y liviandad), la usa Nietzsche en muchos de sus textos, para diferenciar una actitud de importancia impostada, una ceremoniosidad erudita y falta de fluidez de la más valiosa existencia ligera, capaz de elegancia, baile y felicidad. Es una pareja de imágenes o metáforas de gran aplicación, sumamente orientadoras para detectar sentidos fundamentales en las vivencias cotidianas. Permiten desestimar imposturas y apreciar actitudes más auténticas y directas.

Hay personas que sólo contactan entre sí a partir del cultivo de la gravedad, personas a las que uno no puede llamar por teléfono si no tiene algo feo que contar. Pero si lo tiene… ¡qué sentimiento de comunión se genera! Prefiero otros modos, más valiosos, livianos, divertidos y creadores.

4 comentarios:

Max dijo...

Alejandro, no todo el mundo es grave y por ello inactivo. Mi familia siempre fue sumamente seria y consecuente con sus principios, pero despues de la muerte de uno de sus integrantes tambiens e volvió grave. Como te digo, no inutil, pero grave a un punto terrible, lo cual si uno sigue haciendo cosas y todas son "sumamente importantes" y todo lo que puede ocurrir inesperadamente es malo, es terriblemente estresante. Es como que no hay espacio hacia arriba, flotas o te ahogas, es solo sobrevivir. No estas bien como estas y con espacio para mejorar, sino más bien sos perfecto o estas en falta.
Algo de eso viene del catolicismo para mí, y es bastante tradicional en nuestra cultura. Pero vivir agarrandote los huevos esperando la proxima tragedia es desgastante. Lo se porque así vivo, es una cosa muy arraigada. El premio por ser así es que el que espera lo peor nunca es sorprendido por la tragedia (yo te dije!). Pero tampoco tiene energías para vivir feliz.

ezequiel dijo...

Alejandro, en mi caso particular tengo 20 anos y en quien veo esta vision sobre la vida es en mi abuelo. Todo es trabajo, lucha, no te podes tomar vacaciones, en cualquier momento todo tu mundo puede explotar y termina transmitiendo una vision estresante, paralizante y desgastante. Hermoso tu analisis

Anónimo dijo...

Tu escritura y pensamiento los siento abiertos, ágiles y escultóricos. Y por ello aunque exagerado muchas veces, siempre fascinante.

Dexter dijo...

La falta de alegría es la clave de todo este asunto. A los únicos que veo alegres últimamente, es a los pendex, donde nada de lo que se dice, puede ser dicho sin una risotada, o nada de lo que se escucha, no contener una expresion lista para lanzarse a la risa ante la primera oportunidad. Si andan en grandes grupos, inevitablemente el entorno será ruidosamente risible. No importa el porque. Basta con que se junten y la tentación los toma prisioneros.
Se puede decir que son así porque son pendejos."Disfruta ahora que sos joven pibe". Se les dice. Es una admonición al terrible futuro sombrío de la adultez?.
¿Que seria ser adulto y vivir con alegría?. Lo vi en Brasil, en una playa alucinante de Maceio, donde un mulato tocaba zamba y los brazukas, cashasa en mano, bailaban al son de una simple guitarra.
El contingente de argentos, solo miraba con sonrisa complaciente, como si fueran turistas suecos asistiendo a un rito de la pachamama. También tenian cashasa en sus vasos, pero no alcanzaba para lanzarlos a la danza.
En cierto sentido, los brazukas parecían primitivos. Simplones medios en pedo. A mi me pareció que manifestaban su alegría de estar en un lugar hermoso, gozando la embriaguez y dándole pelota a ese mandato de movimiento con que la alegría siempre acaricia el cuerpo. Nunca me fue tan evidente la ignorancia para la alegría que yo también tenía. La alegría es movimiento de alguna clase. En cambio la gravedad es catatónica, quizás, porque en vez de ser una falencia cultural, sea lamentablemente, una señal de alguna clase de depresión.
Carajo, lleve esto al tema de ser Argentino...Me disculpo.Pero...no somos acaso los creadores del tango?.

Related Posts with Thumbnails