jueves, junio 17, 2010

Peronistas racionales


Me preguntan en Formspring:

Los peronistas, ¿son seres racionales?

Como todo ser humano: lo son a medias. Podemos oponernos a ellos políticamente, o a alguno de ellos, sobre todo, pero no son de otro planeta. Todos tenemos un peronista adentro.

¿Querés preguntarme algo?

12 comentarios:

Joy dijo...

"Todos llevamos un peronista adentro".

Vive en la misma casa que el enano fascista?

Yo, sin ser antiperonista, no puedo ser peronista. No me reconozco en el peronismo. No es una cuestión clasista, simplemente existen puntos insoportables del peronismo. Cosas jodidas, muertos, nazis, dictadores, mentiras, asesinatos, robos.

Me chupa un huevo que se generalicen estas cuestiones, que se tomen como naturales o inevitables. La idea de la educación es que todos podamos elegir qué saco ponernos, y patear los destinos a la mierda. El peronismo, sin embargo, sigue sirviéndose de doctrinas.

Pato dijo...

Noooooooooooooo! Me niego a llevar un peronista adentro, y por eso mismo seguramente lo lleve...

Gustavo dijo...

Me encantó la frase "todos tenemos un peronista adentro"...........¿cuál sería tu parte peronista?. Saludos y gracais por el espacio.

Ricardo Fasseri dijo...

Che Ale, te estás haciendo a la idea? jaja

Proto dijo...

Once upon a time hubo una simbiosis del virus peronista en nuestro código genético (política). Uno no eligió a la familia, uno elige por dónde transitar, pero aunque cambies de tribu, te recordaras en tus orígenes.

paparulo.blog.com dijo...

El peronismo hace de su costado irracional su modo de subsistencia, se apoya en su mistica, en esa idea de movimiento que puede abarcar y contener todo, en sus frases, sus canciones y esa exaservacion del costado irracional es lo que les permite no definirse nunca en forma programatica.

Paul Maril dijo...

La pregunta está formulada con toda mala leche. No deberían aceptarse los términos de preguntas como esa, más allá de lo ingenioso de tu respuesta.
El dibujante Miguel Rep editó una especie de biografía no autorizada de la Argentina titulada "200 años de peronismo", zancadilla tan molesta como simbólica.

Lisandro dijo...

me parece que hay dos instancias del peronismo, la racional y la irracional, que de alguna manera ayudan a explicarlo con bastante claridad.

la vertiente racional es la de la doctrina tradicional de Perón, la del corporativismo fascistoide, la que estima superfluos los partidos políticos, la del autoritarismo bonachón de la idea de "movimiento".

esa parte autoritariamente bonachona quizá sea una que todos corremos el riesgos de llevar adentro. una que puede promover el silogismo deformado de postular que "si yo, que pienso de tal manera, quiero lo mejor para todos, quien no piensa como yo no puede querer el bien de todos". de ahí nace en el peronismo la idea de que el adversario, el que no piensa como uno, es enemigo.

pero si ahí se acabara la cosa, el peronismo no hubiera sido más que una de las tantas encarnaciones del populismo nacionalista-corporativista que hubo en gran parte del mundo en la primera mitad del siglo pasado.

una quizá desafortunada combinación del costado irracional, de la "mística", la marchita, la adhesión automática al escudito, conjugado con su formidable potencia electoral, ha contribuido a crear este maremágnum tan (engañosamente) complejo que ha sido el desarrollo histórico del peronismo.

me parece que es un esfuerzo mal orientado e inútil intentar definir al peronismo en función de todas las variantes que hemos conocido a lo largo del tiempo. sería como si todos se aprovecharan del enorme éxito de la coca-cola y sacaran a la venta jugo de pomelo, agua mineral, agua de la canilla, agua del inodoro, qué se yo, pero con la etiqueta de la coca-cola. uno podría encarar una definición de la coca-cola que contenga todas esas posibilidades, pero sería totalmente falsa e inútil. la coca-cola es una sola y el resto, una combinación de unos pocos vivos (los Montoneros, Cámpora, Menem, De Narváez, pongan al vivillo aprovechador de turno que más les guste) que se dieron cuenta de que hay muchos idiotas capaces de comprar cualquier cosa con tal que tenga la etiqueta de la coca-cola.

no incluyo en esa mezcla al gobierno peronista actual, que resultó ser bastante ortodoxo.

Saludos!

Dexter dijo...

El peronismo es malo, pero hay que reconocer que Perón fue un político de aquellos.
No importa el contexto en el que se desenvolvió. Importa la forma en que lo hizo. Todo ese tramado de símbolos y consignas unidas a una gran transformación económica, fue una combinación poderosa.
Perón exploto al máximo la tecnología de comunicación de su epoca. La comunicación de masas es la emisión desde un enorme centro que trasmite mensajes. Notese la gran predisposición a las cosas enormes. Todo se hacia a gran escala, el poder necesitaba un escenario faraonico desde donde emitir.
Hoy no somos una sociedad de masas. Somos una sociedad de individuos. La tecnología de nuestra época nos lleva a la interacción personal con juguetes sofisticados. El mensaje lo emite una pantalla de dimensiones cada vez mas reducida pero con un inmenso poder interior.
Nos expresamos a través del celu que tenemos, la noteboock que podemos transportar a la mesa de un café y la sabiduría de tecnologías que podemos utilizar para concretar objetivos.
No es un ámbito favorable para el mensaje peronista. Sus enormes centros de emisión, se están convirtiendo lentamente en inmuebles que se pueden dividir en centros de oficinas.
Lo grande fue, ha llegado la hora de la nanosociedad.

Anónimo dijo...

noooo!!!! Alejandro, hablarás por vos, pero yo no llevo nada de peronista adentro...

Atte

tibu

Victor dijo...

Desgraciadamente es verdad.

Anónimo dijo...

Les falta leer muchos libros para tratar de entender algo tan complejo como lo es el peronismo.
Para el que habló de "nanosociedad" (?) hay que explicarle que hay un porcentaje de sociedad tan sumergido que no sabe ni lo que es el wi-fi. Pero como la mayoría de los que leen esto son "gente como uno", no es algo que les preocupe.

Related Posts with Thumbnails