sábado, julio 03, 2010

Es lo mismo la pasión que el amor?

Me preguntan en Formspring:

Es lo mismo la pasión que el amor?

Me parece que no. La pasión es una compulsión, que puede ser (suele) destructiva. Ese vértigo de un querer imposible de contener que te lleva hacia cosas extremas es parte de su espíriu. El amor es una fuerza más benigna, un impulso más feliz y constructivo, tiene que ver con el desarrollo, el crecimiento, el encuentro.

La pasión me suena más a cosa de fantasmas encarnados que a personas encontrándose.

¿Querés preguntarme algo?

6 comentarios:

Ricardo Fasseri dijo...

Si Rochi, totalmente de acuerdo! más aún, creo que la pasión corresponde a una etapa de la relación, un amor juvenil ó el que vive gozando de la falta. Lo cual no implica que el amor constructivo no sea muy estimulante y disfrutable. Abrazo.

Santiago Javier dijo...

Una película que muestra muy bien lo destructiva que puede llegar a ser la pasión, es " perversa luna de hiel" de Roman Polianski.

En esta lo que parecía el comienzo de un hermosa historia de amor, termina en un desastre, cuando la pasión se vuelve demasiado extrema.

Santiago dijo...

“La pasión me suena más a cosa de fantasmas encarnados que a personas encontrándose.”
Esa frase está buenísima. Expresarlo mejor creo que no es posible. La pasión como un imperativo absoluto tiene que ver con la muerte, no con la vida. Y la gran falacia es confundir “pasión” con “vida”. En un post del blog hace poco un señor dijo bien que los seres vivos que mueren son los sexuados. El amor tiene que transformar “la pasión” en otra cosa. Si no lo logra, fracasa nuestra libertad.
la pasión es malísima para el hombre cuando este la confunde con el amor, o con un imperativo absoluto al cual hay que responder. Interpretada así, la pasión quita toda libertad y lo llena a uno de “bichos”. Porque esta bueno dejar de ser libre a veces y entregarnos al delirio, pero el problema es que ese comportamiento, al ser “facilista” (ser libre de verdad, elegir de verdad, es muy difícil), tiene la mala costumbre de enviciarse dentro de uno, y dispararse hacía todas las cosas.
El ejemplo de lo mala que es la pasión como un imperativo absoluto lo tenemos a mano: argentina 0-Alemania 4. Con ese ejemplo la falacia pasional se derrumba fácil. Argentina “jugo con pasión”, cada jugador que agarraba la pelota encaraba pretendiendo pasarse a dos, pero el tercero se la robaba o, aunque lo pasase, no servia de nada pues disparábamos sin fuerza, no marcamos ningún gol. ¿Cuantos jugadores alemanes vimos gambetear e ir pa’ adelante “con pasión” -como lo entendemos los argentinos-? El alemán no tiene necesidad de demostrar su pasión: ni bien agarra la pelota, antes de “querer brillar” dedicándose a gambetear y dejar que todos sus compañeros sean marcados, mira si alguien está mejor que el y, si es así, pasa la pelota. El argentino pocas veces mira, la pasión lo enceguece y muchas veces usa a sus mismos compañeros solo de espejo para amagar y seguir gambeteando… para que? si después no hacemos un gol y nos hacen 4 goles tipos que no se gambetean ni una piedra… Eso si: gambeteamos y mostramos “la pasión”… pero los alemanes siguen con “vida” en el mundial… es un problema conceptual que tenemos los argentinos, “pasión” y “vida” no es lo mismo: en el potrero jugando con amigos siempre se valora más, o “juega mejor” quien gambetea, y no quien no pierde la pelota. Para un alemán no pasar la pelota a quien esta mejor y dedicarse a gambetear para brillar más es un pecado, esa persona es alguien “tonto” porque desperdicia ocasiones valiosas. En argentina eso todavía no se ve. Parece que nos falta aprender varias lecciones. A nivel de selección nacional nos pasan el trapo, es hora que lo reconozcamos y aprendamos a usar mejor “la pasión” y no la usemos mas como recurso idiotizador y populista.

Jose dijo...

Por eso la pasion es mucho mejor

clau dijo...

pero la pasión no tiene que ver con el deseo y el amor también? pregunto por que yo cuando estoy pasional no me siento un fanstasma encarnado, siempre concuerdo con tu vision de las cosas, será que esto no lo entiendí?

Laura dijo...

Estoy más de acuerdo con la visión de Clau. Lo que pasa es que hay una diferencia. Si además de sentir pasión y deseo tenés la dicha de amar al otro, se transforma en una experiencia total, mágica, religiosa.

Related Posts with Thumbnails