jueves, julio 15, 2010

Matrimonio Gay


Es un placer que la ley haya acallado al retrogradismo fanático de la Iglesia. Vamos hacia una moral más evolucionada que la moral dañina e hipócrita del catolicismo. Ya estamos en ella.

Esto no mejora la imagen de los K, que siguen siendo una mezcla intolerable de ineficiencia, falsa ideología y corrupción. Era gracioso ver a políticos que por su estilo personal deben ser unos mataputos en su visión del mundo, hacerse los evolucionados defensores de los derechos gay. No importa, salió la ley, retrocede la patología tanática de la Iglesia, bienvenido sea.

Ahora sé que cuando me descubra homosexual voy a poder contraer unas bonitas nupcias...

17 comentarios:

Pablo dijo...

Alejandro: Esta ley no hubiera salido en otro escenario político. No se puede obviar el apoyo público de la presidenta, ni el veto a la unión civil, ni que se haya llevado a dos senadores (k) que votaban en contra. Y me parece demasiado mezquino quedarse solo con los K que votaron en bloque. Fueron mucho más retrógrados tozudos y tropes todos los discursos en contra del matrimonio.

Saludos
Pablo

RADIO dijo...

Lindas palabras, Ale. en Ego Non Fui trabajamos desde diversos angulos el tema y tu libro "Hijos sin Dios" fue de gran ayuda!!!!
besos y vasos...
Mauro Mateos - Esquel
www.egononfui.com.ar

Valentin Ibarra - (acertijo) dijo...

Es un comentario de destrucción masiva. Bienvenido sea.
Saludos.

delivery post-crucifixión dijo...

Bueno, ya sabés que soy cristiano (y católico) y estuve de acuerdo con que se le diesen los derechos a los gays desde que Macri puso en marcha este proyecto.
A lo que voy es que NO todos los católicos están en contra de la misma. Por supuesto, parece ser una gran mayoría, pero no es la totalidad. Por otro lado, también hay gente que no posee ninguna creencia y no está de acuerdo en apoyar esta ley.

Decir que los creyentes están en contra y los ateos no, es hacerle el juego a este gobierno al que le gusta mucho la confrontación por la confrontación misma.

A los católicos que fueron a la marcha "anti-gay" y llevaron a sus pequeños hijos (esto lo puse el otro día en Facebook) les diría que hay cosas más importantes sobre las que preocuparse. El cristianismo puede reducirse al amor a Dios y, por ende, al amor al prójimo. Con tanta miseria social y económica que hay en nuestro país yo estaría (de hecho, lo estoy) más preocupado por esto último. Y no tanto por la ley que apoya la unión homosexual que puede llegar a traer beneficios sociales positivos.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Ahora vamos por la derogación del matrimonio heterosexual! Cheers!
No hablo en joda.

Ester

Louis Cyphre dijo...

Al final D’Elía tiene razón, para millones de argentinos Kirchner podrá ser un malnacido, pero si es un malnacido que favorece sus intereses, está todo bien.

Pato dijo...

Sencillamente genial.

Ricardo Fasseri dijo...

Si, por fin empezamos a actualizar leyes. El tema es que en la Argentina la Constitución "sostiene" un culto religioso, y por eso nos costó hasta sancionar la ley de divorcio.
No coincido en relacionar todo con los K. Porque si lo hacemos, tb tendríamos que analizar como votaron los que se dicen liberales en diputados. Creo que si negamos esto nos perdemos de dar un debate a fondo y agudizamos "el malentendido" sobre lo que es ser realmente liberal... Abrazo.

-martin- dijo...

con la adopción sabían q se estaban mandando una gran cagada y el castigo natural será que carguen con eso toda su vida. ya está.

el resto era todo una gran sarasa pero miraron para otro lado sabiendo que "ese" tema "estaba ahí" y no les importó tuvieron MIEDO de afrontarlo...

no importa
malas noticias
hemos tomado nota

ramiro dijo...

La aceptacion e igualacion de derechos de minorias es algo que toma trabajo, no se hace de un plumazo. Es importante que se haga trabajo de grassroots, de abajo, para poder promover un real entendimiento entre la gente. Hoy por hoy hasta las mujeres no han adquirido igualdad en muchos campos, ni que hablar de los inmigrantes. Estos eventos legales/politicos son buenos, pero los cambios reales a nivel social son graduales. Esperemos que estos eventos den lugar a preocupaciones reales de los politicos a nivel educativo y social. Flaco favor le hace Tinelli a la mujer mostrandola como un objeto, por ejemplo, y mucho no se habla del tema.

Matías dijo...

Hace mucho que no venia por estos pagos. Soy el zurdito que solía discutir todo. Pero esta vez, por suerte, estoy de acuerdo con el 51 por ciento de la nota.
Me gusta que se avance en el sentido de los derechos civiles, que se ponga blanco sobre negro en temas sensibles como este.
Pero quiero decir un par de cosas más: tambén me gustó el papelón de la Iglesia retrógrada y nefasta, con Bergoglio a la cabeza. Tampoco esperaba otra cosa de la Iglesia.
Y tampoco creo que esto mejore la imagen de los Kirchner, de hecho es un tema que divide mucho a la sociedad. Pero sí creo que hay que reconocerles que tomaron la iniciativa política de aprobar esta ley. Con Cobos, Duhalde u otros candidatos opositores, esto no hubiera sido posible.
Saludos

perogruyo dijo...

Creo que esta declaración de principios, después de 235 años sigue siendo brillante:

"Todos los seres humanos son nacidos iguales y gozan de los siguientes derechos, a la vida, a la libertad y a la búsqueda de su propia felicidad"

MAXIMOON dijo...

Mirtha Legrand le pregunta a Roberto Piazza si un homosexual que adopta un chico no se sentiría tentado de violarlo (chan!). Y ahí va la iglesia con los tapones de punta a defender la constitución de la familia. ¿Es para tanto? Los homosexuales ya viven juntos, ¿Qué tiene de malo que quieran estar bajo el cobijo de la ley? Lo de la iglesia ya es otra cosa. Desde mi ateísmo sólo puedo predecir que dentro de 200 años no será mas que una institución fetiche y pintorezca. Por un lado comprendo que estén en contra porque la Biblia y la supuesta palabra de Dios comulga lo mismo desde hace miles de años. Y es así. Provienen de una época antigua que ya casi nada tiene que ver con estos tiempos. La biblia dice que el sexo es sólo para la procreación y que la homosexualidad es una enfermedad. A veces me imagino a los curas en el Vaticano tocándole el timbre a Dios para ver qué dice. Es más ¿Dónde está ese señor? ¿Existe o es sólo un instrumento para gobernar mediante el miedo? Es un poco como aquella metafóra de Bukowski: el capitan salió a almorzar y los marineros tomaron el barco. Pero el capitán no volvió nunca, o quizá nunca existió, quién sabe. ¿Cómo hace la iglesia para ponerse a favor del matrimonio gay? ¿Cómo lo justifica? Es imposible. Yo los entiendo pero me parece que en este tipo de cosas tendrían que hacerse a un lado. No son cuestiones religiosas, son cuestiones sociales. La sociedad moderna no precisa de Dios para existir, pero sí de la obra caritativa de la Iglesia. Creo que esta especie de cruzada absurda no es más que un intento de recuperar cierto poder perdido.

En cuanto a la adopción tengo mis reservas. Me cuesta imaginar a un chico adoptado por dos hombres sin tener consecuencias sociales con sus compañeros de colegio. Los chicos son crueles con esas cosas. Va a haber que crecer mucho culturalmente. Y eso lleva mucho tiempo. Pero en medio de este tema no hay que olvidarse de las miles de parejas heterosexuales que iniciaron trámites de adopción y están en veremos, matando esa ansiedad alquilando vientres en el litoral para ser estafados por madres que después se arrepienten o venden a su hijo a un mejor postor. Creo que este tema debería tener más prioridad. Primero arreglemos esto, después vemos lo otro. Primero lo natural.

MAXIMOON dijo...

Desfilan con su bufanda roja los defensores de la causa y con atuendos naranja los que están en contra. Mirtha Legrand le pregunta a Roberto Piazza si un homosexual que adopta un chico no se sentiría tentado de violarlo (chan!). Y ahí va la iglesia con los tapones de punta a defender la constitución de la familia. ¿Es para tanto? Los homosexuales ya viven juntos, ¿Qué tiene de malo que quieran estar bajo el cobijo de la ley? Lo de la iglesia ya es otra cosa. Desde mi ateísmo sólo puedo predecir que dentro de 200 años no será mas que una institución fetiche y pintorezca. Por un lado comprendo que estén en contra porque la Biblia y la supuesta palabra de Dios comulga lo mismo desde hace miles de años. Y es así. Provienen de una época antigua que ya casi nada tiene que ver con estos tiempos. La biblia dice que el sexo es sólo para la procreación y que la homosexualidad es una enfermedad. A veces me imagino a los curas en el Vaticano tocándole el timbre a Dios para ver qué dice. Es más ¿Dónde está ese señor? ¿Existe o es sólo un instrumento para gobernar mediante el miedo? Es un poco como aquella metafóra de Bukowski: el capitan salió a almorzar y los marineros tomaron el barco. Pero el capitán no volvió nunca, o quizá nunca existió, quién sabe. ¿Cómo hace la iglesia para ponerse a favor del matrimonio gay? ¿Cómo lo justifica? Es imposible. Yo los entiendo pero me parece que en este tipo de cosas tendrían que hacerse a un lado. No son cuestiones religiosas, son cuestiones sociales. La sociedad moderna no precisa de Dios para existir, pero sí de la obra caritativa de la Iglesia. Creo que esta especie de cruzada absurda no es más que un intento de recuperar cierto poder perdido.

En cuanto a la adopción tengo mis reservas. Me cuesta imaginar a un chico adoptado por dos hombres sin tener consecuencias sociales con sus compañeros de colegio. Los chicos son crueles con esas cosas. Va a haber que crecer mucho culturalmente. Y eso lleva mucho tiempo. Pero en medio de este tema no hay que olvidarse de las miles de parejas heterosexuales que iniciaron trámites de adopción y están en veremos, matando esa ansiedad alquilando vientres en el litoral para ser estafados por madres que después se arrepienten o venden a su hijo a un mejor postor. Creo que este tema debería tener más prioridad. Primero arreglemos esto, después vemos lo otro. Primero lo natural.

MAXIMOON dijo...

Los homosexuales ya viven juntos, ¿Qué tiene de malo que quieran estar bajo el cobijo de la ley? Lo de la iglesia ya es otra cosa. Desde mi ateísmo sólo puedo predecir que dentro de 200 años no será mas que una institución fetiche y pintorezca. Por un lado comprendo que estén en contra porque la Biblia y la supuesta palabra de Dios comulga lo mismo desde hace miles de años. Y es así. Provienen de una época antigua que ya casi nada tiene que ver con estos tiempos. La biblia dice que el sexo es sólo para la procreación y que la homosexualidad es una enfermedad. A veces me imagino a los curas en el Vaticano tocándole el timbre a Dios para ver qué dice. Es más ¿Dónde está ese señor? ¿Existe o es sólo un instrumento para gobernar mediante el miedo? ¿Cómo hace la iglesia para ponerse a favor del matrimonio gay? ¿Cómo lo justifica? Es imposible. Yo los entiendo pero me parece que en este tipo de cosas tendrían que hacerse a un lado. No son cuestiones religiosas, son cuestiones sociales. La sociedad moderna no precisa de Dios para existir, pero sí de la obra caritativa de la Iglesia. Creo que esta especie de cruzada absurda no es más que un intento de recuperar cierto poder perdido. En cuanto a la adopción tengo mis reservas. Me cuesta imaginar a un chico adoptado por dos hombres sin tener consecuencias sociales con sus compañeros de colegio. Los chicos son crueles con esas cosas. Va a haber que crecer mucho culturalmente. Y eso lleva mucho tiempo. Pero en medio de este tema no hay que olvidarse de las miles de parejas heterosexuales que iniciaron trámites de adopción y están en veremos, matando esa ansiedad alquilando vientres en el litoral para ser estafados por madres que después se arrepienten o venden a su hijo a un mejor postor. Creo que este tema debería tener más prioridad. Primero arreglemos esto, después vemos lo otro. Primero lo natural.

Anónimo dijo...

Hola, buenas este tema si que que tuvo revuelo, y mucho, siempre estuve a favor de respetar los derechos civiles de todos, igualdad para todos, se nota que a la gente mas joven nos resulta mas natural y a la gente mayor menos.
Creo que hay diferentes estadios, la gran mayoría estamos a favor de que se permita el casamiento que se respeten los derechos adquiridos por el mismo y todos los beneficios y que sea reconocido como una pareja legal tal cual una heterosexual.
Estaba convencido pero empecé a dudar con algunas cosas, primero cuando vi los paises en donde esta ley esta vigente desde hace años tal es el caso de Holanda, Canada, por ejemplo, paises con idiosincrasias sociales completamente diferentes a las nuestras. Mi hermano de 13 años en un comentario que me dejo helado dijo "en la escuela lo van a cagar a piñas" haciendo alusíón, a un futuro hijo adoptado por una pareja gay. Obvio que la violencia es detestable, pero mi pregunta es, sabiendo que vivimos en una sociedad tan reaccionaria, y con tantos problemas de adaptación social, estamos preparamos para semejante transformación? mis dudas vienen solo al tema de la adopción unicamente, todos piensan en los derechos de los homosexuales, alguien penso en como sería la vida de un niño adoptado hoy por una pareja gay? quien crea que seria normal es un ingenuo total. A lo que voy es creo que hoy 2010 y en Argentina (no nos olvidemos que estamos en el tercer mundo) esta sociedad no esta preparada, y menos como se planteo todo como una verdadera guerra, creo que en las transformaciones sociales no en las imposiciones y por mas que nos cuente entender vivimos en una sociedad retrógrada que aun no acepta como los holandeses a los homosexuales, hay un largo camino de transicíón por recorrer por eso pienso que el matrimonio sin adopción hubiera sido un primer paso, esto es ir al choque, y los que mas van a resultar victimas serán esos niños. Creo que esta ley entera así como se voto es como el tren bala, primeros tenemos que tener trenes...

Dexter dijo...

También celebro el avance civil que esta ley representa. Es notable la desesperación que se vislumbra en la iglesia. Esta vuelta apeló a lo mas triste y sórdido para ganar la pulseada. Me llevo la impresión de que realmente lo único que le importa a esta religion, es no perder su porción de poder como productores de comportamiento.
Su asociación con la iglesia evangélica, pone de manifiesto que ya no están tan seguros de su autonomía y que ha llegado la hora de aliarse. Pienso que podría irles mejor si abrieran su dogma a las realidades del mundo contemporáneo.
Evidentemente la Iglesia Católica esta necesitando una fuerte dosis de reingeniera marketinera.
Triste es notar cuanta gente se presta a la violencia ideologica. Señal de que la libertad individual, es por el momento una expresión de deseo ante que una realidad.

Related Posts with Thumbnails