sábado, noviembre 01, 2008

Teoría del espíritu (fragmento)


¿Soy yo el que escribe? ¿De dónde vienen las palabras? ¿Adónde van? Escribimos. Comemos. Salimos a pasear. Dormimos. El plural marca la mezcla de muchos que cada uno es. Yo pongo las palabras en el papel, pero no soy el dueño de su sentido, ni decido su orden y sus consecuencias.

Ahora sé para qué pongo música, para llamar a los espíritus. Esa multiplicidad que somos es multiplicidad de espíritus. A través de su manifestación aparece lo que llamamos espiritualidad. Ser espiritual es dejar que esas fuerzas, esas voces sin dueño, se manifiesten en uno. Disolverse en partes, juntarse a veces y parecer sólo uno.

Pero también puede pensarse que los espíritus son facetas, cualidades impersonales del mundo. Reflejos en un ojo dorado. Son lo sutil, lo que se aprehende con esa sensualidad espiritual que corona la sensualidad de la carne, la sensualidad del sentido.

No hay ningún misterio en esta totalidad de misterios. La sutileza de esas existencias múltiples sólo aparece para quien las vea. No rondan al desprevenido, no lo amenazan, sólo se muestran a quien sea sensible a ellas.
El no espiritual no llega a ver los sentidos más interesantes de la realidad, queda apresado en una irrealidad objetiva, condenado a ser víctima de la falta de interés de una realidad que no puede traspasar, superar, llegar efectivamente a desentrañar.

¿Son fuerzas, son cualidades, son imágenes, son sentidos? Son todo eso, son ecos perdidos, itinerantes, del sentido que no pudo resumirse en ninguna concreción objetiva.

Cada uno agarra sus espíritus por la vía por la que éstos suelen manifestársele. Allí hay una determinación, que como toda determinación, no depende de la voluntad.

El espíritu es la escenificación del mundo en personajes diversos de la realidad. Fuerzas que no pertenecen a nadie, pero que son fuerzas propias proyectadas. Esa propiedad, sin embargo, no es la de un dueño. Las cosas propias son nuestras pero no son de nadie. Son las cosas sin dueño en las que estamos involucrados.



Link: "Conciencia rockera" en mi site, Bienvenidos a mí

3 comentarios:

Luciano Menardo dijo...

"Queda apresado en una irrealidad objetiva": buenísima frase.

Dexter dijo...

Recuerdo una fragmento de un párrafo escrito por Milan Kundera, donde describía, el movimiento de una mujer madura, realizado con la gracia de una chica joven y hermosa. La síntesis a la que arribaba, era que el movimiento como tal, no era propiedad de ningún cuerpo, sino tan solo movimientos que toman a los cuerpos y juega con ellos.
Entiendo que vos decís algo parecido, pero en vez de movimientos, te referís a manifestaciones del ser, como si los mismos respondieran a fuerzas que los influencian.(nada esotérico y sobrenatural, que quede claro)
No habría una motivación 100% nuestra, sino un mix surgido de alguna parte, a lo que lo humano responde. Como si ser fuera al igual que un instrumento musical, un ente con una banda de frecuencias concretas, capaz de emitir distintas melodías al ritmo de la existencia.
Parece ser una teoría surgida de la poesía, y por ello, muy adecuada para percibir el fenómeno.
Es una explicación muy volada, pero que cumple la misión de presentar un perfil de la realidad.
Creo que tiene que ver con que no somos un bloque monolítico de personalidad concreta, sino sumas de ella. Tiene mucho sentido, el cuerpo, cambia permanentemente.
Muy bello escrito. Da para jugar con las posibilidades un largo rato.

Anónimo dijo...

Somos el reflejo de un ojo dorado, espejismos, lineas de fuerza que atraviesan cortinas de sangre

Related Posts with Thumbnails