jueves, mayo 29, 2008

Qué quiere decir ser ateo


Qué quiere decir ser ateo es un artículo que publiqué en Newsweek argentina hace un año o algo más. Aquí, leído frente a cámara.

Link: Qué quiere decir ser ateo

29 comentarios:

Walter L. Doti dijo...

Ya te la he ponderado en un e-mail hace un tiempo, pero no estará de más reafirmar mi aplauso para tu definición.
Ahora bien, si el ateo no se define en relación al creyente, debería cambiarse el nombre a quienes así piensan. ¿Qué neologismo se te ocurre?
Por otra parte, algo no me queda claro: ¿Un ateo sería aquel que no necesita sentidos metafísicos para vivir (pues se impone los suyos propios y materiales), o bien aquel que soporta vivir sin necesidad de sentidos de ninguna clase?

Ni a imagen ni a semejanza dijo...

Es buena la definicion.
Personalmente, agregaria la comodidad del creyente, en tanto que no puede afrontar la vida creandose el sentido a si mismo. El creyente es un ser pasivo, que recibe significados sin pensarlos ni cuestionarlos. El creyente es construido por otros y no se construye a si mismo. Su subjetividad no le pertenece, es pensado y no se piensa.

Anónimo dijo...

excelente, sobre todo la falta de tolerancia del creyente, a nivel pais tambien me parece que aveces no hay tolerancia, el año pasado cuando se discutia el tema del aborto, Gines Garcia habia dicho una verdad, creo que la ultima porque despues Kristina transó con la iglesia y lo silenció, habia dicho que un ciudadano argentino si no era catolico no tenia porque someterse a las "leyes" del catolicismo.
Angel

capitanfla dijo...

GRACIAS.

No tengo otra palabra para definir semejante obra.

Me provoca muchas cosas.

Me tienta el ateísmo. Pero no puedo.
Es difícil luchar contra mi "programación". Si decido estar a favor de tomar a pies juntillas el sistema de creencias religioso en el cual me crié, me hace daño.
Si decido estar en contra, también me hace daño.

Ahora estoy en una tranquila neutralidad.

Por supuesto que reconozco que los valores provienen del ser y de los sentidos, jamás cometería tal acto de soberbia de negarlos y decir que sólo provienen de la religión.

Me tienta el ateísmo.
Pero no me sale ser ateo.
Tal vez me falten pelotas.

Pero, si de sentidos se trata, no puedo dejar de sentir que la casualidad no existe, sino que la causalidad es la que arma el rompecabezas de nuestra vida diaria.

Y también siento que hay algo más allá, incomprensible quizás, algo superior, que tal vez no sé si sea una entidad, o muchas, o el Universo mismo como un ser viviente, pero siento realmente que hay algo.

Imposible de acotar por nuestro sistema de creencias religiosas, que suele hacer agua por todos lados.


Dejo este comentario con el mayor de los respetos. No es mi intención incomodarte.

Y te pido un favor personal.
Si podés dejar un comentario en este artículo de mi blog que no es una maravilla, ni es la gran cosa, pero me interesa mucho tu opinión.


Mis saludos y mis respetos.

Flavio.
Un oyente de "Llegó Saturno".

AnaRKistaS aL PodER dijo...

Buenas. . .

Coincido en la mayoría de las ideas.

Me parece que el ateísmo sufre cierto tipo de prejuicios, aunque no me preocupan realmente, ya que no los veo mayores a los que sufren, por ejemplo, los homosexuales, o los punks (o como se diga), u otras tantas minorías.

En realidad, me preocupa bastante vivir en una sociedad prejuiciosa, pero con respecto a mi ateísmo, no me representa un problema personal.

Por otro lado, yo SI creo. La discución en ese punto me parece que pasa por una cuestión de definición de la palabra "creer".

Por ejemplo, las cosas en las que un católico cree contar con la ayuda de Dios, yo creo ser capaz de hacerlas por mi cuenta, o con ayuda de mi familia, amigos, etc.

No me parece necesaria la existencia de algo más allá del mundo en el cual nos movemos para alcanzar la felicidad, porque, como decís en el artículo, con lo que aquí tenemos basta y sobra. Es solo cuestión de decidirse a tomarlo, y de saber que hacer con ello.

De todos modos, me parece perfecto que quien siente que "creer" o practicar una religión le hace bien lo haga. No me parece para nada malo el hecho de que las religiones existan para quienes creen necesitarlas.


sin más

SaludoS. . .

Matías dijo...

En principio aclaro: soy creyente. No de los que va a la Iglesia todos los domingos ni mucho menos; en realidad, la religión ocupa un lugar ínfimo en mi vida.
Pero tengo una certeza, no somos los hombres los que hacemos crecer a los árboles.
No sé si la historia es la que conocemos, pero si creo en Dios. Y no creo que sea una situación de comodidad, es que realmente me hago preguntas que todavía ningún ser vivo me pudo responder. Entonces, pienso, hay algo más allá de nosotros.

bronson dijo...

Hola!! cada tanto entro al blog!!

yo no soy religioso, tampoco soy ateo según tu explicación, y sí soy creyente en lo que entienda cada uno por Dios.

Creo que se trata de hacernos uno con la naturaleza, con nuestro mundo, con el universo. Sin adorar. Sentirlo y sentirnos parte de todo. No creo que haya que ponerse un blindaje intelectual, caer en el narcisismo. Somos como decía Carl Sagan, una mota de polvo con respecto a lo existente, no ignoremos lo que somos, por más buena que sea la vida, somos insignificantes en un contexto amplio, asi que unámonos al universo, sintámonos parte de él, que su fuerza nos aliente.

me gusta más tu definición actual, "basquetbolista de ideas"

Sergio dijo...

Matías: Adhiero a tu comentario. Soy católico y fui educado en un ambiente de tolerancia y respeto por las creencias ajenas. El problema no son ni los ateos ni los que creen en una u otra religión. Muchas veces veo que algunos fundamentalistas (ateos o religiosos) pretenden imponer sus creencias minimizando o menospreciando al otro. En este espacio tenés varios ejemplos: el que cree en Dios es un ser pasivo...no piensa ni cuestiona nada, no soy ateo porque no tengo pelotas...y frases por el estilo. Será que algunos quieren parecer más papistas que el Papa? Muchachos, crean en lo que quieran, pero no nos quieran convencer de que aquellos que practicamos una religión, sea cual fuera, somos seres mentalmente inferiores, y encima después hablan de intolerancia, al menos sean coherentes. Saludos

Sergio Vallejos

Anónimo dijo...

La definición es equivocada o deben buscar otra palabra. El "ateo" si se define refiriendose a Dios porque justamente eso es lo que significa esa palabra:
A: prefijo negativo
TEO: Dios

La definición de Alejandro es un absurdo.

Además la caricaturización del creyente o del teista de Alejandro y de varios comentaristas es muy burda: hay tantas formas de creer como creyentes... y muchos que se dicen ateos (como los marxistas) funcionan de ese modo "comodo" (adoptar sentidos construidos por otros en lugar de crearlos individualmente).

Carolina

Anónimo dijo...

Otra cosa: decís que los ateos no pasan por las casas tratando de convencernos para que nos convirtamos en ateos... Pero el ateismo no lo necesita porque se impone desde los medios de comunicacion donde se ridiculiza a los creyentes. Mirás la television, por ejemplo? El "clima" social ateo (contra la fe) se impone desde los medios donde yo nunca lei, por ejemplo, ninguna apreciacion negativa contra el ateismo pero si contra el cristianismo (permanentemente).

Saludos

Carolina

Anónimo dijo...

Carolina: ¿Cómo tener en cuenta las opiniones de gente que habla con seres imaginarios?
Pero fuera de broma, si lo que dice Alejandro es un absurdo y si su descripción del creyente o del teísta es caricaturizada o muy burda, ¿cuál sería la versión fidedigna, no simplificada, que Ud. defiende? ¿Es que el creyente se sabe alguien distinto, más profundo, más interesante que lo que lo que todos estamos de acuerdo en aceptar que es un hombre de fé?
La verdad no creo en modo alguno que la definición sea un absurdo. Podrá Ud. no estar de acuerdo, pero no por ello debe descalificarla. Mucho menos cuando se trata del fruto de una reflexión ordenada y sin fisuras, además de valiente y sincera.
¿Qué otra cosa sino el miedo a que algún ser extraño esté escuchando- miedo inculcado desde la más temprana infancia - puede hacer a alguien desatender a su razón y aceptar sin más que existiría una entidad inexplicable más allá de nuestra percepción sensoria? Alejandro dice algo tan obvio que, por obvio, uno no suele plantearse en voz alta. No dice ninguna tontería.
El creyente posterga hacia una entidad metafísica un problema que el ateo acepta no estar capacitado naturalmente para resolver. Esto es, disuelve rápidamente un problema agregando un paso final arbitrario. ¿Cuál es la causa de A? B. ¿Cuál es la causa de B? C. Y para no continuar hasta el infinito, se determina que la causa de C (Y de todas las anteriores) es Dios. "¡No vale preguntar por la causa de Dios! ¡Canté priii.!" No veo realmente cuál sería el mérito de ser creyente: en todo caso un anti-mérito.

Anónimo dijo...

con la recurrencia al tema del ateísmo en este blog parecen los adolescentes cuando fuman y desean desesperadamente que los vean fumar en ese acto de rebeldía tremendo...es tan díficil ser ateo? es tan glorioso? es tan necesario de ser reafirmado? no se puede ser ateo y listo?

Anónimo dijo...

Anónimo 11.44:

"¿cuál sería la versión fidedigna, no simplificada, que Ud. defiende?"

La "versión fidedigna" es la que acepta una multiplicidad de formas de creer (o formas de la fe). Si, por ejemplo, conocieran minimamente la historia del Cristianismo se darían cuenta de algo tan obvio. Incluso cualquier persona con un background elemental y sin tantos prejuicios necios se puede dar cuenta de que los estereotipos del creyente que sostienen vos o Rozitchner carecen de sustento empírico.

"¿Es que el creyente se sabe alguien distinto, más profundo, más interesante que lo que lo que todos estamos de acuerdo en aceptar que es un hombre de fé?"

Notas como estas justamente demuestran que algunos ateos -por el hecho de serlo- se creen arrogantemente por encima de esos "comodos" (perezosos mentales)que hablan con "seres imaginarios"

"La verdad no creo en modo alguno que la definición sea un absurdo."

La definición es tan absurda como una persona que se autodefina como "apolítica" y sostenga que esa definición no refiere a... la política!

"Mucho menos cuando se trata del fruto de una reflexión ordenada y sin fisuras, además de valiente y sincera."

Lo que falta es el sustento empírico/histórico (la realidad) y la capacidad de dejar de lado los prejuicios personales... Valentía!? Qué ridículo.

"¿Qué otra cosa sino el miedo a que algún ser extraño esté escuchando- miedo inculcado desde la más temprana infancia - puede hacer a alguien desatender a su razón y aceptar sin más que existiría una entidad inexplicable más allá de nuestra percepción sensoria?"

Atrasás algunos siglos. Se nota que tu conocimiento de la historia de las religiones es nulo. El tema de la relación Fe/Razón es uno de los más importantes de la Teología Cristiana de los últimos siglos (Podés empezar por Santo Tomás, un pensador decisivo para entender la historia de la Filosofía Occidental)

"El creyente posterga hacia una entidad metafísica un problema que el ateo acepta no estar capacitado naturalmente para resolver. Esto es, disuelve rápidamente un problema agregando un paso final arbitrario."

Cual creyente? El de tu imaginación?
El vitalismo "ateo" como el de Alejandro a mí me resulta tan ingenuo y supersticioso como los devotos del gauchito Gil.

Saludos

Carolina

Sergio dijo...

Carolina: Excelente comentario, nada màs que agregar....Saludos

PD: Gracias Alejandro por este valioso espacio de discusiòn e intercambio de opiniones

Anónimo dijo...

Carolina:

"¿cuál sería la versión fidedigna, no simplificada, que Ud. defiende?"

La "versión fidedigna" es la que acepta una multiplicidad de formas de creer (o formas de la fe). Si, por ejemplo, conocieran minimamente la historia del Cristianismo se darían cuenta de algo tan obvio. Incluso cualquier persona con un background elemental y sin tantos prejuicios necios se puede dar cuenta de que los estereotipos del creyente que sostienen vos o Rozitchner carecen de sustento empírico.


---> Insisto, no importa cuales sean los contenidos que adopte la creencia a lo largo de a historia. La forma básica es siempre la misma: suponer que existe algo de lo que no podemos dar cuenta empíricamente. Y en esta argumentación es sólo esto lo que interesa.

"¿Es que el creyente se sabe alguien distinto, más profundo, más interesante que lo que lo que todos estamos de acuerdo en aceptar que es un hombre de fé?"

Notas como estas justamente demuestran que algunos ateos -por el hecho de serlo- se creen arrogantemente por encima de esos "comodos" (perezosos mentales)que hablan con "seres imaginarios"

---> Aquí esgrimís un argumento falaz denominado "ataque al hombre". Es probable que uno afirme cosas desde su arrogancia, pero este juicio moral que vos hacés sobre mi persona (y que yo acepto) nada dice sobre el contenido de verdad de lo que se propone. Es decir, uno puede ser arrogante y sin embargo estar en lo cierto.
Ahondando en este particular, quisiera decir que - a diferencia de muchos ateos que dicen envidiar a los creyentes - yo no creo que tengan nada para envidiar. Y realmente no puedo dejar de sentirme superior intelectualmente, discúlpeseme la franqueza.

"La verdad no creo en modo alguno que la definición sea un absurdo."

La definición es tan absurda como una persona que se autodefina como "apolítica" y sostenga que esa definición no refiere a... la política!

---> Lamentablemente mi comentario salió como anónimo muy a mi pesar. Pero quien esto escribe es quien encabeza los comentarios a este post. En esta primera entrada le decía a Alejandro que estaría bien buscar un neologismo para dar cuenta de la definición más amplia que él propone para el ateísmo, observación que coincide con la tuya. Lo que no parecés notar es que esta es una mera cuestión nominal y que el alcance del concepto que desarrolla Don Rozitchner se amplía considerablemente en relación al tradicional. Esto es, la impropiedad de definir al ateo en relación al creyente no agota la definición que da Alejandro, por lo que lo que vos marcás no convierte a la definición en absurda, sino que tan sólo indica una inadecuación que justamente se trata de aclarar.

"Mucho menos cuando se trata del fruto de una reflexión ordenada y sin fisuras, además de valiente y sincera."

Lo que falta es el sustento empírico/histórico (la realidad) y la capacidad de dejar de lado los prejuicios personales... Valentía!? Qué ridículo.

---> La definición es valiente, de seguro. Y esto porque pareciera que las cuestiones de fe no pudieran ponerse en tela de juicio sin irritar a los creyentes. Es curioso, pues si alguien tiene firme una convicción no debería tener problemas en aceptar los embates que quisieran hacerle.
Por otra parte, se puede decir que un abordaje es filosófico cuando trabaja en el plano de lo a priori, de lo independiente de la experiencia; por lo que el reclamo del recurso a la experiencia no tendría pertinencia alguna. (compleméntese esta respuesta con lo dicho más arriba respecto a la innecesidad de conocer la historia del cristianismo para realizar esta definición).



"¿Qué otra cosa sino el miedo a que algún ser extraño esté escuchando- miedo inculcado desde la más temprana infancia - puede hacer a alguien desatender a su razón y aceptar sin más que existiría una entidad inexplicable más allá de nuestra percepción sensoria?"

Atrasás algunos siglos. Se nota que tu conocimiento de la historia de las religiones es nulo. El tema de la relación Fe/Razón es uno de los más importantes de la Teología Cristiana de los últimos siglos (Podés empezar por Santo Tomás, un pensador decisivo para entender la historia de la Filosofía Occidental)

----> No sólo he empezado con Santo Tomás. He terminado también con él. Lo que yo hago en este pasaje que vos citás dar una explicación psicológica (ahora sí burda) del por qué alguien aceptaría determinar su existencia por un acto de creencia infundada. Se me ocurría que por miedo, lo cual probablemente no esté muy alejado de la verdad. No sé entonces a qué viene esto de la relación entre fe y la razón. ¿Querés decir que alguien puede afirmar su fe a través de la razón? Claro que hay mucho escrito al respecto, pero desde la lógica las argumentaciones son risibles.


"El creyente posterga hacia una entidad metafísica un problema que el ateo acepta no estar capacitado naturalmente para resolver. Esto es, disuelve rápidamente un problema agregando un paso final arbitrario."

Cual creyente? El de tu imaginación?
El vitalismo "ateo" como el de Alejandro a mí me resulta tan ingenuo y supersticioso como los devotos del gauchito Gil.

---> En el comentario anterior apelabas a la relación entre fe y razón, según me pareció entender. Pero aquí negás que los creyentes resuelvan las cuestiones sobre la existencia de Dios de acuerdo al formato que yo menciono. ¿Es que, básicamente, existen argumentos a favor de la existencia de Dios que no respondan al modelo que yo allí presento simplificado?, ¿Cuáles serían? Los de Santo Tomás que tan simpáticamente me invitás a leer, al menos, no parecen escapar a esta fórmula.
Por último, ¿por qué la posición de Alejandro se puede decir "ingenua"? Y mucho más vehementemente pregunto, ¿por qué sería "supersticiosa"? La verdad necesitaría una respuesta que me quite el sabor a arbitrariedad enojada que me ha dejado tu apreciación.
Ya sé que dije "por último", pero no veo una diferencia de fondo en creer en el influjo de cualquier ser imaginario: tan agarrado de las patas es suponer que una virgen, un santo o un angelito existen y modifican nuestra experiencia, como creer que lo hace un gauchito macanudo.

Le mando un saludo afectuoso y pondero el esfuerzo que pone en defender una posición que Ud. en su fuero interior - no nos engañemos - sabe inverosímil y falsa.

Anónimo dijo...

que River Boca que se armo, me parece que el que quiera ser ateo y el que quiera ser religioso deben poder desarrollar sus cosas, no veo un problema con esto.
Creo que el problema pasa por el que quiere tener razon, y la verdad que ninguno y todos tiene razon, no hay un errado aca me parece a mi.

Sergio dijo...

El tema, al menos para los que nos reconocemos como creyentes, no es quien tiene razón o no, el problema son los fundamentalistas (ateos o creyentes) que por el hecho de practicar, o no, una religión, de tener, o no, Fe se creen superiores moral o intelectualmente que los que no comulgan con su pensamiento. El último comentario de walter I. doti te lo demuestra: no sólo se cree intelectualmente superior sino que considera a la religión como una simple superstición. También se las da de Psiquiatra o vidente, ya que interpreta el pensamiento de los demás...."Le mando un saludo afectuoso y pondero el esfuerzo que pone en defender una posición que Ud. en su fuero interior - no nos engañemos - sabe inverosímil y falsa". Lamentablemente, por fanatismos de este tipo, religiosos o laicos, el mundo se ha visto inmerso en innumerables y sangrientos conflictos.

titan dijo...

Comparto lo dicho por algunos.
Lo que molesta (al menos a mi) en este tema, son aquellos que quieren imponer sus creencias al resto, o que se piensan superiores por no "necesitar creencias".
Detesto ver a muchos ateos hablar de su pensamiento sobrando al creyente, pensando que es un idiota.
Detesto ver a los creyentes, decir que los ateos tienen ganado el infierno, que sólo ellos son dueños de la solidaridad, el amor, etc.
Cada uno debe creer en lo que siente. Punto. No existe LA VERDAD en este tema. Nadie va a tener razón. Sencillamente porque es una cuestión 100% personal.

Anónimo dijo...

A Sergio:

Yo creo que un fanatismo es una posición adoptada más allá de las razones y contra todas las razones. Un posicionamiento ciego. Y no creo que sea mi caso.
Me he tomado el trabajo de argumentar cada cosa que se ha dicho, de analizar cada punto. En cualquier caso, mucho menos flexible parece la posición de quien no asume esa tarea y opina desde afuera.
Por otra parte, los innumerables y sanfrientos conflictos de la historia no se han generado por gente que afirma sus convicciones personales de modo contundente, sino por aquellos que agregan injustificadamente la premisa de que quien no tiene razón debe ser eliminado. Tampoco es mi caso.
Si vamos a partir de un relativismo según el cual no hay una verdad; si vamos a ponernos en escépticos, ni comenzamos la discusión. La tolerancia no se trata de dar la razón al otro impensadamente: eso no es respeto por el prójimo, sino todo lo contrario. Respeto por el otro es discutir buscando en él la altura intelectual suficiente para que ponga en consideración sus convicciones. Ser tolerante es no decidir eliminar al rival porque esté equivocado, y NO darle la razón como se la da a los locos.

Titán: Yo no me siento superior por no necesitar creencias religiosas. De hecho las necesito como todos. Pero mi necesidad no crea realidad. Estaría buenísimo tener un Padre celestial que nos cuide desde el cielo y que nos asegure una vida eterna. Pero mi deseo nada tiene que ver con lo que hay. En cualquier caso, atendiendo a los razonamientos que se esgrimen en este tipo de disputas, siento que soy un razonador natural más agudo que mis rivales creyentes, que comienzan pensando y cuando se ven apremiados por un argumento, sacan inmediatamente el comodín de la indiscutibilidad de la fé para disolver una disputa en la que han desbarrancado hacia el fracaso.
No creo que los creyentes sean "idiotas", como no lo creería de alguien que falla al resolver una ecuación. Este operador matemático imaginario podrá ser una persona competente, un buen tipo, alguien muy lúcido y agudo. Pero su ecuación ha sido mal resuelta y este hecho es independiente de todas sus otras virtudes. Y me imagino posible que si uno le hace ver donde ha cometido el error al razonar, no habrá de obcecarse cerrando el diálogo y arguyendo que uno no puede decir nada al respecto, pues es "algo personal". Pues bien, lo mismo con la existencia de Dios: ¿cómo que no hay aquí una verdad?, ¿cómo que se trata de algo personal?. En todo caso se podría sostener que es algo indecidible, pero no que no hay una verdad. Dios existe o no existe, hay una instancia trascendente o no la hay.
Y por último, no creo que se deba creer en lo que se siente. Las creencias están basadas en datos y en deducciones a partir de estos datos. Cuando interviene la imaginación o la esperanza la cuestión se puede volver peligrosa. Imagínese un señor que llegue a la esquina con su auto decidiendo cruzar porque "siente" que no va a venir nadie por la bocacalle.

Walter L. Doti
www.dequesetratatodoesto.blogspot.com

Ramiro dijo...

Estoy con Titan, y yo no soy creyente pero tampoco me afilio al "ateismo". Walter quiere tener razon, es evidente en su argumento. Yo creo en la existencia de Dios pero no como persona historica sino como la esencia mas alla de la forma. Lo que es llamado inteligencia universal. Si uno estudia las religiones mas profundamente, todas tienen algo en comun, mas alla de los nombres y las personas, yo creo en esa esencia. Me remito a Eckhart Tolle, un profesor espiritual contemporaneo.

Ramiro dijo...

ah, y hay otra cosa muy interesante es que las palabras, el lenguaje, no es una forma perfecta de comunicacion, por eso ciertos profesores espirituales hablan de ir mas alla de las palabras y pasar a la experiencia. Esto lo menciono porque Walter quiere encontrar la verdad en las palabras, en la evidencia factica, pero creo que la realidad de la existencia de la esencia no puede ser comprobada mediante palabras, se tiene que experimentar en uno mismo. Por ejemplo yo cuando miro a mi esposa, en ciertos momentos veo que hay algo mas, mas alla de la forma, yo la amo mas alla de su cara, de sus ideas, de sus gustos. Creo que estoy viendo la esencia de la persona en esos momentos, mas alla de la forma fisica. Saludos,
Ramiro

Ramiro dijo...

..y para terminar por hoy, hacer un doctorado en miel no te acerca a la verdad de la miel si nunca la probaste. Lo mismo con la esencia de las cosas o la espiritualidad. El lenguaje hablado son basicamente 5 sonidos inventados por el hombre. Vos pensas que eso te puede acercar a la verdad de las cosas?
Gracias Alejandro por la paciencia publicando los mensajes.

Charito dijo...

Aplaudo tu post Alejandro!
Una cosa es cierta, las cosas como son! Hay tantos que se llaman cristianos y que viven como ateos y hay tantos que se llaman ateos y viven como cristianos! Y lo mismo podría decirse de musulmanes, judíos...
Lo que aplaudo en definitiva, es la coherencia de vida. Creo que el problema surge no en el plano de las ideas, sino en el plano de la vida.
No entiendo a la religión simplemente como ideas, sino como ideas que dan vida y en ese sentido el "ateismo" que propone Alejandro (sin entrar en cuestiones etimológicas) es en definitva una forma de religión que invita a la coherencia entre lo que pienso y mis valores me indican y lo que hago.
Aplaudo la valentía de asumir la vida, de defenderla y conquistarla!
Por cierto, soy católica y de las que podrían llamarse "practicantes".
Lo único que me entristece de tu artículo es la generalización. No creo que se pueda decir "todos los creyentes en Dios tal cosa" o "todos los ateos tal otra", pero bueno, ante tan hermoso artículo este punto te lo dejo pasar! jeje
Muchas gracias!!

Sergio dijo...

Walter: Gracias por tu respuesta. Vayamos por partes.
1) No cuestioné los argumentos que sostienen tu ateísmo que, esté de acuerdo o no, son perfectamente válidos y respetables. Lo que si te cuestioné, y te cuestiono, es la supuesta superioridad intelectual y moral que te adjudicás por sobre los que somos creyentes, o practicamos una religión determinada, para el caso es lo mismo.
2) No pretendo que me des la razón, no hago proselitismo y lejos estoy de intentar "convertirte" simplemente me molesta que algunos que se dicen ateos se quejen por la intolerancia cuando ellos también recurren a esa práctica de manera permanente. Pareciera que necesitan afirmar su ateísmo denostando a quienes no piensan como ellos.
3) Si te sentiste molesto u ofendido cuando te tildé de fanático, te ofrezco mis más sinceras disculpas. ¿Viste? me quejo de la intolerancia y también asumo actitudes intolerantes. Es bueno reconocer los errores y rectificarlos a tiempo. Si todos asumiéramos una actitud parecida otra sería nuestra historia...
Por último, Alejandro abrió un debate muy jugoso, del que al menos yo aprendí mucho leyendo los posteos de quienes comparten mis creencias y de quienes no. últimamente este espacio se ha enriquecido con la participación de personas que muchas veces difieren totalmente en cuanto a sus puntos de vista y eso, a mi entender, le da otra tónica al blog, ya que el disenso respetuoso y democrático no sólo nos ayuda a mejorar como personas sino también como sociedad. Saludos

Sergio Vallejos

Mai dijo...

Im-pre-sio-nan-te! Creo que soy una de esas ateas que teme reconocerlo o explorar el sentido de serlo! Por Dios!! Ja!
Maisa

Superchic dijo...

nunca tuve miedo de ser atea. O agnostica mejor dicho. Durante 21 años fui católica y mientras lo fui fui tambien practicante del catolicismo. Dios no venía con medias tintas.
Hasta que dejé de serlo. Me puse a pensar las cosas en que estaba creyendo.
Siempre digo que ser ateo es como descubrir que Papa Noel son tus viejos. Pero respeto quien quiera seguir creyendo.
Eso si, como dijeron mchos, no me traten de convencer, no hay vuelta atrás.
Y depues de la muerte volvemos a donde estabamos antes de nacer... alguno de acuerda???

Sergio dijo...

Superchic: Comentario breve, claro y preciso. Vós con tus creencias, yo con las mías....ninguno menosprecia al otro o pretende "convertirlo". Que país diferente seríamos si todos actuáramos de la misma forma. Saludos.

Sergio Vallejos

Superchic dijo...

gracias Sergio!

Dexter dijo...

Parece que habría que buscar una palabra que designe a la opción intermedia entre ser creyente o ateo, porque parece que hay mucha gente interesada en adoptarla.
Personalmente creo que la dualidad de creer o no creer no tiene grises, respetando a nuestro anfitrión Alejandro y a su predicamento Nietszchiano, diría que lo correcto es matar a Dios. Suena feo no?, pero nosotros no le disparamos, ya estaba muerto cuando nacimos. Confieso que en mi vida hice mis intentos para revivirlo de manera privada ,hasta que me di cuenta que un Dios conectado a un respirador artificial, no sirve para nada. Así que lo desconecte y done sus órganos.
Me di cuenta que ese tirano del carajo estaba mejor muerto que vivo. De nada sirve armarle un perfil light, desacoplándolo de la religión organizada y los ritos absurdos. La precisa simetría de la naturaleza y todas las maravillas que pueblan la vida, vienen de algún lugar que no tiene porque llamarse Dios. Hay algo llamado Big Bang y podes bajarte un audio de su estallido por Internet, que aun resuena por el Universo. El Big Bang califica para ser Dios, pero que onda tiene adorar un estallido?
Seguramente mi concepción materialista no me deja ver la espiritualidad en su justa dimensión, pero hay algo en la espiritualidad que no me cierra,¿Porque seres concretos de carne y hueso, plagados de apetitos y deseos que a veces ni siquiera podemos identificar, necesitamos ser etéreos como un gas y a la ves puros y perfectos.¿Que se hay detrás de esta ideación que esconde un enorme asco por la corporeidad?
Apetitos y deseos, si los dejas correr libremente no sabes a donde vas a ir a parar.
Me encanto una definición que escribió Milan Kundera en su novela la inmortalidad:"Dios es ese tipo que puso el disquette con el programa universal en el ordenador; y se fue".

Related Posts with Thumbnails