lunes, septiembre 28, 2009

"Julio César" de Philip Freeman

Pido a todos que compren y lean este libro. Es sensacional. Cuenta la historia de César con ganas de contarla, conociendo y explicando mucho el mundo romano. Y uno se entera de cosas que le cambian el sentido de la percepción de la realidad. Esa locura de poder, ese trancismo constante, esas osadías y esas necesidades somos los humanos desde siempre. Ahora estamos suavizadísimos. Conociendo el detalle de esas historias, miramos lo que miramos siempre con ojos nuevos. Entendemos más.

César sirve para pensar a Kirchner. Son del género inescrupulosos en busca de poder. El otro nos cae mejor porque tenía mejor estética (túnicas, columnas, relieves, estatuas, bucles, laureles) . Porque es un personaje de película, un súper héroe. Porque era, también es cierto: más afirmativo - respecto de la vida-: un valiente, un loco, más culto, líder de líderes en un mundo tremendo.

La gran escena de esa época, de todas las épocas "clásicas"- digamos, incluyendo hasta la primera guerra, ¿o ya también la segunda?-, es para mí la de los combates cuerpo a cuerpo. No me lo puedo representar. Cuando me asomo es un furor que no entiendo.

Y si estaban cebados, al arrasar, mataban a TODA la población de una ciudad. Niños incluídos. Y ahí llega mi límite humano: ¿agarraban a un nene y lo mataban? ¿No se daban cuenta? ¿Les gustaba hacerlo?

Perdonen, me puse denso. En el libro no está eso, eh. El libro es sobrio y genial. Leerlo es una experiencia formativa. Para leer y regalar. (Regalan un mundo).

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo no compararìa a Julio Cèsar con K.
Aquel era un genial guerrero, lìder, valiente y loco pero iba al frente y ponìa el cuerpo.
Este es un cagòn minùsculo, simplemente alimentado por el fantasma del cagaso ajeno. Un fantasma que se deshace.
No soportarìa siquiera una pelea a las trompadas, se harìa caquita encima.
Lo que decìs de las batallas es algo sobrecogedor de pensarlo, cosa que muchas veces hice.
De humanos matàndose en esos choques inimaginables, caballerìas explotando de frente, espadas y lanzas.
Lo bestial de la Historia, es que tenemos un piè sobre esos cadàveres y el otro en los libros, la paz, la sabidurìa de tantos genios que entendieron toda esa naturaleza destructora y elijieron, la ley, la paz, la repùblica, los lìmites, la libertad con inmenso esfuerzo.
Julio Cèsar es a su tiempo, como todo lo històrico y sin por ello salvar a ningùn loco asesino mesiànico. Hay que observarlo sin juzgarlo y en el contexto de la historia en ese momento.
Hubo tipos con visiòn y hûevos como Alejandro de Macedonia ò San Martìn, que iban al frente y tenàn una idea que iba màs allà de sus egos (que como todos los tenìan).


Anònimo Juan

delivery post-crucifixión dijo...

Lo tendré en cuenta. El tema de las guerras es jodidísimo. En la segunda guerra también se llegaron a matar a chicos...

En la antigüedad se hacían sacrificios humanos con infantes. Los combates cuerpo a cuerpo deben haber sido re-jodidos. De todos modos le veo más dignidad que un atentado o tirar misiles a algún lado.

Me parece...

Saludos!
R.P.

rl dijo...

seguro q se pueden trazar paralelos con k, todo lider como k q se mantiene el poder durante tanto tiempo es habil, la oposicion tendria q analizar friamente cuales fueron los metodos de subir de k y copiar los q sean necesarios y deshacerse ds los q no funcionaron. esa es la estrategia del poder

Martin dijo...

Gracias por el dato Estos libros siempre me encantaron
Ale tenes que calmarte un poco con tu odio a los K Estas obsesionado

Anónimo dijo...

al nene no se lo mataba por nene, se lo mataba porque era la semilla del enemigo. habia que borrar al enemigo del mapa.

Anónimo dijo...

agrego, eso de la ternura por los ninios y las mujeres, es algo bastante moderno...

Alejandro Rozitchner dijo...

Ya sé que no se lo mataba por nene, está bien lo que decís, pero era un nene igual, ¿no? Llegado el momento de darle un garrotazo...

No tengo odio por los K (bueno, un poquito sí), pero no es porque si, son los peores presidentes desde el retorno de la democracia. El tramo que falta hará ver con claridad quiénes son, más allá de sus trampas...

Äriastóteles Lumínico dijo...

Genial reseña, Alejandro.

SOBRE LOS NENES EN MODO DARWINISTA

Parece que nuestra ternura por los nenes no es moderna: es hija de la evolución, pero no es perfecta, es sólo un eco de la supervivencia de la especie.

Un abrazo irracionalista, sí; pero ateo.

Paolo dijo...

El combate cuerpo a cuerpo es de alguna manera el más leal, ya que no hay opción, es la vida de uno o la del otro, se podría decir que está hasta justificada por el principio de legitima defensa.
Por otro lado coincido con la apreciación de que los niños eran futuros enemigos, era una época donde las guerras eran constantes, y ya se sabía de antemano que los que quedaban iban a buscar venganza a cualquier precio. Eso seguramente daba una perspectiva muy diferente a la que podemos tener en la actualidad.
En cuanto a los Kirchner considero que no es correcto analizar si son malos o buenos, el punto es que son por lejos los más anti repulicanos, anti federales y por ende los que más caso omiso han hecho frente a las normas fundamentales que imperan en la Constitución Nacional.

tibu dijo...

Me lo vendiste Alejandro, hoy lo compré...conseguí el único ejemplar en las dos sucursales del Ateneo en Tucumán...de lo que pude hojear pinta bien...

Sergio Muzzio dijo...

Me parece que lo de liquidar a los niños tenía además (o antes) otro propósito: uno, el mencionado de arrancar la raíz del enemigo.
Pero además los vencidos eran tomados como esclavos, y los niños no servían. Había que alimentarlos, etc.
O sea, había un trasfondo económico en el asunto, y para nada irracional.

Sobre estos temas, a mí me encantaron los de Robert Graves, "Yo, Claudio" y "Claudio el dios y su esposa Mesalina". Geniales ambos, (desde Augusto a Claudio, más o menos, porque también se habla de Julio y de Nerón, antes y después)

Martin dijo...

Estas equivocado de medio a medio El gobierno de Kirchner fue el mejor de los ultimos cincuenta años
Tengo cuarenta y dos años y desde el retorno a la democracia vivi: corralito, hiperinflacion, plan austral, corrida bancaria y cambiaria, ataque a Tablada, levantamientos carapintadas, indultos obediencia debida y punto final, confiscacion de bonos del Estado etc etc etc
Nada, pero absolutamente nada de esto vivi en ninguno de los gobiernos K
El que no reconoce esto es porque tiene mala leche

Dexter dijo...

En realidad los romanos desarrollaron un sistema de batalla en bloques. Ellos lo llamaban columnas. Los mas forzudos adelante, aguantaban el empuje conteniendo el ataque con escudos, y los de atras lanceaban a todo lo que aparecia detras de ellos. Esta sistema fue el eje de su supremacía militar. Son los inventores del sincronismo de la guerra.
En esta linea es muy recomendable Yo Claudio y Claudio el dios y su esposa Mesalina.

Luis dijo...

Martín:

Con un criterio igual al tuyo concluyo en que los diez años de Menem fueron el mejor gobierno que viví. (Tampoco hubo nada de esas cosas feas que citás)

Y si querés, podemos empezar a debatir punto por punto, estudiar las realizaciones de aquel período, las inversiones y la modernización del país.

Ah ! Y no nos olvidemos que a los cinco años de gobierno gana las elecciones presidenciales superando el cincuenta por ciento de los votos válidos con toda la prensa en contra.

Luis N.

Ricardo Pobierzym - Filósofo, investigador de problemáticas filosóficas contemporáneas. dijo...

Pregunto: ¿no podemos hacer un país sin retrotraernos a Menem, Alfonsín, los milicos, los K, etc?

¿tan poco imaginativos estamos?

Loco, aunque sea soñemos un poco. Creo que podemos más..., y no todo lo que pasó desde que resurgió la "democracia"

Saludos!

Nelson dijo...

y, la verdad molesta leer sobre K en posts que son de otro tema. Vos leés en Perfil o en La Nación, digamos, una nota sobre Pablo Aimar y alguno de los comments VA A ESTAR relacionado con K. Ponele la firma.
Hay que superar eso, es infantil.
Me voy a comprar ese libro en cuanto pueda. Los de Alexandros me gustaron, aun siendo muy novelados.
Nietzsche decía que el hombre moderno no tenía el sistema nervioso capaz de resistir la vida del renacimiento, había una involución en ese sentido, ni hablar de resistir la vida romana entonces.
Coincido con algunos en esa especie de dignidad que tenía el cuerpo a cuerpo, la espada misma, y en la noción de honor que se respiraba en la antiguedad.

Anónimo dijo...

ahora somos re mantequita...
boludos cronicos

Related Posts with Thumbnails