martes, septiembre 15, 2009

Lunes


Me gustaría que no fuera así, pero lo cierto es que los lunes son días en los que me cuesta engancharme con el ritmo de la vida productiva. Trabajo, hago todo lo que tengo que hacer, pero carezco de ese ímpetu de los demás días de la semana.

Y no es porque no me gusten los lunes, me encantan. Me gusta sentir que la vida vuelve a ponerse en movimiento, después de la abulia de los domingos, días abandonados.

Pero es como si tuviera que pagar el precio de retomar el movimiento. Es un día dedicado al encendido y la sintonía general.

5 comentarios:

jorge dijo...

bueno es algo que a mi me pasaba cunado me exedia en bebidas...cambie esa actitud...y ya es un dia "normal"
lejos de considerar lo mio como causa

Maisa dijo...

Yo estoy tan conectada con mi deseo, que arrancar la vida productiva me cuesta un ... huevo!
Queda feo, sí, pero me dió risa el verso!
Alguna vez te pasó esto Ale?

Julián Rodriguez Orihuela dijo...

Es un día "limbo", como diría J. Gallo...

manhattan transfer dijo...

Cuando mis hijas eran chiquitas los domingos me dejaban exhausto. A eso había que sumarle el almuerzo con las abuelas que me dejaban mas exhausto todavía. El traslado en auto por la ciudad cargando cochecitos, mamaderas, pañales y demás artículos me estresaba dejándome al borde del estallido. En ese entonces el lunes a la mañana me parecía una bendición, desayunaba tranquilo en un bar y hojeaba los chismes políticos de Ambito Financiero.

Hoy las cosas cambiaron (crecieron) y la mañana del lunes me parece una puñalada. Me cuesta engancharme con los rituales del trabajo. Diría que ahora odio esas mañanas de lunes que antes adoraba.

Todo es relativo, evidentemente.

Ricardo dijo...

Qué interesante lo que cuenta M Transfer, porque el realidad los días, el calendario, tiene mucho que ver con las circunstancias que nos rodean en lo personal en cada caso y momento.

Related Posts with Thumbnails