jueves, febrero 05, 2009

Panfleto a favor del individualismo

Hasta el cansancio se repite hoy en día la idea de que nuestro tiempo es un tiempo escéptico, sin ideales, individualista, en el que impera el negativo principio de lo que se describe como una especie de "liberalismo" moral: ya no hay valores. Comparada con épocas anteriores, se cree, el nuestro es un momento árido y estéril, materialista y frívolo. Sobre todo preocupa la juventud actual, tan distinta de esa otra juventud lúcida, culta y jugada (¿cuál, Dios mío, cuál?).

Tratemos de despejar de esta mirada todo lo que en ella es prejuicio e incomprensión. Porque todo podría verse de manera inversa, y daríamos lugar a una imagen más realista y certera. ¿Tiempo escéptico? Se trata más bien de una época superior, en la que no tienen tanto poder las fantasías alucinadas e hipercríticas -sí se quiere vivir, se acepta más-, en donde el deber moral no ocupa todo el espacio de la vida subjetiva, dejando a ésta más libre y dando lugar a una mayor creatividad, de la que se beneficia paradójicamente sin duda la misma comunidad supuestamente descuidada. ¿Sin ideales? Por suerte.

Es hora de percibir en el ideal su alta carga de constante negatividad, su rechazo del mundo, ese gesto meritorio de no conformarse sino con la perfección, es decir, con lo que no hay ni puede haber. Tal vez ahora hay más acción concreta -pequeña, pero real- y menos esperanza -enorme, pero vacía-. ¿Individualista? ¿Porque en vez de identificarse con el hombre o la mujer en abstracto hoy las personas tienden un poco más a vivir sus propias vidas, a ser concretos, reales, animales, dotados de gustos y de deseos personales, de diferencias, de ambiciones, de formas nuevas? ¿Qué es vivir, una aventura o un trabajo?

No es que no haya valores, es que los valores están vivos y cambian, y hoy hay nuevos o se están gestando. Esta época, tan fácilmente criticada por los inteligentes, es el caldo de cultivo de cosas nuevas, que aun no sabemos siquiera ver. ¿Es mejor participar de lo que surge, activamente, desde el ser individual que no podemos dejar de ser, que no debemos tampoco dejar de ser, o añorar lo que ya no es, una fantasía que no fue? ¿Tantas cosas buenas hemos perdido acaso, del pasado reciente? Seamos sinceros. Y no confundamos más la crítica con la inteligencia. Parece que por suerte eso se hace cada vez menos. Cada uno es cada uno. Diferenciémonos. Aunque no parezca, nos hace bien a todos.

El cuadro es de Louise Chase.

8 comentarios:

Carolina dijo...

Concuerdo plenamente con tus palabras..."la vieja guardia" se puede ir al "carajo", y yo creo que, hoy x hoy, cada uno intenta salvar su pellejo como puede (hablando en crudo)...y si uno tiene hijos, intenta resguardarlos a ellos màs que a ninguna otra persona en este bendito mundo...

Semana Onírica dijo...

Cuando estudiaba en el secundario, me acuerdo, una de las cosas más rechazadas, casi a modo de slogan de institución pública, era el individualismo. Nunca los entendí, pero no era para quien rechazarlos, yo estaba en el extremo opuesto, y tampoco la pasé bien.
Pero recuerdo con mucha lucidez el placer inigualable que me dió el verlos a todos los representantes de la escuela, apretujados, juntos en una tarima chiquitita, compuesta por gruesos caños de fierro y un aglomerado de 5 mm. Hace falta que cuente qué pasó?

Francamente creo que cuando el individualismo se confunde con egoísmo, ahí entra el conflicto. Uno para saber contribuir en una sociedad primero debe estar capacitado para ayudarse a uno mismo.
Hay un problema parecido (espero no irme mucho de tema) con los practicantes de meditación. Muchos rechazan esa práctica al miedo a convertirse en egomaníacos o algo así. Sucede que en esos minutos diarios, uno no se centra aislado del mundo como se suele creer, sino que entra en contacto con el día a día suprimiendo pensamientos negativos y artificiosos. El resultado de cultivarse a sí mismo, eventualmente se refleja en el funcionamiento de grandes grupos.

titan dijo...

Yo me pregunto, ¿se puede NO SER INDIVIDUALISTA?
Creo que no. Creo que cualquier acción, por más humanitaria, desinteresada y solidaria que nos parezca; tiene un origen individualista.
Que después haya personas de mierda, y otras de bien, y consecuentemente sus actos sean de mierda o actos de bien; es otro cantar.
Pero creo que toda acción nace del individualismo.

El Paradojista dijo...

Al individualismo lo defino con un oxímoron: el egoísmo altruista. Si soy todo lo que puedo ser, la totalidad de la que formo parte (llámese sociedad, comunidad, etc.) obviamente va a resultar beneficiada.

Ahora bien, desgraciadamente creo que sí se puede no ser individualista, todas las guerras santas, las masas que siguen ciegamente a las ideologías y a sus caudillos de turno, los intelectuales repitiendo ideologías sin el más mínimo sustento con la realidad, son algunos ejemplos tremendos de ello. Me parece que la mayoría de nuestros problemas parten de intentar ser cualquier cosa menos uno mismo, y de eso se trata el individualismo, de ser uno mismo. Igualmente únicos, decía Osho (otro oxímoron).

Anónimo dijo...

El ideal genera exigencias imposibles de cumplir ¿no es cierto? Me pregunto, si al mismo tiempo, no es ese mismo ideal, el motor para cumplirlas.

Saludos
Carlos Anchorena

Anónimo dijo...

leyendo tu post y contrastando con las noticias de hoy. Critica D. cuenta que cuatro pibes violan a chica que conocieron por chat. Se puede decir que esto antes pasaba quizas. Lo que si me parece que la palabra "petera" y la denigracion de las chicas no estaba cuando yo era chico. Quizas a eso vos lo llamas cambio de valores por otros, otra gente lo llama la perdida de valores. Debe ser un problema semantico, pero lo concreto es que hoy pareciera que los chicos tienen mas sexo mas temprano, y las chicas le dan mas sexo oral a los chicos, como una ofrenda. Parece ser que es asi, es un dato de la realidad. Esta bien o mal? no se, habria que preguntarle a los padres, no soy padre...

Dexter dijo...

Es motivador tu análisis. El concepto de que esta podría ser una instancia superior de la forma de concebir la sociedad, tiene mucho sentido. El punto seria poder inyectar masivamente el concepto de individualidad. Concepto que requiere de cierto equilibrio por parte del interesado, ya que fácilmente puede ser desdibujado en permisos para acometer tropelías embarradas por lecturas confusas. Ser individualista es una apuesta bastante alta. Tiene buenos y malos modos y no es un camino exento de peligros. Hay momentos donde la verdad es confusa. Donde no se sabe si mi punto es el correcto o una ilusión provocada por la obstinación. Aquí es donde juega la inteligencia personal, por ello y para no morir en el proceso, se requiere equilibrio. Definitivamente la individualidad es un camino para gente talentosa. Es paradójico que las peores experiencias contra la individualidad(el experimento soviético o los nazis alemanes)fueron construidos por gente excesivamente individualistas(Hitler y Stalin,horriblemente talentosos).La buena individualidad debe ser promovida, pero cuidado con las malas. El culto del Mesías y del iluminado, siempre se focaliza en un tipo hiper individualista.

flaviavanina dijo...

no concuerdo del todo con esto del individualismo, a mi parecer los ideales nos mantienen vivos y no son inalcanzables, bastaria con saber mirar lo que recibimos cotidianamente de manera mas positiva y mas feliz. Ademas ese individualismo tan condescendiente con nuestros propios intereses está llevando al mundo a una pobreza mas que significativa y si los valores son cambiantes hoy no significa que sean buenos, como tampoco que los de antes sean malos, seran diferentes pero prefiero los de antes, debemos recordar siempre que cada accion repercute en los demas ...no estamos solos y no creo que seamos individuales....

Related Posts with Thumbnails