viernes, febrero 27, 2009

Yo fui un niño trostkista


Este es un capítulo de mi libro "Amor y País", que un amigo mio está leyendo en estos días y le está gustando mucho. Me dieron ganas de poner esta parte porque ahora, como se sabe, soy un macrista leninista...

Yo fui un niño trotskista. La azafata del tren fantasma me corrigió el rumbo.

A los 13 años milité en la TERS –sigla que por suerte no me acuerdo qué quería decir-, una desorganizada organización trotskista, brazo infanto-juvenil de Política Obrera. Fue en 1973, el año de la toma de los colegios secundarios, el primer año en el que asistía al Colegio Bartolomé Mitre, turno tarde, asustado por el cambio y calculo que asustado por todo, pero lo bastante metido en el espíritu de la época como para sentir la emoción del impulso revolucionario y como para participar en la gesta que reproducía en pequeño alguno de los cataclismos que vivía el país.

Me acuerdo de poco. De estar sentado en el patio en un mundo sin clases (no sin clases sociales sino sin clases de geografía ni latín), de la emoción de estar en contra de cosas muy malas, del precioso miedo del momento (peligros que parecían necesarios o inevitables), de la sensación de ser parte de la historia, todas impresiones confusas, en las que me dejaba estar porque las sentía mías y porque de alguna forma eran inevitables.

No es un hecho muy significativo en mi historia personal. No sólo porque en tan tierna y despistada edad basta una normal desorientación para verse metido en experiencias de todo tipo, sino porque ese mismo año, un poco después, hubo algo en el colegio que me sacudió con más fuerza, y que alentó una fibra más fundamental en mí: Leo Rivas, que tenía un programa de radio en donde pasaba rock (cosa muy poco común por entonces) presentó en el colegio un recital donde tocó El Reloj, explosiva banda dura del momento.

Inocente de mí, confiado por el hecho de que en la primera parte del espectáculo tocara el dúo Vivencia y también Pedro y Pablo (grupos acústicos que también me encantaron), estaba sentado en primera fila. El reloj arrasó conmigo, frió mi cerebro de una vez y para siempre, me desmanteló la sensibilidad trotskista y puso las cosas en su lugar.

En definitiva, el hecho de mi militancia no es demasiado relevante en mi historia personal (se afirmó mi más original tendencia Beatle y ese año fue mucho más relevante Pescado Rabioso y El monstruo de la laguna que la línea soviética con sus monstruos particulares), y mucho menos por supuesto en la historia social de la juventud argentina, pero sí resulta relevante el hecho observado en relación con la sociedad en la que ocurría. Hay quien puede entender esa enloquecida politización de nuestro pasado cercano como un rasgo de idealismo y compromiso, e incluso festejar la involucración política de la pre adolescencia como un logro, pero bien entendido –es decir, a mi juicio- el hecho señala la acción de una visión perniciosa de la vida social y de una peligrosa tendencia hacia la muerte. Si hubiera tenido 5 años más entonces, ¿seguiría vivo hoy? Supongo que sí, dado que como dije el interés por la militancia no me duró nada, pero tenemos que reconocer que el que estos hechos, que eran comunes por entonces no sean hoy tan frecuentes, es desde todo punto de vista un avance social y político, parte de la necesaria maduración de nuestra sociedad.

Aun hoy no sé en qué consisten las teorías de Trotski (y tampoco está entre mis planes próximos enterarme) pero relevo el dato porque intento explicar la razón de las partes del psicodrama de este libro en donde describo mi visión de la izquierda y el progresismo. Muchos podrán sentirse heridos, sería mejor que se sumaran a la propuesta de revisar el catecismo de ciertas creencias progresistas que permanecen incuestionadas pese a que hayan perdido toda relación con el mundo real. Me peleo con la izquierda porque representa la época y el momento en el cual comienza mi vida de conciencia.

Era yo, pero era otro, el que compraba con una extraña sensación de miedo y osadía las revistas Militancia, Estrella Roja, y otras en los kioscos de la Avenida Santa Fe. Quise al Ché, cuando todavía no sabía quien era yo, fui un celebrante de la revolución cubana y asistí a unas pocas manifestaciones en las que nunca me sentí tan emocionado como frente a El Reloj tocando “Mandato” a un volumen superior a todo grito revolucionario. Quiero decir: hablo con conocimiento de causa, como conciencia que nació al fuego de esa masa de tosquedad ideologizante de izquierda y como conciencia que siguió su camino sacándosela de encima de a poco.

23 comentarios:

Ricardo dijo...

Muy interesante tú relato, y muy curioso para mí, porque yo siempre fui liberal...

Siempre tuve una coherencia absoluta entre mis ideas económicas, políticas, sociales, humanas y amorosas.

Estaba a favor del libre mercado, pero también de la democracia y hasta del aborto y el matrimonio gay. Comprendés?

Al igual que vos, pero por diferentes motivos, no me vanagloreo de mi adolescencia, porque en esa época -se supone- yo debería haber sido también trokista, pero no lo sentía así.

El problema es que tampoco entendía a los que se decían liberales, porque entre otras cosas, "te querían matar a vos"... Porque eras trokista y porque tú apellido les hubiese encantado para la cena.

Entonces, militaba muy sólo en el liberalismo, y veía como por ejemplo a Pinedo, el que seguramente hoy día vos hablás más que yo, lo torturaban porque era hijo del Pinedo que estuvo en los primeros golpes de Estado de la ARgentina, y sin embargo, nunca dejó de actuar democráticamente.

Las empresas de Macri apoyaban a los estatistas. Ellos eran los principales proveedores del Estado. Francisco ni militaba, y salía con chicas lindísimas y secuestradores...ja.

Ya veo que me estoy extendiendo un montón y este no es mi blog. Algún día podríamos hablar personalmente este tema, no?

Si a vos hoy te putean, en aquel momento a mi me odiaban por ser liberal.

Pero en algo tenían razón. No eran liberales en serio... y hoy día? hoy día "vamos viendo" como dice Ximena.

Yo sigo con la misma coherencia, y con muchísima experiencia en el tema. El liberalismo en serio te permite cambiar todo el tiempo sin dejar de ser liberal.

De ahí el "malentendido". Yo creo que nadie todavía hizo un partido liberal en serio en la Argentina, y encima arruinaron la marca...

Esperemos que este sea el momento, y para eso, sólo se puede construir con sentido crítico. No el del culto a la objeción, pero tampoco repitiendo viejos errores que quienes estamos desde el inicio los conocemos muy bien.

Me refiero especialmente al tema alianzas, ya que viví de cerca cómo se desmanteló el liberalismo, ó al menos, los que queríamos hacer un partido liberal en serio, cuando la cupula de la UCEDE se asoció con el peronismo en la época de Menem, para supuestamente, llegar más rápido al Poder...

Abrazo

Anónimo dijo...

Me podes explicar que significa "macri-leninista".

Mauricio

Anónimo dijo...

perdón: "macrista leninista"

mauricio

Lady Vader dijo...

Hola Alejandro,
leíste esto?:

Los colegios no deberían existir

qué opinás?

Jacques dijo...

Pareciera que has caído en el falso axioma "Cuando sos joven, si no sos de izquierda, no tenés corazón. Cuando sos viejo y lo seguís siendo, no tenés cerebro".

Lástima, yo creo que se puede construir más desde la izquierda (o mejor dicho, desde el comunitarismo y los lazos no obligatorios, desde la igualdad de oportunidades y el piso común) que desde la derecha.

Más desde una izquierda moderada, ideal y pragmática que desde la derecha histórica e incluso actual.

Pablo dijo...

amén

Estela dijo...

mira vos, y yo que dudaba que hubieras sido un adolescente normal.=-)

Anónimo dijo...

Alejandro me podes explicar la relacion con el reloj, desconozco la banda, no entendi por que te dio el giro por lo mala que era o porque daba un mensaje en contra del trostkismo?
Fernando

Matías dijo...

Como dice Jacques, tu relato es casi una reafirmación de un axioma falso.

Está muy instalado. No sé quién lo habrá instalado. Pero está equivocado. Uno no pasa de izquierda a derecha. Uno pasa de tener ganas de cambiar las cosas a una cierta resignación. La lucha pasa a ser trabajar para que a tu familia no le falte nada.

Yo todavía soy joven, tengo 20 años. ¿Cuántos años zurdos más me quedan?

Dexter dijo...

La experiencia soviética fue una verdadera pesadilla. Una idea construida desde el arranque con un consigna del orto: Dictadura del proletariado. El subsiguiente culto a Lenin y luego a Stalin, con permanentes purgas a escalas masivas y ejecuciones rutinarias, se asemeja a una especie de inquisición exponencialmente mas eficiente. Ya que se usó la sangre y la propaganda.
Para ser el ideal de una sociedad igualitaria, su puesta en practica solo fue posible desde el imperio del terror. La igualdad parecía consistir, en que todos eran sospechosos a los ojos del partido.
El soviet fue absolutamente fascista. Un líder poderoso y omnipresente, un único partido, la pena de traición a cualquiera que no estuviese de acuerdo con él.¿Los nazis no hacían lo mismo?.
Los nazis eran comunistas al revés. Esta idea la saque de Amor y País, un libro absolutamente esencial para pensar la Argentina.

Anonimo Ramiro dijo...

Mira, a mi me gustaban Los Pericos cuando era chico, asi que creo que lo tuyo es entendible. Te digo mas, me gustaba tambien Attaque 77 y Los Intocables, ja ja ja

un saludo Alejandro

Anonimo Ramiro

Santiago B. dijo...

Es muy comun la historia de personas que en su juventud militaron o acompanaron ideas de izquierda y en la madurez se fueron corriendo hacia el centro. Sera en parte por el mismo motivo por el cual a los 18 anos no te importa tomarte una cerveza sentado en un esquina y a los 50 la queres servida en un vaso, con mani y en una mesa. Lo que me extrana es que hay pocos casos, en realidad yo no conozco ninguno, tengo 23 anos, de personas que hayan sido de derecha en su juventud y se hayan corrido hacia la izquierda. Por sera?
Generalmente se piensa en argentina que, por ejemplo, la despenalizacion del aborto, el matrimonio gay, la despenalizacion de ciertas drogas, el rol fuerte del estado en el manejo de la economia implican un posicionamiento de izquierda y quien se opone a estos es de derecha. La realidad es que hay de todo y para todos los gustos.
A la izquierda se le exige una flexibilidad en el pensamiento, que a la derecha se le perdona, por que la derecha, obviamente, no da el brazo a torcer.
Para mi todo esto es ridiculo. Creo, y espero, que lo que va a marcar una diferencia en mi generacion y las que vengan en el futuro es que exista la libertad de navegar entre temas sin tener que tomar siempre el mismo tinte ideologioco y no por eso ser tildado de traidor o tibio. Yo apoyo todos los reclamos de los gays, tambien la despenalizacion de ciertas drogas, pero no apoyo la despenalizacion del aborto, me genera muchas dudas este ultimo tema sobretodo por mi voluntad de ser lo mas abierto posible a las distintas realidades que le toca vivir a la gente.
Saludos.

tiziana dijo...

Los ideales que lindos!!
Cuando somos jovene pensamos mas en el bien comun y a medida que vamos madurando mas en el bien propio. Con los politicos pasa algo similar, solo q no depende tanto de su edad biologica mas bien de su crecimiento politico desde la oposicion hasta su llegada al gobierno y viceversa. Y quien sabe porq extraña razon (je!) todos se homologan cuando llegan y pierden colores y vuelven a recuperarlos cuando pierden posiciones.
Que extraños q somos!

Alejandro Rozitchner dijo...

No, ¿qué ideales? Una desgracia, esa mirada disconforme y pretenciosa del mundo. No es una cualidad positiva de la primera juventud, es pura inmadurez, ignorancia, incapacidad de entender y aceptar. La madurez no trae resignación, trae verdad y poder, posibilidades.

Me parece que algunos comentarios fueron hechos sin leer el texto. Lo cual, por supuesto, no está mal ni nada. Pero quería decirlo...

@gustín dijo...

Izquierda - derecha... que verso, hoy mas que nunca.
Capitalismo - -socialismo otro verso mas.
en EEUU Y EUROPA, nacionalizan bancos, estatizan empresas... cientos de miles de milones que utilizados oportunamente pudieron servir para desarrollar
a otros paises que estan en el fondo del planeta...
Progresismo - socialismo- izquierda???
Ja; Chavez, Correa, Evo, Néstor... eso es progresismo progresismo para sus bolsillos...
Generar multitud de pobres, indigentes, lumpenes, que solo responden a la necesidad de un subsidio, una bolsa de comida, una chapa...
Padres que no saben de sus hijos, hijos que como padre reconocen al Dealer que le vende el paco, el MISMO dealer que protege el intendente y el comisario de turno...
Pero si solo algo hay que reconocer a parte del Trostkismo, es el valor de morir por sus ideas, sus lideres murieron, en combate o torturados, murieron por una idea, por un proyecto equivocado o no, tuvieron coraje.
Hoy en nuestros "lideres" donde esta el coraje?, en quien, VOTO NO POSITVO???;en todos aquellos que hoy son opositores de quie hasta hace unos meses apoyaban, en los intelectuales de la carta abierta,en los periodistas y comunicadores que publican libros que se agotan porque los compra la SIDE, ... DONDE ESTA EL CORAJE.
ARCO IRIS, CRUSIS, EL RELOJ, gracias al ARES lo recupere a todos.
gracias x tu reflexión...

Barackus Obama dijo...

Quizás comparto un poco ese derrotero adolescente. Hoy solo espero que no muera Sarah Connor.

Ricardo dijo...

Gracias Ale por haber salvado en parte mi postura adolescente, porque siempre me hicieron sentir que era un "raro" por no ser de izquierda, jaja. Y la verdad, es que si estabas poco informado era difícil sostener esas ideas. El tema es que la mayoría las sostenía porque era una forma de comunión, de estar conectado, de tener "onda"...

Te acordás hasta cuando iban a lo mismos cines de culto que pasaban pelis soviéticas en la Av. Corrientes?

Por otro lado, veo que algunos hablan mucho de derechas e izquierdas en los comentarios.

Realmente yo no sé si sirve esa clasificacion para la actualidad.

En el verano, tuve una reunión con Dan Rosenheck, el corresponsal de la revista The Economist en la Argentina, un tipo muy jóven y brillante para conversar de estos temas.

El me dijo lo siguiente: "Yo escribo para el núcleo duro conservador de los Estados Unidos, yo soy liberal, soy de izquierda..."

No nos alcanzó la tarde para seguir conversando sobre el tema.., y ahora lo acaban de mandar a México, así que perdí la oportunidad de seguir hablando sobre el tema. Una pena!

Qué tal Ale si lo contactamos y hacemos un encuentro para debatir las ideas liberales en la actualidad, incluso luego de la crisis de los 90 en la Argentina y la actual de USA??...

Anónimo dijo...

TERS significa = Tendencia Estudiantil por la Revolución Socialista (jaja, sí).
Y Política Obrera es el nombre que tiene el actual Partido Obrero.
Osea que se puede decir, Rozitchner, que fuiste un súbdito de Altamira!!
Jaja, no, te estoy cargando.
Yo (ahora tengo 46 años) fui militante del PC hasta los 19 años (y hoy voyo a Macri) y coincido en grán parte de lo que decís y en la totalidad del "enfoque" que le das.
Lo único que, a mi humilde entender, le quita consistencia a tu logrado texto es la siguiente contradicción:
Decís que hablás con conocimiento de causa, pero a la vez decís que no sabés nada de los postulados de Trotsky ni te interesa saberlo.
Para mi, ahí le pifiás.
Primero que nada, porque yo no leo solamento a tipos con los que estoy 100% de acuerdo. Y me parece medio choto eso de "no me interesa".
Y segundo, y tal vez más importante, el hecho de que no sepas las teorías del inspirador de la agrupación en la que militabas anula la frase "hablo con conocimiento de causa".

Igual el texto es muy ilustrador y perdón si mi post suena agresivo o desafiante. No es la intención, para nada.
Vaya un saludo enorme.
Camilo Salaberría.-
BsAs.

Sine Metu dijo...

Bueno.
por lo menos te habrá tocado debutar con una trotzka.

Alejandro Rozitchner dijo...

Camilo: es que hablo con conocimiento de causa porque lo que hay por conocer no es tanto la bibliografía, sino las ideas y la sensibilidad, y la propuesta activa. Hablo con conocimiento de causa también quiere decir: mi ambiente pato materno es de izquierda, conozco esa manera de ver y sentir las cosas.

Y no me parece mal sino precisamente un logro en la vida poder decir: eso no me interesa. No voy a leer ni a conocer tal cosa porque no me gusta ni me interesa y sobre todo porque tengo mucho por leer y conocer de lo que SI me interesa. En vez de leer a Trotski prefiero mil millones de veces leer novelas buenas, leer Scientific American (y libros de ciencia), Foreign Affairs, ensayos de muchos tipos distintos, etc,

Me parece que tenés una visión muy intelectual de las cosas, o muy racionalista, no sé...

De todas maneras, me alegra la coincidencia, que ambos votemos al PRO (lo que quiere decir que recorrimos un largo camino de superación y salida de la ignorancia) y que me hayas planteado estas cosas con buena onda.

Saludos

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Alguien que sigue siendo "de izquierda" en la adultez, en realidad no es adulto.

La llamada izquierda, en el fondo, no es un problema ideológico, sino psicológico.

Todo el "ideario" de izquierda (permítaseme la metáfora) podría resumirse en una sola oración: "La culpa es de los otros".

Jorge Biego dijo...

-que grosso el rock,el reloj!

-eso hace,te sacude.

garcias y spinettas.ciaoooo,nos vemos.Jorge

Javier: dijo...

Leí amor y país. Interpreté tu paso por el trostkismo solo por busqueda existencial.Nada más.

El uniforme de izquierda queda chico, y no por casualidad los milicos, el che y castro vestían como soldados.

Sin desmerecer a nadie, siempre dije que los mejores liberales, en algún momento, fueron socialistas como Mario Vargas Llosa o Carlos Sabino o Michael Novack (liberal que se alejo del catolisismo).Conocieron por dentro esa fábrica de mentiras, odio, autoritarismo y autonegación de la propia existencia.

El reloj, beatles, el rock, fueron solo el detonante por el interés por cuestiones existenciales reales y rebeldía,artística, creativa, sin balas.

Ya en esa época, tal vez sin saberlo, eras un liberal natural.

No te salvo el reloj, ni la azafata, te salvaste vos.

Me imaginaba que les dirías a los troskos.....armen una banda y dejense de joder!

Saludos.

Related Posts with Thumbnails