jueves, febrero 26, 2009

Consejos de persona más grande y experimentada sobre el tema de los hijos


A los que están resistiéndose a la paternidad en los comments de otros posteos, quiero decirles: yo creo que hay que tener hijos, porque uno hace lo más importante de su vida, porque es un logro como ningún otro.

Pero con amor, es decir, cuando se hayan encontrado a sí mismos y cuando hayan encontrado alguien que les parezca sensacional para que ocupe el lugar del otro padre. En una pareja que no sirve los hijos no solucionan nada.

No es hinchapelotas tener hijos, es impresionante, hermoso y superador, pero hay que estar preparado. No hay que tenerlos antes de tiempo. Y sí, hay una parte hinchapelotas, pero la hay en casi todo. Es como quejarse de tener que ir a cobrar un millón de dólares porque hace calor. Es tanta la riqueza que la otra parte no es tan relevante.

No tener hijos porque uno tiene muchas cosas que hacer quiere decir que todavía uno no está preparado para tenerlos. Y es mejor que no los tenga. No hace falta que todos tengamos. Ahora, lo mejor que te puede pasar, es tenerlos. Si sos una persona entera y lograda, claro está. Si no, mejor dedicate a las cosas que querés hacer. Cuando las hayas hecho tal vez te den ganas de tener hijos, y tal vez no. Ningún problema. Pero una aclaración: tenerlos no es de idiota, es una realidad superior...

El cuadro es de mi amigo Carlos Masoch.

33 comentarios:

Anónimo dijo...

discrepo y esta bien, no hay que estar de acuerdo en todo. discrepo mas que nada en la idea de que tener hijos representa una maduracion especial o algo para lo cual es necesaria cierta realizacion. yo no tengo hijos, y me gustan los chicos de otros, pero reconozco que ser padre es mucho mas que te gusten los nenes y jugar con ellos. Creo que se trata en muchos casos de una cuestion economica y de necesidades materiales del hijo y del padre.

Ricardo dijo...

Ale, no se si alguien te dijo "idiota" ó te hizo sentir así, de todas maneras, no cabe dudas que no lo sos.

Se siente que escribís desde el sentir, pero también generalizás. Reducís por ejemplo no querer tener hijos a un problema de inmaduréz, ó querer hacer otras cosas, ó porque hinchan las pelotas. La realidad es mucho más amplia y compleja, y das un remate de soberbia cuando decís que tenerlos es una "realidad superior".

Las visiones de "superioridad" suelen ser de inferioridad, ó mejor dicho, las "realidades superiores" suelen no tener nada que ver con la realidad... aunque sí puede tener que ver con tú realidad.

Te mando un abrazo!

Anónimo dijo...

yo soy el anterior anonimo, y veo que la gente que tiene hijos lo que si parece experienciar es una paciencia mayor que los que no tenemos hijos, estan como erosionados y tienen otra actitud en general frente a la vida. mucha gente creo que cometio un error teniendo chicos, me arriesgo a decir que la gran mayoria de la gente que conoci debio esperar a terminar la facultad, a desarrollarse en una carrera y estar firme a nivel economico. al contrario, mucha gente tiene hijos alrededor de los 20 anios en plena etapa en la que deberian estar desplegandose laboralmente y desarrollar las capacidades de liderazgo. en general creo que la gente consigue su primer laburo, se asienta en ese laburo, tiene pibes, no termina la facultad, y termina en un circulo vicioso de insatisfaccion. Lo de Alejandro creo que es una excepcion. Yo hablo de la gran mayoria.

Alejandro Rozitchner dijo...

Respeto tu opinión, Ricardo, lógicamente, pero no me parece mal hablar de superioridad. No creo en borrar toda diferencia por temor a molestar. Creo que hay personas mejores que otras, que hay desarrollos más valiosos que otros, que podemos señalar experiencias más plenas que otras. Y en ese contexto, una persona que logró (porque es un logro) tener hijos CON FELICIDAD (es decir superando el malestar de una pareja no lograda) se desarrolló más, en lo que importa, que una que no lo hizo. No creo que haya que tener miedo de establecer diferencias.

Anónimo dijo...

con respecto a la superioridad de la que hablas (soy el anonimo anterior) puede ser, como tambien puede ser que una persona que haya logrado un doctorado diga que es superior a vos. Si vamos a hablar de superioridad, podemos usar cualquier medida, si para vos tu medida es los hijos, es respetable, para otros la superioridad puede ser haber logrado otras cosas, academicamente, o quizas porque se acosto con 300 personas del sexo opuesto, tambien podemos decir que esa persona es superior. es una cuestion de preferencias, creo.

Alejandro Rozitchner dijo...

Qué embole, Anónimo, que no pongas tu nombre. Debés ser víctima de tu propio relativismo: ¿quién soy yo para firmar? Decís cosas interesantes, ¿por qué no decir me llamo Hebe o Bertrand?

Sí, para cada uno los valores de cada uno. Pero también hay plantas que florecen y plantas que se malogran, hay perros simpáticos y perros mala onda muertos de miedo. Conviene hacerse capaz de captar esas diferencias más que decir que todo es relativo todo el tiempo, que elimina la posibilidad de decir nada.

Hay que decir, decir lo que uno piensa, tranquilo, sintiendo lo que uno siente, con confianza, eso no es una falta de respeto. Peor es por respeto a la diversidad abstenerse.

Y no me mandes más anónimos, poné tu nombre...

Anónimo dijo...

Ramiro, anonimo Ramiro. Ja ja ja. Me cagaste a pedos, pero esta bien, pongo mi nombre, Ramiro.

Anónimo dijo...

Volviendo al tema, que creo que es re interesante, puede ser que tener chicos sea una experiencia distinta, eso es lo que puedo llegar a decir, no se si es mejor. Creo que lo unico que se puede decir es que es distinta. Como tambien es distinto lograr otras cosas, dar la vuelta al mundo, tirarse en parapente, y tantas cosas distintas que podemos experimentar. Si es superior o no, creo que tampoco cambia la cosa, me parece que eso es mas una clasificacion de uno. Para quien superior? Hay que entender tambien que hay mucha presion social en Argentina para tener hijos, si sos mayor de 30 y no tenes, es como que tenes que explicarlo mucho...
Ramiro

Anónimo dijo...

Ah, capaz me hago el curso de UTN, me parece muy interesante. Te cuento que estoy por hacer un posgrado aca en Estados Unidos en una universidad muy importante, estoy esperando a que me avisen de la beca... te cuento para que veas que tenes lectores semi-inteligentes... ja ja ja. un abrazo,
Anonimo Ramiro

Alejandro Rozitchner dijo...

Mirá qué lindo nombre tenías, al final... Saludos

Magah dijo...

Es tan simple el tema... nadie que no los tenga puede saber lo que significan.
Tengo cuatro hijos,y la verdad es que jamás sentí que tenerlos representara una maduración especial, ni superioridad ni nada de eso. Sí, son un orgullo MAYUSCULO, que seguiré teniendo eternamente.
Confieso, si me siento especial, ya que luego de tener un nene y una nana, di a luz gemelos varones.
Perdónnnnn, eso no lo tiene cualquiera jajaja

Lola dijo...

Me gusta el texto, coincido. Sólo me gustaría agregar, si es pertinente, que la elección de tener hijos cuando uno está formado en cierto grado como persona y lo decide con entusiasmo y ganas, dispuesto a asumir esa responsabilidad al 100%, hace que probablemente esos niños que después será adultos estén más cerca de ser a su vez personas felices y enteras.
Quiero decir con esto que el beneficio de tomar esa decisión habiendo analizado si uno está en condiciones de hacerlo, no sólo hace que la paternidad sea más un placer que un peso, sino que es lo justo para esas futuras personas.
Es un tema sobre el que me apasiona pensar porque la cantidad de padres "a disgusto" y en consecuencia, niños, y luego adultos muy infelices es abrumadora. Generar una vida desde cero es la máxima creación que se puede permitir un ser humano ( incluso más que una obra de arte, por ejemplo, y eso que amo todos los tipos de arte), y no es algo a decidir livianamente. Si la mayoría de padres y madres lo fueran a conciencia y en buenas condiciones, nuestras sociedades seguramente serían menos desdichadas.
x

laura dijo...

Me quedo pensando y el ejemplo de ir a buscar un millón de dólares y bancarse el calor o los trámites me cierra por todos lados. Sin embargo mi caso es diferente. Yo no empecé a tener hijos cuando ya me sentí capaz, madura y consciente. Lo mío fue más visceral los motivos fueron otros. Sin embargo disfruté de la maternidad y decidí tener a cada uno de mis hijos con conciencia y alegría. Me salió bien. Me cansé mucho pero es mi rol en este mundo más pleno y logrado. No"me hacen feliz" Soy feliz porque ellos.

Ricardo dijo...

Ale, hablar de superior ó inferior es justamente no aceptar la diferencia. Lo diferente es diferente y punto, no es superior ni inferior.

Mi comentario en contra de la superioridad ó inferioridad de las posturas referidas a cuestiones humanas, creo que lejos de intentar borrar las diferencias, apunta a consolidarlas a través del respeto por las mismas, evitando catalogarlas en esos términos.

Abrazo

Marcelo dijo...

Este idea tuya me ayuda mucho para darme cuenta que tan equivocado no estoy, y podría decir no estamos con mi esposa. Tenemos dudas, somos grandes quizas tengamos que adoptar, pero en nosotros, hay algo no implicito que nos frena, y es eso de encontrarnos a nosotros mismos. Y si tener hijos es algo superior, quizas sea para otro momento, u otra vida. gracias por la nota

Jole dijo...

Todos somos speriores, todos somos los mejores en algo. La joda es encontrar en que.

MarianCh dijo...

me gustó este post.... yo creo que ser mama me hizo mejor persona, me abrió un espacio interno que de ninguna manera podría haberse generado...
..es un tema...bastante realizada en lo profesional, haciendo lo que amo, metida en muchas actividades..cuando escuchaba que ser madre era lo más, que era una experiencia única, yo, tarada y peyorativa, pensaba y bueno es lo único que tienen... recibirse, realizarse en tantas cosas, tener un buen compañero, debe ser igual de bueno....
y llegó mi hijo...y me dió vuelta la vida, la pintó de más colores y me provoca emociones que nunca había sentido..y de ninguna otra manera hubiera sido... y ahora soy la tarada mas babosa con la experiencia del embarazo y mi hijo!!!
cada paso que da cada logro, descubrimiento, la carita al dormirse, al reirse..me da un calorcito interno increible
y le agradezco a la vida por darme esta oportunidad
y encima, como quería estar más con él, me hizo empezar a priorizar de otra manera, mucho más rendidora y efectiva..

Julián Rodriguez Orihuela dijo...

Discrepo con el que dice que "Todos somos superiores, todos somos los mejores en algo. La joda es encontrar en que."

Discrepo porque solía pensar así, y me parece que a veces no, que a veces hay gente que es inferior en todo, lo cual es una pena, porque uno siempre tendría que sentirse un poquito "humillado" por alguna cualidad de los demás...

Paul Maril dijo...

Muy bueno, Alejandro. Comparto. Tengo para mí que la experiencia de la paternidad es intransferible, no hay forma de explicarlo cabalmente para quien no la experimentó. Me pasó a mí, le pasó a mis amigos, parientes, y sé que no hay manera de darle una descripción que le haga justicia. Just do it. No hay doctorado que se cuelgue de tu cuello y te bese fuerte fuerte...

Jorge Biego dijo...

-uno de mis hijos en el almuerzo:"la suerte no existe,todo depende de uno"...me junte con cucharita,que tremenda emoción,que poder,cuanto amor.

-gracias,nos vemos ciaoooo.Jorge

Anónimo dijo...

Pero qué idealización! Tener hijos es lo más banal del mundo, como enamorarse. Eso no quita que sea una experiencia maravillosa - o muy dura- para cada uno. Ahora, ya que te gusta tanto hablar de superioridad (a mí no), creo que superior es alguien capaz de inventar la teoría de la relatividad, pintar el Guernica, escribir El Idiota, pisar la luna por primera vez, etc. El resto son banalidades. Yo tengo una hija, la amo más que nada en el mundo. Punto, es mi tema. No me pavoneo diciendo "qué logro mi hija!", como si fuera una obra de arte. Primero, porque no lo creo. Segundo, por ella, para que no se convierta en alguien insoportable y cargue con el peso de lo que sus padres depositan en ella. Tenês hijos, estâs contento, buenísimo para vos y tus amigos. Pero no mucho más que eso. Tener hijos, hace miles de años que la gente lo hace, no?
Saludos, Carla

Anónimo dijo...

Mi hijo en la cena me dijo, dos más dos son cuatro, y yo pensé, mi hijo es el más inteligente del mundo!

tAtA dijo...

es un quilombo criar chicos...
y el que les ha tocado en suerte es un tiempo medio de mierda...
me la paso añorando cuando eran chiquitos, y me permitían arroparlos y se dormían temprano, mirando alguna peli de disney.
ahora son grandes y las cosas han cambiado... a veces me hacen sentir que los "molesto", que los abrumo cuando intento revivir esas sesiones de mimos...
pero buéh, definitivamente, hay que dejarlos crecer... que decidan por ellos, que se equivoquen, y estar preparada pra que un día me digan "adiós".
no me hagan caso, jajaja, es difícil ser madre de dos adolescentes...
pero no hay nada más lindo que llegar a esta etapa y que tus hermanos, tus padres, tus cuñados, te digan "qué wenos son tus hijos... qué lindos de corazón..." y uno se pavonea en silencio, qué se yo... te agarra algo en el pecho

Anónimo dijo...

tAtA, lo que te agarra en el pecho es muy bueno, a juzgar por la foto del icono. Gracias.

cristian dijo...

Que quiere decir "cuando se hayan encontrado a si mismos"? para mi es metafisica oscura

Walter L. Doti dijo...

Sobre los hijos:
Si hay amor y está en los planes de uno tenerlos alguna vez, no hay que esperar al momento propicio. Porque no hay momentos propicios. En la postergación "hasta que se den las condiciones" late la no aceptación de que la realidad es esencialmente problemática (en cualquier presente que se considere.
Propongo lanzarse a esa aventura y constatar que las cosas no se hacen sino hasta que hace falta hacerlas. Los hijos como motores de la evolución personal.

Sobre los comentarios:
Me causan mucha curiosidad los reclamos por la generalización. Sin generalizar no puede haber comunicación, porque cada concepto es la abstracción de casos múltiples. ¿Qué habría que hacer para expresar una forma de ver ciertos aspectos de la realidad?, ¿hacer una estadística?. ¿Y no sería una estadística también una universalización a partir de unos pocos casos?. O quizás se proponga revisar cada caso en particular y enunciar sus rasgos específicos, teniendo cuidado de hacer una inducción completa antes de generalizar.
Creo que ese tipo de objeciones no tienen demasiado sentido: comportan la exigencia de requisitos propios de la ciencia para textos que se encuadran en otro registro totalmente diverso.
La realidad es SIEMPRE más amplia y compleja. Pero SIEMPRE; inclusive si uno habla en el lenguaje de la geometría. SIEMPRE, aún cuando nuestros escritos versen sobre nuestra - incesantemente cambiante - realidad personal.

tAtA dijo...

viste, Ale, lo q pasa cuando ponés tu foto...???

ANA MARIA PARENTE dijo...

Los hijos son quizás una parte de nosotros mismos que nos cuestiona desde el otro.
Es la ley de la vida ,decía mi padre.
Tengo tres ,nacidos en tres años seguidos.Creo que me gustas lo hijos no?
Ya son un hombre y dos mujeres ,con sus carreras e intereses TAN DISTINTOS A LOS MIOS.

Lucia Villagra dijo...

recien hice un comentario para este post pero me parece lo puse en el post el sentido de los problemas. editas Ale ? Graciasss

tAtA dijo...

me tomé el atrevimiento de transcribir esta canción: Salzanitos

Mis hijos serán trompetistas, o no serán nada,
les prohibo cirujanos, arquitectos,
mucho menos banqueros, hombres de la Bolsa.
Serán trompetistas, maravillas desde chicos
en el zapato de Reyes, la corchea;
en el otro zapato el de las fuccias.
Después les compró la bolsa la vida,
les doy almanaques de caballos,
les compro aparatos con cosquillas.
Los pongo contra el cielo,
les explico de Dios y de Louis Amstrong.
Mis hijos serán descalzos, errabundos detenidos, palpados de uno o más amores,
Hm! les encontrarán, es claro, la trompeta.
Andarán por tío vivos con palabras giratorias, tendrán amigos, enemigos, ex amigos.
Tendrán que empeñar su palabra, su café,
"pero no empeñarán nunca su trompeta", les diré, "pues una trompeta, es una trompeta" ...
Les regalaré una gamuza de gamuza ...
Les haré escribir "bis" en los retretes
Eso haré, eso serán ...Y aquí va mi testamento:
Les dejo un repertorio de tristezas,
úsenlo ... sólo de vez en cuando.
El día de mi muerte vayan todos al entierro;
lleven sacos colorados, lleven la trompeta;
toquen "Rosa", "Madreselva" ...
o algœn otro blues ...
Pero, cuidado, lleven las bufandas: en los cementerios se muere de amor y frío ...
Y yo los amo tanto ... !!!

Dexter dijo...

Este es un tema muy interesante y realmente un verdadero dolor de huevos para el que no tiene hijos. Hablo con conocimiento de causa por ser uno de ellos. No se si puede decidirse tener hijos o no. La planificación familiar, si bien es un concepto razonable, no se ajusta del todo a nuestra realidad gobernada por la emoción y el instinto. Si me hubiese aparecido un hijo, lo habría amado, como no apareció, no puedo extrañar lo que no existe. Estoy con una mujer que tuvo uno, y no hecho en falta la existencia de otro. De modo que el contexto de mi vida se dio en un escenario de no paternidad. En cuanto al debate de tener o no tener(Hay una novela de Hemingway con ese nombre), no debe pasar como una opción por ser medico o abogado. Se trata tan solo de una realidad muy simple. Opera sobre el cuerpo, es fruto del sexo y la pasión. Y a veces, ni siquiera de ellas. El instinto de progenitura es un mecanismo oculto, latente y listo a dispararse a la primera de cambio. Creo que es el mecanismo mas eficiente, pero también hay otro y este parece ser cultural y hasta si se quiere, económico. La sospecha que recae sobre el no padre, es sobre su capacidad de amor, de su responsabilidad y muchas veces, sobre su condición sexual. Criar es una parte muy importante de la vida, pero como toda parte, debe ajustarse al todo.

furgoner dijo...

concuerdo con vos alejandro
personalmente con mi hija empezó mi otra vida, como le digo yo, empecé a hacer lo que realmente me gustaba, me profecionalicé, le di tiempos a mis hobbies como tocar la guitrra, cosa que aprendi a lo 35 años, y les traspasé mis gustos a ellas y cada dia nos afianzamos mas
con la llegada del segundo se me hizo un vacío exixtencial porque pensé que se detenia todo pero no fue asi
ellos han sido un combustible tremendo
y aunque a veces me cuesta dejar el trabajo, es imposible para un diseñador e ilustrador, me ayudan con sus sonrisas
soy superior a cualquiera cuando cambio pañales o comen la comida que les preparo,

y no han coartado mis libertades
y espero no haber sido largo y boludo con el comentario

mis amigos sin hijos me preguntan como haces
y que se yo como hago
saludos
muy bueno el blog

Betty 49 dijo...

Lo que me pareció mas interesante es cuando tenes una pareja con la que estas de maravilla...
Parece que los hijos vienen cuando en lo mas profundo de tu ser los queres tener (en el caso de la mujer). Mi hija vino cuando yo ya no esperaba mas, tenia 46 años y estaba en plena etapa de separación. A raiz del embarazo y de no poder vender la casa para dividir bienes, acá estamos, una familia feliz. Disfrutá lo tuyo, es maravilloso el amor.

Related Posts with Thumbnails