martes, diciembre 23, 2008

Maneras de vivir las fiestas


Es un juego de enumeración. Me propuse listar las actitudes más comunes respecto de las fiestas. A lo largo de una vida uno va pasando por varias de estas posiciones. La forma en la que uno vive las fiestas es también la forma en la que uno está viviendo, la forma en la que nos relacionamos con nuestros afectos, una oportunidad para expresar amor o resentimiento afectivo y social, o lo que sea que uno tenga que expresar.

La lista no está completa, pero traté de imaginar muchas posibilidades:

  1. Las fiestas son un embole, una especie de farsa colectiva, pero no voy a hacer un problema por esto, participo sin involucrarme demasiado y listo. Las convenciones sociales tienen una función.
  2. Las fiestas son geniales, un momento para armar algo divertido con la gente que más quiero.
  3. Las fiestas son una desgracia: tenemos que ver a gente de nuestra propia familia con la que no nos llevamos nada bien.
  4. Las fiestas son lindas porque los chicos se ponen contentos, y su alegría inunda la casa.
  5. Soy judio y estas fiestas cristianas no me hacen nada, no son mis fiestas. Me quedo en mi casa tranquilo.
  6. Soy judio y aunque no son mis fiestas participo porque es una oportunidad para juntarse y joder un poco.
  7. Soy católico y creo que la navidad es una oportunidad para recordar el sentido trascendente de la existencia, para conectarse con lo religioso.
  8. Soy católico pero no me parece que en las fiestas pase nada especial, emocionarse por la navidad y ser un cretino todo el año es hipócrita.
  9. A mi las fiestas no me importan porque tengo que trabajar igual, es un día como cualquier otro.
  10. Tengo miedo de estas fiestas porque se va a sentir mucho la ausencia de los que no están. Estaban siempre y ahora no están más.
  11. Tengo miedo de las fiestas porque tengo que andar llevando en el auto a muchos y manejar tarde en la calle llena de gente tomada es muy peligroso.
  12. Odio las fiestas porque creo que todo es una falsedad, una representación de felicidad en donde hay en realidad mucha tristeza.
  13. Odio las fiestas porque un montón de imbéciles se divierte haciendo ruido con pirotecnia, lo que además es muy peligroso.
  14. Las fiestas tienen una parte familiar, que no es muy divertida, y otra con los amigos, donde hago descontrol.
  15. Las fiestas son una indigestión física y moral, parecen una competencia de comida que uno hace para llenar un vacío.
  16. Son lindas las fiestas: preparar el arbolito, cocinar cosas ricas para tus seres queridos, tomar un poco de alcohol y divertirse en familia.
  17. ¿Cómo? ¿Ya, otra vez las fiestas? ¡Qué rápido pasó este año!
  18. Las fiestas son un quilombo: tengo que ir a mil lugares, no puedo quedar mal con nadie y entre mis amigos y mis familias me la paso en ningún lado.
  19. Me gustan las fiestas: viajo a mi ciudad para encontrarme con los mios.
  20. Ufa con las fiestas, tengo que interrumpir mi vida adulta para volver a ser el que ya no soy, porque mi familia no sabe muchas cosas de mi vida actual.
  21. Estas fiestas no voy a hacer nada: me quedo en casa solo y se van todos a la…
  22. Esta vez no voy a la fiesta familiar, me junto con amigos que tampoco quieren ver a sus familias y la pasamos mucho mejor.
  23. Son lindos estos días raros, nada parece igual. Hay mucho tiempo libre para hacer cosas pendientes, relajarse y disfrutar un poco.
  24. ¡Me encantan las fiestas! Son el prolegómeno de las vacaciones. Me gusta el calor, la cosa expansiva de esta época.
  25. Lo que más me molesta de las fiestas es que se supone que todos tenemos que estar contentos, pase lo que pase.

16 comentarios:

laura dijo...

me encantó la lista. Mucho para pensar. Me la llevé a mi blog.

gracias ché

Anónimo dijo...

Menos mal que aclaraste que no estan todas!
Yo me ubico en la 8, pero quisiera estar en la 15, o la 18? ya no me acuerdo! JLC

titan dijo...

ja, muy bueno.
Es raro, pero suelo experimentar muchas de esas visiones en un mismo día, en una misma celebración.

Por suerte, hace años abandone ese espiritu crítico (que encierra cierto aire de superioridad), de tomar las fiestas como algo superficial, repetitivo, sin sentido.
Ahora me dedico a disfrutarlas. Tomo mucho, como mucho, trato de estar con quien se me canta. Trato de evitar a quien se me canta.
Está bueno pasar las fiestas así.

Ricardo Armando dijo...

Me gustan las fiestas porque son un motivo para divertirse.

Santiago Javier dijo...

Yo estás fiestas quieo estar tranquilo y en familia. Yo pase por algunas de esas formas de vivirlas, hoy por hoy estoy más cerca de la numero 24-.....

Felices fiestas para todos.

Dexter dijo...

Todos hemos pasado por estos estados en relación a las fiestas. Pero no prenderse a ellas es mas nocivo de lo que parece. Debe ser horrible estar solo esos dos días donde todo el mundo esta acompañado aunque sea de gente que no nos caiga del todo bien. En cuanto a la Navidad, es mas para gente que cree en la cosa cristiana. Me siento algo pelotudo brindando por el nacimiento de una dudosa divinidad, asesinada bajo tortura, hace ya una rebocha. Pero el año nuevo es distinto. Es un ritual donde lo que se brinda es por un año mas de vida, por el nacimiento de un nuevo ciclo de estaciones, por que se materialicen proyectos, en fin, para seguir acá con algo que hacer.
Deberíamos darle una oportunidad al carácter reflexivo que ofrece como un corte en la continuidad del presente. Bajarle el cambio al stress de la ingesta. Probar nuevos y raros champagnes, pasarla en algún sitio raro, onda la playa o una quinta. Lejos del quilombo y el asfalto caliente que todo 1 de Enero, hará bramar a la tarde. Escapar de la tristeza fulminante de todo principio de año, que a pesar de un domingo virtual, tiene la misma cosa triste y melancólica.

horneado dijo...

Coincido un poco con Titan y con Dexter...
Opino que a las fiestas hay que tomarlas sin demasiada expectativa y disfrutarlas en lo posible de la mejor manera, haciendo que "las fiestas", sean "nuestras fiestas", apropiarselas y ponerle un poco de uno, para sentirlas mas cercanas...
Resentirse porque existen, porque todos se divierten exageradamete, o no disfrutarlas por no ser catolico, es muy limitado, y miedoso....

Ricardo dijo...

Ale, me gustar regalar sin motivo, me gusta festejar fuera de las fechas establecidas, me gusta decir las cosas cuando tengo ganas, y hoy tengo ganas de desearte que seas feliz!
Una feliz coincidencia con la fecha...

MARIMALS dijo...

Cuantos sentimientos encontrados. Me pasa como a Titan, que se le juntan.
No creo en dios pero me gusta festejar, y tener una excusa para pasarla lo mejor posible con gente querida.
Este año la cosa viene un poco mala, pero el amor no escasea.
Felicidades al que lea. Y a vos, Alejandro.
Y gracias por entrar en mi reciente blog.
Un gran abrazo!

Fernando Cassia dijo...

Está bueno el darse cuenta un día (algunos más tarde que otros) que no porque "sean las fiestas" uno se tiene que reunir con gente que francamente le cae mal.

tAtA dijo...

a mi me rompen un poco las pelotas las fiestas... las fiestas en general.
eso de verse obligao a "festejar" hmmm... tener q levantar la copa alas 12??? fuck, me niego :( decir "feliz navidá" feliz what??? es todo un gran sinsentido...
tampoco lo entiendo desde el punto de vista de la religión: comemos como chanchos, chupamos hasta reventar, nos hacemos regalos, papá noel termina siendo un viejo choto q regala según un muy cuestionado criterio (es terrible)
y, como fiesta religiosa, raya la obcenidá.
y ahora los dejo porq el lechoncito q voy a meter al horno insiste en escupir la manzana q le puse entre los diente' jojojo

MarianCh dijo...

Las fiestas, no me representan ni mucho más ni menos que la posibilidad un poco impuesta socialmente, pero no por eso poco oportuno, de acordarse una vez al año, de algunas virtudes, que algún tipo trató de pregonar en el mundo. No tengo sentimiento religioso, si un profundo respeto y amor por la vida, cosas que encontré en tu libro, Alejandro, como criar hijos ateos, que compre el año pasado más o menos para estas fechas, y que termino de cerrar mi idea de participar en el taller de escritura cosa que hice este año. No se si es el lugar, pero me pareció piola dejar acá un GRAN ABRAZO PARA VOS Y TU FLIA, UN GUSTO HABERLOS CONOCIDO ESTE AÑO, con muchísimo cariño Mariana Chapochnikoff
P.D.: muy terapéutico este post!!!! :D

Anónimo dijo...

Este año pense que de algun modo las fiestas operan como espejo,reflejan nuestra forma de estar en la vida.
Creencias,soledades bien o mal vividas,necesidad de mucha gente o de algunas,vinculos que no logramos resolver,"afectos verdaderos",prioridades,gustos muy personnales,posibilidad de elegir,dependencias,alegria interna,dolores etc etc.etc.
A mi las que mas me gustan son las que paso afuera,en un lugarcito que adoro con las personas que cotidianamente forman parte de mi vida ,es un ritual que armamos lleno de risas frescas,y situaciones espontaneas ,donde cada uno comparte sus habilidades,lo que pinto,o su danza
o antorchas prendidas en la arena,es divertido y natural.Y tiene el encanto del amor.
Felicidades para todos!
Marta

Anónimo dijo...

Es cierto que es muy terapéutico este post, Alejandro, y también la idea de que se combinan, a menudo, más de una idea. Por ejemplo: en navidad, me siento falso, irrespetuoso (para con gente que quiero o estimo) y bastante estúpido, por estar brindando por una presunta resurrección divina sostenida por una creencia que respeto, pero que no comparto ni me compro. Si a eso le agregás la ausencia de noción de límite, quiero decir: si la fiesta se torna interminable y nadie puede retirarse en un par de horas sin ofender al resto o aun cuando ya, a todas luces, nada quede por compartir, entonces esto termina siendo francamente agotador y bastante absurdo... Lo mejor es tenerse en cuenta: una buena peli, una rica pizza con cerveza, solo, en pareja o con un par de amigos...

Un abrazo,
Pepe Anónimo

martin dijo...

Las fiestas son como uno es o... por la circunstancia que cada uno esté pasando.
Cada fiesta, como cada evento de la vida es una oportunidad para sentir para disfrutar para sensibilizarse para enojarse para putear y cagarse de la risa. Todo junto o separado o como venga.

fedetipito dijo...

¡Ay! Me reconozco en muchas, no podés captar tantas cosas. Lo que se capta así, tan bien dicho; tiene que haber sido vivido. Creo, me parece. ¿No?

Related Posts with Thumbnails