miércoles, noviembre 11, 2009

"Vivir sin objetivos": artículo mio en El Cronista de hoy


Empieza así:

Siempre me gustó, me resultó excitante y útil, la prédica finalista de Brian Tracy. Me refiero al conocido gurú del management e inspirational speaker (rubro genial al que como filósofo aterrizado pertenezco ya sin vergüenza, especie de sacerdotismo productivista y promotor de la felicidad) y a su libro ‘Metas’. Tracy plantea la necesidad de identificar metas concretas y explícitas como ingrediente esencial para la construcción de logros. Si queremos avanzar y conseguir cosas, tenemos que poder decir qué queremos, lo más concretamente posible; ya decirlo es asumirlo y convertirlo en acciones. La influencia de este principio es notoria, aun en su extrema sencillez. ¿Por qué, siendo un recurso tan básico y aplicable, no se lo conoce más, no se lo hace forma básica en nuestra educación? Es una de tantas cosas que no sabemos, o que empezamos a saber, inteligencias nuevas, herramientas del mundo en cambio evolutivo.

Link: Artículo completo

8 comentarios:

Marcos Gaser dijo...

Què bueno que te asumas en el rol de inspirational speaker. a la Argentina le hace mucha falta muhos màs profesionales de ese rubro. Felicitaciones.

Maguila dijo...

Yo me inclino más por el enfoque de Shapiro, pero reconozco no haber leído absolutamente nada de B. Tracy. Ahora, leyendo tu artículo y un comentario que dejaron en el site de El Cronista, se me ocurre que debe existir un término medio, un equilibrio y, como siempre, vuelvo a un tipo que leí hace años: Covey. Por ahí no son enfoques excluyentes, basta con plantear metas que admitan cierta flexibilidad. O quizás hay momentos de la vida para navegar a la deriva (activamente, pero a la deriva) y momentos en los que es necesaria una meta clara de mediano plazo.
Lo que sí creo es que hay un argumento de Shapiro que es irrefutable, cito lo que imagino es tu traducción: "La vida no es estática, así que tus prioridades van a cambiar y evolucionar en la medida en que cambies”. Está bueno también dejarse llevar por cosas nuevas que de repente despiertan un interés que antes no se había manifestado. A mi suele pasarme que, a medida que pasa el tiempo, me empiezan a gustar cosas que antes me eran indiferentes.
Saludos

Ricardo dijo...

Ale, en el medio de tú artículo hay una frase que es la bisagra entre las dos posiciones "un accidente". Hay situaciones por la que no todos pasan que te hace ver el otro lado de la moneda. Podés vivir la vida basada en objetivos pero cuando te pasa algo fuerte los cambiás por experiencia, prestás atención en el camino y no tanto en el objetivo.
Te diría que si podés sentir que no te vas a morir nunca -digo sentir y no pensar- lo mejor es manejarse con objetivos. Si además de pensar y decir que te vas a morir además lo podés sentir, vas a preferir el camino de Shapiro, ó seguramente, te resultará inevitable...

Alejandro Lorusso dijo...

Buenísimo el tema. Lo relaciono con tu otro post (pensamiento y acción), ya que hay una tendencia a buscar metas en la acción y a fluir sin una dirección tan determinada con los pensamientos. Creo que la síntesis ideal es tener claro hacia donde vamos, pero ser flexibles en como vamos a llegar. Por último, me gustaría preguntarle a Shapiro: no tener metas no es también un objetivo al final de cuentas?

Marcos Gaser dijo...

Coincido con Maguila...

Aunque no lei el libro de Shapiro, basandome solo en lo que escribiste, creo que podrias superar las aparentes contradicciones de Tracy y Shapiro con un enfoque como el de Stephen Covey (la frase de usar la brujula y no el compas es de Covey... me parece que Shapiro le afana bastante)

Covey hace la distincion entre eficiencia y eficacia, una es hacer las cosas lo mejor posible, y la otra es hacer las cosas correctas. Creo que Shapiro critica mas el eficientismo, de tratar de cumplir eficientemente las metas que te imponen los demas, o que no son tuyas y no te causan placer.

La dicotomia de

"¿Vas a manejar este auto hermoso hasta un trabajo que te produce úlcera, o vas a viajar en un auto mucho menos lujoso y tal vez tener una casa menos linda, pero tener la vida que te gusta?”

es falsa. Uno deberia plantearse la meta de ir al trabajo que a uno le gusta, en el auto que a uno le gusta, y no deberia ser mutuamente excluyente. Entendiendo que tanto el auto como el trabajo son medios para cumplir con tus metas de vida.

Despistada2009 dijo...

Excelente articulo.
Tal vez ni una postura ni la otra un mix equilibrado entre ambas.

perogrullo dijo...

Sólo una aclaración.

Creo que hay un tema semántico que aclarar y que da sentido a lo que propone Shapiro.

En inglés "goal" significa "meta" y no "objetivo". Los objetivos son de naturaleza estratégica y las metas son de orden táctico. En management se habla de la cadena de medios (metas) a fines (objetivos).

Por eso habla de brújula (objetivo: dónde quiero llegar) y de mapa (metas: que camino recorreré).

Por ejemplo, para ir a Tigre puedo ir por Panamericana (rápido y cero paisaje) o ir por el bajo (lento y paisaje más agradable).

Si es así, se trata de un refrito de la administración por objetivos de Drucker. Que es muy piola.

Por ejemplo, cuando Kennedy les propuso a los americanos que en 10 años pondrían un hombre en la Luna. Les dijo el QUÉ (objetivo) sin saberse todavía el CÓMO (mapa/metas). Y lo hicieron.



"las cosas hay que hacerlas mal o bien porque solamente haciéndolas se conocen sus dificultades" (D.F.Sarmiento)

perogruyo dijo...

"Se hace camino al andar" (A.Machado)

Related Posts with Thumbnails