miércoles, diciembre 03, 2008

El derecho del pingüino gay a ser padre


Como ya lo hemos hablado en otra oportunidad, en ocasción de "Ella, los trillizos y yo", el blog que narra la aventura de una pareja de amigas mias que decidieron tener hijos juntas y tuvieron trillizos (unas genias), me parece completamente legítimo que una pareja homosexual crie hijos, propios o adoptados. Lo que hace que los chicos salgan bien es el amor que se les tiene, no la sexualidad de sus padres. Para mí, el argumento irrebatible es: hay muchos padres heterosexuales que son un desastre.

Esta noticia agrega una consideración interesante. A los que opinan que esas cosas "en la naturaleza no pasan", como si nosotros los humanos no fueramos naturaleza, este caso del mundo pingüino les pone frente a los ojos la variedad de la vida en toda su extensión. Leanlón, está buenísimo...

Link: Pingüinos gay roban huevos de parejas normales

17 comentarios:

Lisandro FT dijo...

muy bueno el "leanlón" y también la referencia al blog de estas chicas.

un par de comentarios sobre esto, que había visto hace algún tiempo:

“La atracción de un varón o mujer física y endocrinológicamente normal por otra persona del mismo sexo, circunstancia que sólo existe entre los humanos, pues no se observa en el reino animal ni vegetal, debe considerarse una situación totalmente anormal, pues se opone a la ley natural de todos los seres vivos en quienes existen los machos y las hembras, dotados de sus características físiológicas propias e inintercambiables, con el único fin de preservar la especie."

Anales de la Jornada Interdisciplinaria sobre el Proyecto de Ley de Uniones Civiles
Pontificia Universidad Católica Argentina
19 de junio de 2002
Ponencia del Dr. César Bergadá
Médico y catedrático. Especialista en endocrinología infantil e investigador del CONICET. Decano de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral


“…fruit fly is not the first member of the animal kingdom, outside of humans, to exhibit homosexual behavior. Such activity occurs in more than 450 animal species, including penguins, ostriches and chimpanzees, according to animal homosexuality expert Bruce Bagemihl's "Biological Exuberance: Animal Homosexuality and Natural Diversity" (St. Martin's Press).”

Brandeis News
Brandeis University
June 24, 2005

Saludos!

Anónimo dijo...

Pero estos pinguinos son de zoológico. No viven en condiciones de vida normales para un pinguino.

Anónimo dijo...

Que quiere decir "salgan bien"? Les van a salir mas o menos, como a todos!
A un chico lo puede criar la abuela, que es mas raro que te crie una pareja homo!
Pero ninguno sale bien o mal, salen! (o no
Juan

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Más que legítimo, es prácticamente inevitable, porque si una pareja de travestis, por ejemplo, decide alquilar un vientre y tener un chico, probablemente nadie se entere hasta que el pibe haya cumplido los cuatro años.

Ahora bien, el caso de la adopción es totalmente distinto, y me parece que en NINGÚN CASO el Estado puede privilegiar la adopción por parte de una pareja de travestis (para seguir con el mismo ejemplo) por sobre la de una pareja heterosexual.

Frecuentemente se discute, y se debate, si los homosexuales tienen "derecho" a adoptar, y si éste "derecho" es igual, menor, o superior al de los heterosexuales.

Craso error. Lo que debe debatirse, en verdad, no es quién tiene más o menos "derecho a adoptar", sino exactamente lo inverso: ¡Quién tiene derecho a ser adoptado, y en que condiciones!

El Estado debe velar primero por el interés del niño adoptado, y sólo en segundo lugar por el interés del adoptante.

Y lo cierto, Alejandro, es que los niños que son huérfanos o que -por el motivo que fuere- no pueden ser criados por sus padres, tienen derecho a que el Estado (o quién se ocupe de darlos en adopción) procure preservar y recrear -al hacerlo- el contexto en que la propia NATURALEZA los trajo a la vida, que no es otro que el de un hombre y una mujer.

Más allá de la opinión que cada uno pueda tener sobre lo "amorosos" que pueden ser los homosexuales con los niños, lo que no podemos controvertir (mal que le pese a la Sra. Lubertino) es lo que la NATURALEZA nos escupe en la cara: La vida surge del encuentro entre un hombre y una mujer.

Y si la NATURALEZA (y no yo) así lo indica, el Estado es ABSOLUTAMENTE NADIE para alterar eso, o privilegiar una ideología por sobre la realidad.

El argumento que planteás como "demoledor" (v.gr. "hay parejas heterosexuales que le pegan a los chicos, etc"), es en verdad un sofisma de aquellos, pues no es posible justificar una conducta (y mucho menos considerarla "buena") por el mero hecho de que paralelamente exista una conducta "mala".

Con ese mismo criterio lógico, deberíamos estar felices de tener a los Kirchner en el gobierno, por el mero hecho de que los Venezolanos lo tienen a Chávez, lo cual -como comprenderás- es absurdo.

Tampoco es válido, por cierto, el ejemplo que das sobre los pingüinos: Si bien las conductas animales pueden ser tomadas -hasta cierto punto- para explicar o interpretar conductas humanas, en NINGÚN CASO pueden ser utilizadas como "rectoras" de la conducta humana, por un simple motivo: El ser humano es un animal, pero NO ES SÓLO un animal.

Ergo, tiene conciencia moral, y discierne (debe discernir) entre lo bueno y lo malo, cosa que los animales no pueden hacer.

Además, si justificáramos la adopción gay por un par de pingüinos que se roban pichones ajenos, también deberíamos aplaudir a aquellas personas que practiquen canibalismo con sus hijos, ya que al hacerlo, no estarán haciendo otra cosa que imitar a los hamsters, e incluso, a los chanchos.

En suma: No comparto para nada tu opinión sobre este tema, y me atrevo a pedirte que reflexiones sobre la misma, pues me parece que en este caso, te estás equivocando.

Anónimo dijo...

Hola Alejandro, Aca reproduzco un comentario que le envie hace un tiempo a tu mujer.
Algunas preguntas ¿ Acaso la sexualidad debe definir la identidad del padre o de la madre? Me parece que uno es padre o madre porque es hombre o mujer, y no porque seamos homosexuales o heterosexuales, o bisexuales... ¿ Por otra parte, hay que crear una ficción institucional que enmascararía la realidad del nacimiento, o sea el origen masculino y femenino de todo chico? Incluso si se utilizan células hacen falta gametas tanto masculinas como femeninas. Esto no tiene nada que ver con la capacidad individual de un hombre o de una mujer para criar a un chico, ni con la igualdad de los individuos delante de la adopción. Estoy contra toda discriminación a este respecto. Pero, cuando la sexualidad no desempeña ningún papel en la procreación, como en el caso de una pareja de personas del mismo sexo ¿puede esta unión fundar la filiación, el parentesco? Hay que repensar sin tabúes el sentido y los modelos de la filiación sin correr detrás de todas las novedades tecnológicas del momento.
La filiación está establecida de modo bilateral, en relación a un padre y una madre, un hombre y una mujer, no porque estos dos individuos se amen sino porque son los genitores reales o probables de un niño. La cuestión es saber si hay que construir otros modelos y cuáles serían las consecuencias sobre la construcción de la identidad de un niño. Pienso en dos mujeres, una de las cuales se ha hecho inseminar. Ellas les diran a su hijo que tiene dos madres y que su padre es "líquido". ¿ Qué idea podrá hacerse este chico de su sexo y cómo accederá a su propia sexualidad? ¿ Y cómo una hija de dos hombres, a la que se le explicará que ha sido concebida a través de una madre portadora se representará su propia feminidad? . No es tan simple reemplazar a las personas por material biológico. 
Los homosexuales de todas las épocas han sido padres y madres, siempre a habido mujeres que han tenido a sus hijos solas. No se trata de eso, sino de la entidad institucional. La función del padre o madre político podría crear una relación familiar nueva sin que un padre y su compañero o una madre y su compañera, sean confundidos con una pareja paterna.
Saludos, Claudia

Lisandro FT dijo...

Un comentario al comentario de Juan de los Palotes:

En el caso de derechos, el que se plantea para los hipotéticos adoptantes homosexuales, es el de ser elegibles como adpotantes. Esto no plantea ningún conflicto con el derecho de los menores a tener su mejor oportunidad de adopción y, si se aceptase, como creo que es la idea central del post orgininal, a la capacidad de amor paterno como principal criterio de idoneidad, sería perfectamente complementario. Por esto, entiendo que no tiene ningún sentido plantear un conflicto de derechos, que es inexistente.

Por otro lado, si ser homosexual fuera inhabilitante para ejercer la paternidad, en el caso de las madres que se menciona en el post (el otro punto central del post, creo) el Estado debiera quitarles los hijos y darlos en adpotción a una pareja heterosexual? O en el caso de homosexuales que han tenido hijos en uniones heterosexuales, sería deber del Estado quitarles la custodia a sus padres biológicos, para "preservar y recrear el contexto en que la propia NATURALEZA los trajo a la vida"?

Me parece que Juan de los Palotes no debiera quedarse a medio camino en su intención de identificar "sofismas de aquéllos" y aplicar esa saludable tarea a sus propias opiniones. Tendría muchísimo para ganar.

Saludos!

Matías dijo...

Yo siempre que hablo con "biologos" o gente que estudia biología les comento: cuando yo era chico, el perro de mi vecino era visitado por atras por el perro del taller mecánico, y viceversa ¿eran perros pervertidos? También lo he visto a lo largo de mi vida con varios perros ¿por ser el "mejor amigo del hombre" ha copiado sus costumbres? (mi vecino y el del taller no eran gays, ¿de donde lo sacaron?).

Hablar de la naturaleza es poco útil, en la naturaleza se dan una serie de cambios (fisicos o de costumbres) que si tienen buen resultado sobreviven, y los que fallan, pues se ocultan en el tiempo. La gente tiende a ver a la naturaleza parados en el presente y mirando al futuro (dicen algo como que la evolución busca el mejoramiento de la especie); pero en realidad creo (o sea, en mi humilde opinión) que la naturaleza hay que entenderla del pasado al presente (ocurrieron cosas, mutaciones y cambios que ahora se ven reflejados en los que sobrevivieron).

Anónimo dijo...

Si lo que quieren decir es que es natural ser homosexual o que los homosexuales formen familias con ovulos o esperma donado o vendido partiendo de unos pinguinos de zoo que se robaron un huevo... me parece una boludez atómica.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Lisandro FT:

Palabra más, palabra menos, don Lisandro FT nos dice que el 'derecho' de los homosexuales a ser elegibles como adoptantes, "no plantea ningún conflicto con el derecho de los menores a tener su mejor oportunidad de adopción".

Para fundar su peculiar 'tesis', agrega que el principal criterio de idoneidad, debe ser la "capacidad de amor paterno".

Finalmente, propone: "Si ser homosexual fuera inhabilitante para ejercer la paternidad, ¿el Estado debiera quitarles los hijos y darlos en adopción a una pareja heterosexual?"

Iremos por partes:

Lo primero que debo reiterar es que el "derecho" a la adopción por parte de los homosexuales, SI colisiona con el derecho de los niños a tener su mejor oportunidad de adopción, pues -le guste a Lisandro FT o no le guste- la vida humana se origina del encuentro (natural o artificial) de dos componentes, uno MASCULINO y uno FEMENINO.

La naturaleza nos entrega, así, en forma gratuita e inapelable, un criterio OBJETIVO para el análisis, que no está "contaminado" por ideología, creencia ni cultura alguna: El ser humano llega a la vida de un padre y de una madre.

Luego, y si la propia naturaleza así lo ha indicado, resulta descabellado creer que ella está equivocada, y que en realidad, lo mejor para los niños es ser criados por un par de trabucos.

Lo mejor para un ente, mi estimado Lisandro FT, no puede ser otra cosa que lo que su propia naturaleza determina, y si la naturaleza (humana) determina que nacemos de un padre y una madre, debemos suponer que la crianza de cada nuevo ser, también debe corresponder a ese padre y esa madre que le dieron vida.

Y digo "suponer", porque (desgraciadamente) el hombre no cuenta con un "manual del fabricante" donde pueda consultar estas cuestiones. Debemos, pues, guiarnos (con honestidad intelectual) a partir de las premisas que la naturaleza nos permite conocer.

Por supuesto no niego que un par de homosexuales puede querer muchísimo a sus "hijos", e incluso, en algunos casos, criarlos mejor que una pareja heterosexual que no los quiere, o tiene alguna incapacidad para cuidarlos adecuadamente.

Pero el Estado, puesto a escoger a quién da en adopción un niño que ha caido bajo su cuidado, siempre debe anteponer el derecho del niño al de sus posibles adoptantes, por lo cual -vuelvo a insistir- lo óptimo es que elija para él lo que la propia naturaleza determina: Un padre y una madre.

Finalmente, agrego que el buen desarrollo intelectual y emocional de un niño (y esto podés preguntárselo a cualquier psiquiatra serio), se da mejor cuando cuenta con la presencia y el amor de un PADRE y una MADRE, cada uno de los cuales cumple, por su diferente aptitud, ternura, inclinaciones, imagen, raciocinio, un rol insustituible e irreemplazable.

En caso de viudez, o de un niño al que (por el motivo que fuere) ya ha criado una pareja homosexual, o una persona sola, el Estado debe dejarlo donde está, pues obviamente hay otros factores que juegan en su desarrollo (además de los que mencioné en el párrafo anterior), y no tendría sentido ponerse a analizar caso por caso (lo cual, por otra parte, sería imposible).

Concluyendo: Los homosexuales, los transexuales, o los travestis tienen todo el derecho del mundo a vivir la vida que más les gusta, pero NO tienen ningún derecho a afectar a otros con "elección". Los niños cuyo padre y madre no pueden criarlos, MERECEN ser criados por otro padre y madre, y no por un padre-padre, madre-madre, o travesti-travesti.

Saludos,

Juan de los Palotes

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Matías:

El amigo Matías postula que las conductas homosexuales se dan también en la naturaleza, agregando que ésta va evolucionando, y que lo que hoy aparece como "anormal", mañana puede resultar algo "natural".

Pues bien, Matías, te propongo lo siguiente: Cuando de la unión de dos lesbianas, o dos travestis, surja una vida humana, avisame para que revise mis convicciones.

Mientras tanto, el Estado deberá seguir respetando la naturaleza, tal cual la conocemos hoy.

Ojo, admiro tu visión futurística, pero me parece que el Estado no puede guiarse HOY, por presuntos presupuestos que sólo ocurrirán (y conoceremos) MAÑANA.

Saludos a tus perros,

Juan de los Palotes

Anónimo dijo...

Estos pinguinos gay no son un buen ejemplo porque robar esta mal.

Anónimo dijo...

A mi me parece que se trata de pinguinos con capacidades diferentes.

Lisandro FT dijo...

Comentario al comentario de Juan de ls Palotes:
´
está bueno que plantees lo de la naturaleza y creo que es piola, para que puedas entender dónde está la falacia de tu argumento, relacionarlo con el otro post de Rozitchner sobre "lo natural".

Por ejemplo, es natural que nazcan 3 bebés, hijos de una pareja de homosexuales? Por supuesto! Está a la vista, frente a nosotros, no fue producto de ninguna intervención sobrenatural (que no exiten, además). Es tan natural como es natural que un hornero construya el nido, sólo que las capacidades creativas del animaal humano se extienden bastante más que eso. Ahora, si tomamos como "antinatural" (y mala) a toda intervención humana, tendríamos que dejar morir a los que nacen prematuramente, no tendríamos que darles ayuda a los viejos, ni siqiuera arreglarnos una carie. Por supuesto que eso es una tontería y no lo hacemos; tomamos decisiones en base a nuestro criterio moral y nuestra capacidad de razonamiento.

Por otro lado, la forma "es así mal que le pese a fulano, es asá aunque no le guste a mengana" nace del odio y no te va a ayudar a comprender mejor nada. Dejala atrás. Te va a hacer sentir mejor.


Saludos!

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Lisandro FT:

Por más que dos travestis tengan sexo 16 veces por día, los 365 días del año, durante 38 años seguidos, JAMÁS (repito: JAMÁS) lograrán engendrar una vida humana.

Esta realidad, que puede resultarte dolorosa (aunque más doloridos quedarán sin duda los upites de los protagonistas, después de semejante 'maratón'), no proviene de lo que pienses vos o de lo que piense yo, sino de la NATURALEZA.

Es decir que ésta determina algunas características de nuestra calidad de ser humanos, que no estamos capacitados para cambiar, y que -paralelamente- hacen que seamos seres humanos, y no otra cosa.

Ser rubio, alto, gordo, u homosexual, son características "ACCIDENTALES" de un hombre, que puede tenerlas o no, pero no por ello es o deja de ser un humano.

La respiración pulmonar, en cambio, es una característica "ESENCIAL" de nuestra condición humana. Un bicho que respira por branquias, podrá ser muy respetable y amoroso, pero NO ES un ser humano.

Todo lo que intento explicarte con respecto a la adopción homosexual, por tanto, radica en señalar que si la NATURALEZA humana determina que la vida humana surge de un determinado contexto biológico, el Estado debe intentar (en cuanto sea posible, obvio) respetar ese mismo contexto.

El ejemplo que das sobre arreglar caries o curar enfermedades, tampoco es el más feliz, pues -en mayor o menor medida- todas esas conductas apuntan a preservar la vida, lo cual es otro sello característico ESENCIAL del ser humano, que podemos advertir -por ejemplo- en su instinto de supervivencia.

Es perfectamente natural, además, que el hombre trate de evitar el dolor, pues se trata también de un mecanismo que la propia naturaleza ha insertado en su esencia, precisamente para preservar su vida.

Si no sintiéramos dolor, no podríamos saber cuando estamos pisando brasas encendidas, ni sabríamos -siguiendo tu ejemplo- cuando acudir al dentista.

Lo que debe discernirse, en todo caso, es si una intervención humana es acorde a nuestra naturaleza, o no lo es. Y ciertamente no me refiero solo a la naturaleza "física", pues el hombre es mucho más rico que eso, y muchas de las decisiones que toma en su vida se encuentran guiadas por deseos, sueños, amores, y temores, que también es natural que tenga.

Veamoslo con un ejemplo: Si a mi me amputan una pierna, mi estimado Lisandro FT, pretenderé que me la reemplacen por una prótesis de pierna o -en un futuro- que me transplanten la pierna de algún donante.

Ahora bien, si en lugar de eso, el médico decide colocar en mi muñón una trompa de elefante, una hoja de palmera, o el cerebro de un mono tití, evidentemente estará burlándose de mí, y sobre todo: desinteresándose completamente de mi recuperación motora.

Concluyendo: Aquí no se trata de juzgar si los homosexuales o travestis son mejores o peores, sino de analizar si son el mejor y más fiel reemplazo (de sus padres) que un niño desvalido puede esperar.

Y en mi opinión -basada en la naturaleza- claramente no lo son.

Saludos,

Juan de los Palotes

Lisandro FT dijo...

Un comentario al comentario de Juan de los Palotes:

Venía bien todo eso de la naturaleza, lástima que se pierde la coherencia justo en la conclusión. Voy a intentar explicártelo como se haría a un chico de 8 años, por ahí esta vez sale: si para un niño

ser criado por padres heterosexuales y que lo aman es bueno
ser criado por padres homosexuales y que lo aman es bueno
ser criado por padres heterosexuales y que no lo aman es malo
ser criado por padres homosexuales y que no lo aman es malo

cuál es la característica relevante de los padres para que la crianza sea buena?

Vamos, ánimo, que estás ahí nomas!

Saludos!

Lisandro

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Apreciado Lisandro FT,

Con todo respeto, me parece que quién está demostrando un grado de comprensión similar al de un niño de 8 años, sos vos.

O yo me estoy explicando mal, o vos querés entender cualquier cosa, pero -por enésima vez- te repito que nunca dije (ni pienso) que dos homosexuales no sean capaces de amar a un niño, o de criarlo del mejor modo que su naturaleza les permite, con tremendo esfuerzo y dedicación.

Incluso pueden llegar a criarlo mejor (lo aclaro para que te quedes tranquilo) que muchas parejas heterosexuales, de las que no aman a sus hijos, o simplemente, no saben criarlos.

Aclarado ello, debo hacerte notar que tu pregunta final es equivocada, pues lo que estamos debatiendo aquí NO ES si dos padres homosexuales pueden llegar a criar con éxito a un niño, sino si -a priori, desde el punto de vista de quién debe decidir a quién se entrega un niño en adopción- una pareja homosexual es "igual" a una heterosexual, o puede ser considerada la "primera opción", frente a otra de similares características socio- culturales, pero heterosexual.

Dicho de otro modo, no interesa debatir aquí si dos travestis pueden llegar a criar bien a un chico. Lo que interesa debatir (lo que estamos debatiendo), es si ellos son la MEJOR OPCIÓN que puede darse a ese chico, para que se desarrolle del mejor modo posible.

Respondiendo a tu pregunta: Para que la crianza de un niño sea buena, hay muchísimas características "relevantes" que deben tener los padres. Sólo por nombrar algunas, estoy convencido que de padres amorosos, comprensivos, pacientes, esforzados, maduros, y tolerantes, surgirán hijos mucho mejor preparados para afrontar la vida, y el mundo, e incluso para afrontar con amor, comprensión, paciencia, esfuerzo, madurez y tolerancia, la paternidad que en un futuro los bendiga.

Pero ocurre, mi estimado Lisandro FT, que así como todas esas características son importantes, para el desarrollo emocional e intelectual de un niño, lo óptimo (en tanto lo recomienda la naturaleza) es que esa crianza -y por ende, esas buenas características- sea ejercida por un HOMBRE y una MUJER.

De más está decir que frente a una pareja heterosexual que se dedica a mutilar niños, y una homosexual que los ama, será preferible ésta última.

Lo que el Estado no puede hacer (al entregar un niño en adopción), es SUPONER que una pareja heterosexual será menos apta para la paternidad que una homosexual.

Probablemente, para vos no sea "relevante" la presencia de un varón y de una mujer durante la crianza de un niño, y creas que "es lo mismo" un padre que una madre.

Probablemente creas que "es lo mismo" que el niño sea cuidado durante una enfermedad por su padre bigotudo uno, o por su otro padre bigotudo dos. Incluso es posible que creas que una caricia (o un consejo) del padre al hijo, "es lo mismo" que una caricia (o un consejo) de la madre.

Si creés eso, jamás nos pondremos de acuerdo, pues yo creo que lo ideal, lo mejor, lo que nuestra naturaleza humana grita (y por ende lo que el Estado debe buscar en la medida de lo posible), es tener un PAPÁ y una MAMÁ que nos amen y nos crien durante nuestra infancia.

Sus roles, e incluso sus características esenciales, son EVIDENTEMENTE diferentes, y el niño necesita de ambas para crecer sanamente.

Para no seguir escribiendo hasta el infinito -probablemente hayamos quedado solos en este debate- me limitaré a linkearte algo que el propio dueño de casa escribió sobre su experiencia de ser papá.

Lo único que debo aclararte, antes de que lo leas, es que el texto arranca diciendo: "Ahora que soy padre termino de entender de qué se trata ser padre. Padre masculino, no genérico. Es muy importante..."

Ahora si, el link: Qué es ser papá

Que seas inmensamente feliz,

Lic. de los Palotes

Lisandro FT dijo...

Un comentario al comentario de Juan de los Palotes:

Es habitual que en las discusiones algunos desacuerdos se deban a malentendidos y en ésta hay, en parte, algo de eso:

1. creo que ni en el post original ni en mis comentarios se afirmó que una pareja homosexual sea mejor candidato (la MEJOR OPCIÓN, como decís) para una adpción que una heterosexual.

2. personalmente, no tengo la menor idea sobre las consecuencias, buenas y/o malas, para un niño, de ser educado por una pareja homosexual. lo único que sostenía es que esa discriminación (en su recta acepción) no debe hacerse en base a prejuicios por la orientación sexual de los padres, sino por los efectos concretos sobre los hijos. seguramente debe haber estudios y gente que sepa sobre eso, basados en experiencias concretas.

3. me pareció pertinente tu analogía sobre el caso de la pierna amputada, pero creo que estaba mal resuelta, porque para decidir sobre el reemplazo adecuado para la pierna perdida, era inadecuada una tropma de elefante (digamos, un asilo para huérfanos) y no era relevante el color de piel de la pierna donada (p. ej. la orientación sexual) sino que fuera sana y funcional (el amor paternal). a eso se refería la explicación para ochoañeros.

4. me parece que el tema del post que referís es sobre el desarrollo de Rozitchner como hombre y cómo ser padre influye sobre eso. creo que no es ése el tema que se trata acá.

Saludos!

Related Posts with Thumbnails