jueves, mayo 14, 2009

Las palabras


Un escritor no tiene que pensar mucho en las palabras (de la misma forma que un amante no tiene que pensar en hacerlo bien).

Imagen: otro Picasso bueno

5 comentarios:

Max dijo...

Eso es basicamente un enunciado zen. La ejecucion de la disciplina debe estar tan automátizada que el usuario no registra concientemente el uso de la herramienta. La disciplina por excelencia como ejemplo zen era la esgrima. La perfección se alcanza cuando el espadachin no piensa en lo que hace con la espada, esta en otro plano.

fierro dijo...

Como decía Borges cuando lo lisonjeaban por su arte: "Me considero un buen lector, mas que buen un escritor" que, yo interpreté como: "para ser un buen escritor, hay que ser un buen lector". Para que las palabras "salgan" tienen que haber sido masticadas y metabolizadas. Al igual que un concertista o un ciclista o,o,o... Es cuestión de práctica.

O como dijo Picasso cuando le preguntaron qué era la inspiración: "No se que será, pero si un día aparece, me encontrará con un pincel en mi mano".

Lisandro FT dijo...

también a mí me hizo acordar a Borges el post, cuando comentaba sobre la debilidad de un texto que depende de absolutamente cada una de sus palabras. y también otro sobre las "póstumas batallas" que ganaba el Quijote sobre las traducciones, omisiones, erratas, etc.

supongo también que Borges hubiera coincidido con tu ida, pero dudo que hubiera podido ponerla en práctica.

Saludos!

Magah dijo...

Cuando uno aprende el oficio, el oficio se le hace amable a las manos.
Como un alfarero que solo acaricia y hace arte.
Cuando la inspiración llegue, me encontrará con un lápiz en la mano, adoro ese concepto de Picasso.
Mientras tanto juego y aprendo las palabras, juego y aprendo a ser amante.

Viviana dijo...

La metáfora está buena pero es limitada. Sólo considera un aspecto de la escritura, aquel relacionado con el arte y la inspiración. La escritura implica, también, un arduo trabajo de elaboración y corrección invisible para los lectores que sólo se enfrentan con la obra final, es decir, con el último borrador.

Related Posts with Thumbnails