miércoles, mayo 13, 2009

"Odio a la gente lenta" hoy en El Cronista


Hoy saqué en El Cronista un artículo con ese nombre y parte de lo que expuse en los posteos homónimos en este blog.

Odio la gente lenta. No es una virtud, ni necesito exponerla como tal, ¿acaso uno tiene que hablar sólo de lo bueno de sí? ¿Sólo tenemos que hacernos conscientes de nuestras reacciones cuando éstas pueden ser defendidas en la parroquia? Descartamos que todos tenemos, como dice mi hijo de 5 años, una parte buena y una parte mala.

Buen principio para una pedagogía consistente, que ayude a los chicos a desarrollarse y crecer, a desplegarse. No tener que fingir que uno es otro del que es, sino ser totalmente uno y así poder dar forma a una buena actitud, constructiva, sin mentir. La inautenticidad del bien construye más problemas que la verdad mezcladita que llevamos dentro.

Sigue en:

Link: Odio a la gente lenta

Imagen: un hermoso Miró

11 comentarios:

tomi dijo...

Me parecio muy bueno y provocador el articulo. En el libro "la enfermedad como camino", el autor habla de que el ser humano siempre tiene esa bipolaridad entre el bien y el mal. Que si elegis siempre el bien , "tu mal" se va a ver reflejado en tu salud y enumera diferentes males relacionado con distintas enfermedades.

delivery post-crucifixión dijo...

Esta bueno, es lo que venías poniendo en el blog aunque sumando los comentarios de los participantes.

El contexto marca el ritmo. En el caso que mencionaste la gente suele estar idiota. Y la idiotez es una falta de respeto.

¿Qué es el LCD que comenta ese flaco en el cronista...?

R.P.

Barackus Obama dijo...

Al pedo, pero temprano...

Aldous Lape dijo...

Como diría la vieja, el bioritmo nene...

O el latido del cuore, a veces anda más rápido, a veces se mueve al ritmo de reggae musik !

Me gustó esta seguidilla de notas bajista ! Tuvo swing.

Ricardo dijo...

Muy bueno aceptar y aceptarse. Lo cual no implica que puedas tratar de interesarte en ver las otras posturas y sus fundamentos.

Por ejemplo, lo valioso que es para los "pueblos turísticos en desarrollo" la idea del "Elogio a la lentitud".

Se está utilizando esa idea para evitar que pueblitos encantadores se transformen en ciudades frenéticas con naturaleza degradada, contaminada, devastada.

Ayuda a preservar médanos y playas, a hacer peatonales las calles, a tratar los desagues, a evitar que barrios cerrados contaminen napas, ó bien, una casa de comida rápida se ubique en un lugar donde tapa la vista a la naturaleza...

Todo eso está dentro del concepto de lentitud aunque en teoría no pareciera que tuviera mucho que ver...

Los grupos inversores que no les importan estos conceptos, también lo utilizan para criticar la lentitud. Dicen que nos resistimos a modernizar esto pueblos, y nosotros decimos: en este tipo de pueblos ser conservadores es ser revolucionarios. Y rápidos!

Lazarillo Mochilero dijo...

Las obras de Miró me fascinan, siento que tienen mucho despliegue de autenticidad.

delivery post-crucifixión dijo...

Destaco muy especialmente los conceptos de Ricardo: "lo valioso que es para los "pueblos turísticos en desarrollo" la idea del "Elogio a la lentitud"."

Estoy muy de acuerdo en contigo Ricardo. Precisamente hay todavía lugares en la Costa Atlántica que son pueblerinos, es decir, vienen tranquis..., me refiero, por ej, a "Nueva Atlantis", lugar que frecuento y que parece Gesell de los años 70.

No quisiera para nada del mundo que se convirtiese en una Gesell de los 2000..., sería un desastre.

Me parece que hay como dos tipos de cuestiones diferentes. Uno puede ser dinámico, creativo, ubicado, etc. , pero eso no significa que necesariamente esté a favor del desarrollo exacerbado, del ruido y de la falta de tranquilidad. Son cosas distintas.

Vino muy bien el posteo de Ricardo para aclarar estos temas.

Saludos

R.P.

Lisandro FT dijo...

queda feo hacer una referencia crítica a un libro que uno no leyó. el artículo dice "Parece que el autor aboga por una disminución de la aceleración y un respeto de los tiempos que toman las cosas. Es cierto que los procesos tienen sus tiempos propios de elaboración y que estos no se pueden negar. Pero no estoy nada de acuerdo con esa visión un poco reblandecida en la que toda velocidad es negativa". La visión con la que no está de acuerdo el autor del artículo no es para nada la del autor del libro.
De Honoré me parece muy recomendable además "Under Pressure: Rescuing Our Children from the Culture of Hyper-Parenting".

Saludos!

Natanael dijo...

Yo no creo en la lentitud como una virtud
Es gente sin motivación que se te mete en el camino y te obstaculiza haciendote perder la paciencia
La vida tiene un ritmo más acelerado cuando el motor es la motivación
El odio a la gente no tiene que ser interpretado como un sentimiento destructivo
El odio es destructivo cuando en él hay resentimiento, como el odio de Luís Delía a los blancos y a la puta oligarquía
La gente lenta genera odio por ser un obstáculo que pretende que los demás se muevan a su ritmo despreocupado y enfermo

Semana Onírica dijo...

Le un cacho los comentarios del Cronista. Van por vos, Ale. Cuidado, se vienen las antorchas, se vienen.

Yo muchas veces apurándome termino tardando más porque resulto ser más torpe que antes, y paso más tiempo "emparchando" las cagadas del camino. Pero como pintor/dibujante/animador, hay ciertos momentos mágicos de espontaneidad. Hay bocetos de 10 minutos que hice que jamás podrán ser superados por ilustraciones que me tomaron horas.
Pero bueno, es bueno conocer las limitaciones propias según las circunstancias.
Santiago.

Anónimo dijo...

Chiste:

En pleno verano, hay un santiagueño durmiendo la siesta bajo la sombra de un quebracho. Se acerca un yankee y le dice:

-Amigou, porquei esta dormiendou la siestai en veis de estar haciendou algou productivou.

El santiagueño le contesta:

-Pá qué?

Entonce el yanky apelando a sus capacidades didáticas contesta:

-Buenou, si ustei trabahara para ganar dinerou podria comprar una vacaaa.

-Pá que? responde el santiagueño.

-Buenou, si ustei hace la vacaaa producir lechei ustei podria ganar maaas dinerou.

-Pá qué? contesta el santiagueño.

-Buenou, con ese dinerou del producidou ustei podria invertir en comprar maaas vacaas.

-Pá qué? Dice el santiagueño.

-Buenou... con todou esei dinerou usteid podria comprar tierras y producir mucha maas lechei...

-Pá qué? contesta el santiagueño.

-Buenou, con el producidou de todas estas tierras y estas vacaas ustei podria obtener grandeis dividendos y asegurarse una renta.

-Pá qué?

Buenou, estos dividendos le brindarán a ustei mucha trancuilidad y podrá así descansar por resto de su vidaaa...

Entonces el santiagueño, molesto ya por la larga interrupción a su letargo le contesta:

-Pero si ió iá lo estoy haciendo....!

Related Posts with Thumbnails