domingo, octubre 26, 2008

Es la propia libertad la que está en juego (parte 1)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si. Es dificil llevar la libertad dentro de uno, sin aturdirse con actividades o pensamientos que te distraen de saber que podés mirar lo que sucede con otra mirada y elegir el día que te toca.

Dexter dijo...

Creo que la cuestión económica pesa mucho en este tema, aunque definitivamente, lo único que puede resolverlo, es no tener ningún tipo de duda acerca de la valía del camino que queramos darle a nuestra vida.
Suena bastante kamikaze no dudar. La duda bien construida, suele ser vehículo para arribar a mejores verdades, pero el problema es que no existe ningún ISO9000 para las decisiones que se toman. Todo lo que hay es experiencia personal e instinto para detectar la oportunidad o el desastre.
Creo que la ansiedad cuenta mucho también. Y no hay mejor velo que esta ansia precipitada por llegar al destino, sin haber recorrido el camino.
Se me ocurre que el amor tiene una enseñanza al respecto. No me refiero a algo tipo Bucay, sino a ese transitar en la búsqueda de amor que todos realizamos. Por alguna extraña razón, en mi experiencia personal, nunca me sorprendió que una relación no prosperara. Un sexto sentido me decía que esa vivencia amorosa no perduraría, ya desde la fase del inicio. Creo que nunca habría abandonado ese patrón de prueba y error, si previamente no reafirmaba que era lo que yo deseaba hallar en la experiencia amorosa.
Como un cuento de Osho, el resultado me fue muy favorable después de ello. Y si por alguna razón, debería volver al ruedo amoroso nuevamente, no abandonaría mis premisas básicas sobre el tema.
Conclusión. Hay que ser fiel con uno mismo, siempre y cuando se sepa que es lo que realmente significa tal cosa. Es una tarea nada fácil, requiere equilibrio, la ventaja de cultivarla, es que puede realmente ser una corriente marina, el la desbordante amplitud de la existencia.

Related Posts with Thumbnails