miércoles, octubre 22, 2008

Fragmentos de mi libro "Ideas falsas": La vida es una herida absurda


La herida puede ser el hecho de estar destinados a la muerte y pretender vivir para siempre. La herida sería esta situación difícil, este no poder alterar algo que no nos gusta para nada, sólo tener que aceptarlo y sufrirlo. Este dolor de querer durar y no poder, este querer ser siempre jóvenes y ver cómo paso a paso el tiempo deja huellas en nosotros. ¿es todo pérdida?, me preguntó mil veces mi analista, cuando yo, asustado, no era capaz de captar la riqueza que algunos cambios podrían traer.

Darle sentido a la vida es que la herida no sea absurda. O hasta cerrarla. ¿Qué sería cerrar la herida o curarla? No sentirla como herida. Lo cual quiere decir: no sentir que la muerte te anula, llegar al casi inimaginable punto en el que la muerte puede ser recibida como el cierre y el logro de una vida. Es decir, la hipótesis sería: el terror a la muerte tiene que ver con la ausencia de vida. O para decirlo de otra forma: el miedo a la muerte disminuye en la medida en que uno ocupa su vida, la despliega, la desarrolla, la vive.

¿Entonces es una herida absurda? No, repitamos: es una herida, porque es algo por cerrar, por curar, por encauzar. Pero no es absurda porque hay un sentido posible.

Cada uno tiene el sentido de la vida presente en su deseo. Nos gustaría, sería cómodo y útil, decir que el sentido de la vida es hacer el bien, pero no es cierto. El bien es una valoración que ocurre dentro de las vidas, asignando ese valor a distintas cosas, no un absoluto trascendente.

Las respuestas a la pregunta acerca de cuál es el sentido de la vida para ser reales deben ser personales, y están entretejidas con nuestra historia de vida y con nuestros deseos.

El sentido de la vida es una pregunta que debe ser vivida y que requiere una respuesta íntima e individual. Y además: esa respuesta no necesariamente es una respuesta explícita, hecha en palabras. Mejor dicho: por lo general no se trata de palabras, sino de la sensación de ser real. El sentido de la vida es vivir la vida propia, desarrollarse como individuo, ser plenamente quien uno es, descubriéndose de a poco y aceptando los desafíos que cada ser plantea.

La imagen es de Marc Quinn.

Link: "Ideas falsas" en Bienvenidos a mí
Link: Librería Capítulo dos

5 comentarios:

Walter L. Doti dijo...

Por ahí está bien decir que la vida es una herida absurda y que es justamente esta doble característica lo que la hace interesante, intensa, maravillosa.

Tomás Grounauer dijo...

Totalmente de acuerdo. Decir absurda minimiza todo esfuerzo hasta reducirlo a la nada.

Anónimo dijo...

me quedo con esta frase:

"Cada uno tiene el sentido de la vida presente en su deseo. Nos gustaría, sería cómodo y útil, decir que el sentido de la vida es hacer el bien, pero no es cierto. "

Me gusta esta frase, pero yo en mi experiencia encuentro que al hacer el bien uno encuentra el sentido de la vida. Es innegable que cuando uno ve a una persona sonreir por ejemplo cuando se ayuda a una persona, eso nos eleva el estado de animo, produce reacciones quimicas en nuestro cerebro que nos hacen sentir bien. Esto es innegable. Si uno no contribuye con la comunidad de uno (no hablo de sociedad, hablo mas chiquito, hablo de comunidad), creo que uno mismo termina perjudicandose, porque creo que la felicidad aislada no es satisfactoria, creo que hay un movimiento adentro nuestro que nos lleva a querer que nuestros exitos sean colectivos. Fijate que si te recibis de medico (ejemplo de un algo logrado), creo que si lo haces en la soledad absoluta y no tenes con quien compartir y a quien elevar, no creo que puedas disfrutar tanto de este logro. Digo un ejemplo torpe.

Creo que es asi, existe un tiempo para expandirse y hacer logros, pero despues viene el tiempo de contribuir, pero no porque sea un mandato emanado de un poder exterior, sino que es desde uno mismo el movimiento de dar a otro o a otros algo que nosotros ya tenemos. Hay una frase que me gusta que dice que no se puede dar lo que uno no tiene. O sea que desde el poder, desde tener ese logro, uno desde si mismo va a buscar enseniar a otros, "pasar la posta" digamos.

Creo igual que no estoy contradeciendo lo que dijiste, pero quizas hay una confusion cuando se habla de "hacer el bien". En la mayoria de los casos se hace con una impostacion populista que es incorrecta, una imposicion moral que es de nivelar para abajo.

Ramiro

Max dijo...

"Para siempre" es un concepto muy escurridizo. En realidad para nosotros el mundo comenzó cuando nacimos y terminará cuando muramos. La historia previa no existe, es una ficción que se nos cuenta en este mundo, y la historia posterior no existe. Todos vivimos para siempre. O por lo menos no tiene mucho sentido para mi vivir de otra manera. Podemos preocuparnos por los que queden, pero es un fenómeno del presente. La muerte es el fin del mundo. Y no va a ser parte de nuestras vidas (no vamos a conocer un momento en el que no estemos vivos). La agonía, esa es otra historia, estar enfermo sí es feo.

Anónimo dijo...

El temor a la muerte viene del instinto. Aunque no sean concientes del futuro de muerte, los animales reaccionan para escapar a una amenaza inmediata de muerte. Desde una mosca hasta un hombre.
El hombre sería el único animal que se pregunta: ¿y si muero que pasa? Se abre entonces un abanico infinito de respuestas que no tienen satisfacción si no lo es por intermedio de una creencia. El problema con cualquier creencia es que esta puede disolverse y dejarnos en la pregunta original. Entonces:
¿Es una pregunta inútil?
Yo CREO que es inútil porque no hay respuesta.

Related Posts with Thumbnails