sábado, octubre 18, 2008

Transformación de los valores

3 comentarios:

Pablo dijo...

De nuevo me parece buenísimo este post en línea con tu reflexión sobre los “limites de la bondad“. Defintivamente estás “repensando“ todo en función del QUERER tan práctico y concreto. Del deseo de proyectar (PROYECTO) nuestra propia verdad (ENTUSIASMO) y transformar la realidad SIENDO eso que QUEREMOS SER (y no... diciendo eso que queremos ser).

Sutil, pero enorme y abismal diferencia!

Gracias por ayudarnos a repensar todo lo que debe ser repensado, dado a que todo lo viejo se derrumbó y mucha gente sigue viviendo en una realidad virtual, que no es la de internet (como piensan muchos) sino la de sus propios soliloquios mentales que se regodena sobre viejos conceptos caducos e inaplicables!

INTER-HAGAMOS! ; )

Gracias,

Anónimo dijo...

Te sienta bien el patiesito ese eh!

Mónica dijo...

He visto los cuatro vídeos sobre los valores. Los valores viejos convertidos en monsergas y los valores que realmente nos reclaman desde nuestro interior para avanzar en una dirección creativa. He leído textos de varios apartados de tu blog y me han gustado. Me gusta darme cuenta de que estamos convocados a caminar y me gusta ver cómo otras personas caminan y yo también junto a ellas. Me disgusta el modo rancio, rígido y castrante de entender la realidad que manifiestan algunas personas. Arrojan su problema de falta de creatividad afuera y despotrican de esto y de lo otro. Me duele que un adulto despotrique de un adolescente por sus carencias cuando este mismo adulto no comprende la importancia de seguir aprendiendo. Me gusta buscar lo que es verdad para vivirlo en mi vida real de profesora, mujer, amiga, hija, hermana, tía... Al fin y al cabo, andamos todo el día de discursos pero la verdad de lo que somos es lo único realmente importante. Porque somos. Pensemos una u otra cosa sobre nosotros mismos o sobre el mundo que nos sostiene, la verdad es que lo que somos y vamos llegando a ser es lo único que importa. Y no creo que ninguna palabra pueda añadir o quitar nada a esa realidad. Practico el zen y el otro día pensé que quizá la única cosa diferente que el ser humano puede hacer es estar en silencio. Diferente de todo lo demás que hace, quiero decir, porque en el ser humano todo son lenguajes. Lenguajes, relatos, interpretaciones, fábulas, mitos, narraciones,etcétera. Y fuera de los códigos, los lenguajes, los signos y los significados sólo queda el silencio que es el inicio de otra cosa. Te envío un saludo cordial. Me gusta tu trabajo y pensamiento y seguramente volveré a visitar tu página. Hasta otra,
Mónica

Related Posts with Thumbnails