viernes, julio 10, 2009

Declaración Docente

Este texto es una especie de credo básico de mi trabajo como profesor:

La idea es sencilla y no me acuerdo qué lectura me la hizo ver: todo en el mundo

-las cosas que uno hace, los objetos mismos- pueden ser pensados como si fueran ayudas, como si todo ayudara a algo.

Ejemplos:

Un auto te ayuda a ir de un lado a otro.

Un diario te ayuda a estar informado.

La radio te ayuda a escuchar música, o te ayuda a pasarla bien o a sentirte acompañado.

Un cajero te ayuda a que puedas pagar lo que querés comprar.

Un bife te ayuda a estar alimentado.

Un amigo te ayuda a conocerte, a pasarla bien, a estar contento.

Una novia te ayuda a desplegar intimidad, a sentirte bien, a sentir tu cuerpo, a sentir el suyo.

Esta idea propone una óptica, una manera interesante de pensar las cosas. Su interés está en que revela el lazo que conecta a las personas, y a las personas con las cosas. Según la perspectiva de la ayuda, todo es relacional.

Desde esta perspectiva me pregunto por mis clases:

¿A qué ayudo yo en mis clases? ¿A qué ayudo con mis cursos?

No puedo decir exactamente a qué ayudo, pero puedo responder estas preguntas diciendo qué quiero lograr con mis cursos, para qué quiero que sirvan.

Las respuestas son estas:

1. me gusta tratar de que mis clases sean una fiesta, es decir, que los que vienen pasen un gran momento, un momento pleno, divertido y veloz,

2. me gusta dar ideas y perspectivas que apoyen el despliegue personal del entusiasmo de cada alumno (entiendo que el pensamiento filosófico tiene que ver con ese movimiento personal)

3. busco que las preguntas y los temas que generan angustia y temor dejen paso a posturas vitales, de atrevimiento,

4. quiero lograr que los alumnos sintonicen con lo más afirmativo en ellos,

5. que mis cursos den más ganas de vivir,

6. quiero desarrollar un pensamiento inteligente, capaz de pensar al mundo como es y de zafar del truco crítico (esas posturas que parecen inteligentes pero no lo son)

7. trato de dar palabras e ideas para que los asistentes logren expresar su mundo interno,

8. trato de ofrecer textos interesantes, de dar a conocer bibliografía estimulante, textos que den ganas de seguir leyendo,

9. busco contagiar la avidez por leer, pensar, entender

10. quiero contribuir a aclarar el estado caótico del cual todo pensamiento naturalmente parte y debe partir

11. que quienes vienen a clase puedan vivir ese caos con confianza y hasta con cierta felicidad,

12. que disfruten planteándose y planteando problemas y preguntas y encontrando soluciones para ellos,

13. busco ayudar a que encuentren su estilo, sus temas, las ideas que les resulten más atractivas y movilizantes,

14. que tengan recursos afectivos para buscar el camino de su deseo en la vida

15. que se saquen de encimas perspectivas paralizantes

16. que disfrutemos de pensar juntos, con sutileza y humor

¿Para qué decir todo esto?

Creo que uno suele creer que las cosas que piensa son evidentes

Pero me doy cuenta de que hacerlas explícitas tiene mucho más sentido del que parece.

Si uno no dice lo que siente y piensa

La mayor parte de las veces el otro no se entera.

3 comentarios:

Eos dijo...

Ojalá este manifiesto lo firmasen muchos otros profesores... a veces son pocos los capaces de transmitir "algo" al alumno... infundir ganas de leer, de saber y de entender, como usted dice, deberían ser sus propósitos.
Es lo que distingue a un profesor de un funcionario.
Me alegro de que usted sea "profesor".

Ricardo dijo...

Y yo creo que lo lográs.

Y también, que muchos de los que concurren también te ayudan a cumplir esa tarea, porque la energía vital aumenta cuando fluye, cuando se intercambia, cuando se comparte, cuando te hace sentir que el mundo exterior no siempre es una amenza, sino también que te pueden estar esperando con los brazos abiertos, yo sentí eso, que mucha gente que esperaba y no lo sabía. Que me siguen esperando...

Anónimo dijo...

Hice varios de tus cursos y la verdad es que me gustaron mucho y me ayudaron muchísimo a cambiar para mejor, a abrir perspectivas. Ahora que lo pienso nunca te lo agradecí. ¡Muchas gracias! Adriana Oviedo

Related Posts with Thumbnails