miércoles, julio 22, 2009

Nietzsche, en Ecce Homo, sobre las cosas pequeñas pero reales y las falsamente importantes e inexistentes


Después de detallar aspectos de su vida personal, en el capítulo llamado "Por qué soy tan sabio", el autor dice:

Se me pregunta¬rá cuál es la auténtica razón de que yo haya contado todas es¬tas cosas pequeñas y, según el juicio tradicional, indiferen¬tes; al hacerlo me perjudico a mí mismo, tanto más si estoy destinado a representar grandes tareas. Respuesta: estas co¬sas pequeñas –alimentación, lugar, clima, recreación, toda la casuística del egoísmo– son inconcebiblemente más importantes que todo lo que hasta ahora se ha considerado impor¬tante. Justo aquí es preciso comenzar a cambiar lo aprendi¬do. Las cosas que la humanidad ha tomado en serio hasta este momento no son ni siquiera realidades, son meras ima¬ginaciones o, hablando con más rigor, mentiras nacidas de los instintos malos de naturalezas enfermas, de naturalezas nocivas en el sentido más hondo; todos los conceptos «Dios», «alma», «virtud», «pecado», «más allá», «verdad», «vida eterna». Pero en esos conceptos se ha buscado la grandeza de la naturaleza humana, su «divinidad». Todas las cuestiones de la política, del orden social, de la educación han sido hasta ahora falseadas íntegra y radicalmente por el hecho de haber considerado hombres grandes a los hombres más nocivos, por el hecho de haber aprendido a despreciar las cosas «pequeñas», quiero decir los asuntos fundamenta¬les de la vida misma.

Me encanta la idea. El verdadero "giro copernicano": pasar de hablar de cosas que no existen a considerar las verdaderamente reales e importantes.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojo, al declarar inexistentes cosas como «Dios», «alma», «virtud», «pecado», «más allá», «verdad», «vida eterna» podemos(en realidad estamos) anular otras como, libertad, derecho, justicia.

Laura dijo...

Anónimo:
Me parece que Alejandro quiere decir inexistentes por algunos sentidos o explicaciones excluyentes que se les suelen dar a esos términos.

DIEGO dijo...

A poner los pies sobre la tierra. A eso nos puede ayudar Nietzsche.

Y si después de su lectura no salimos a caminar o preparar un buen plato de comida, entonces no le hacemos justicia.

Abrazo.

flavio g dijo...

Interesante punto de vista. La vida se nos pasa mientras tratamos de dilucidar que hay despues de ella.

Anónimo dijo...

yo creo en la frase"los pequeños gestos delatan a una persona"
Saludos.
Agustín.

Julián Rodriguez Orihuela dijo...

Anónimo, ¿Cuál es el argumento lógico que lleva de una declaración a la otra? No veo la línea causal. Si me la explica me resuelve un problema... ¿O está hablando sin pensar las cosas?

Anónimo dijo...

El anónimo anterior se equivoca o no tiene la menor idea sobre Nietzsche. Es evidente. El Alemán habla de conceptos nocivos, aunque a decir verdad también libertad, derecho y justicia pueden ser nocivos si se los encuadra dentro de los conceptos absolutos, totales como suelen hacer ciertos extremistas: "Por la libertad te corto la cabeza", "La justicia revolucionaria decide fusilarte" etc... Nietzsche plantea el final de los absolutos. Por ejemplo se debe desconfíar de aquellos que se llenan la boca de la palabra democracia; la democracia es el peor de los sistemas y más imperfecto, pero quizás por ello sea el mejor para que podamos vivir individuos distintos, con sus distintas concepciones de libertad...

Yami dijo...

Anónimo, La libertad se da cuando no hay Dios ni Pecados, cuando no existe lo bueno y lo malo para todos, sino lo bueno y lo malo para VOS.
Vida eterna?? Qué es eso?? Yo conozco una sóla vida, que empieza y termina, y no por eso es menos valiosa. Todo lo contrario, voy a aprovecharla al máximo!
Me encanta vivir sin todo eso...y me considero libre, justa conmigo misma y con derecho a ser felíz.
Soy una "hija sin Dios"

Cómo dijo Zaratustra:
"Muertos están todos los dioses: ahora queremos que viva el superombre"

William Gilmore dijo...

Bueno, viéndolo así, ya no es tan difícil ser un Übermensch. Sólo hay que cocinar, barrer, lavar y planchar con muchas ganas, y hasta con pasión, ¿por qué no?

Lo de "vivir peligrosamente" ha de significar picar la cebolla con hacha y comerse el pescado con todo y espinas.

perogrullo dijo...

La libertad en última instancia es una ilusión. Eso sí, una ilusión eficaz ya que sin élla tampoco existiría el entusiasmo, otra ilusión eficaz y complementaria.

La única verdad es la realidad a la que accedemos a través de nuestros imperfectos sentidos. Interpretamos esas mínimas sensaciones y sólo podemos "verificarlas" por medio de la experiencia, también limitada.

Saber, por lo tanto, es saber hacer y finalmente, saber ser.

Si Dios existiera y fuera nuestro creador, creo que nos hizo imperfectos para matar su terrible aburrimiento.

Siendo así, El nos necesita más de lo que nosotros a El.

Anónimo dijo...

"...Y el Hombre creo a Dios, a su imagen y semejanza..."

Libertad, justicia, derecho, son convenciones al igual que Dios, virtud, matematica, lenguaje.el hecho de que nos hagan la vida mas o menos ordenada no nos impide saber que son ilusiones.
Lo que existe es la necesidad de algo ,las ganas de satisfacerlo y el placer de haberlo hecho.
el sol esta ubicado en el ombligo de cada uno, el resto que gire alrededor nuestro.

Mauro Ponte

Anónimo dijo...

es muy bueno el comentario final de la nota y es evidente surge de allí la idea de crear el blog, tratar de hacer de alguien/algo que no existe a buscar cierta importancia

PIC dijo...

Genial, Alejandro. Te dejo un link a un post mío muy a cuento de este punto que hacés: http://anarchyandstate.blogspot.com/2009/07/comunitarismo-e-ideologia-reaccionaria.html

Dexter dijo...

Que buen escritor era Nietzsche!.

Meek Films dijo...

Si, me encanta la idea. Yo también la tengo como una de las ideas que más me gustaron de Federic

Related Posts with Thumbnails