viernes, julio 10, 2009

Teoría de la televisión


La televisión es una versión vulgar del más allá. Muchas películas juegan con la idea de que pasás del otro lado del espejo entrando en la pantalla. En otras de esa otra dimensión vienen cosas, amenazas, diablos. Es por eso que sentimos que ver en persona a alguien que vimos antes en la pantalla es tan importante. Eso es la fama, la pertenencia del famoso a otra realidad superior o por lo menos sagrada.


Pero no es una ilusión, en el fondo la dimensión que está más allá de la pantalla, ES el otro lado del espejo, una representación, y las representaciones siempre tienen algo de magia. Ir a un estudio de tv es como entrar en el making off del cielo. San Pedro es el conductor que habla con corbata, y desde allí dirige el tráfico de muertos. Porque aparecer en la tele es transformarse un poco en un muerto, haber trascendido. Lo que explica por qué tanta cirugía.

También los vivos se cirujan para parecerse a los muertos. Con Ure siempre jugábamos con la idea de que muchos de los que caminan por la calle están muertos y no lo saben.

Tampoco hay por qué ir a decírselos, ¿con qué derecho? Ahora hay televisores en todos los bares. La onda comenzó con las mundiales, pero ahora son necesarios como tranquilizadores. Es la gama del chupete, del cigarrillo. Uno se fuma la tele, un estímulo necesario en cada bocanada del ojo. O chupamos la tele, como una teta catódica, madre mala que no suelta nunca. O hijos oligos que tenemos miedo del vacío sin mamá. Criticar la tele es tan ridículo como criticar las tetas, nutricias y excitantes.

7 comentarios:

Li Po dijo...

Dale, esta bien.
Pero que diferencia hay entre porhibir el cigarro en bares y no prohibir la tele? eh?
Si hay bares para fumadores y para no (los fumadores son nuevos excluidos) los tendria que haber con tele y sin.

Anónimo dijo...

Jajaja...bares para teleadictos y no.
La tele estupidiza, narcotiza o nò, dependiendo de la elecciòn de programa y la dosis.
No es lo mismo mandarse una lìnea de 1metro de Tinelli diario, que ver NatGeo ò History Channel cada tanto, ò People & Arts.
La elecciòn consciente es el nudo, el secreto, sabiendo que uno domina dicha elecciòn.
Creo que cada tanto hay que sacar el hacha preferida del ropero y -para autodemostrarse ese domino sobre el chupete elèctrico- hachar la TV.
Sin odio y friamente me refiero, sin estar involucrado psicològicamente.

Hablando en serio, habìa un tiempo en que viajaba mucho por la provincia y algo que no puedo olvidar, cada vez que paraba en esos boliches de pueblo, de la època de Molina Campos a tomar un cafè o morfar una milanesa con papas y seguir viaje, siempre estaba el televisor prendido al mango.
Lo odiaba siempre, con toda el alma.
Lo notable eran las caras hipnotizadas de los tipos (las caras de los cuadros de M.Camopos de verdad), sea el programa que fuese.

Saludos,

Anònimo Juan

elgranpostergador dijo...

A mi me molesta la tele en los bares, aunque más me molesta la radio en los bares. A la tele, que en general está sin sonido , puedo elegir no mirarla. Pero la música de la radio me ensucia la mañana (como diría un personaje de "El vuelo de la Reina ".

Ricardo dijo...

Cuando escribí sobre las drogas, en varios comentarios me agregaron algunas tan comunes y desconocidas como el Poder, el trabajo, la comida. Ahora le agrego la tv. Qué difícil es bajar la angustia existencial sin drogas, no?

delivery post-crucifixión dijo...

Estoy de acuerdo con Li Po. No tengo por qué bancarme la tele en los bares. Si voy a pensar, leer o encontrarme con un/a amigo/a a veces la tele me molesta.

Desde que tengo chicos me la banco mucho más que antes. Los chicos me otorgaron cierta plasticidad con la tele que antes no tenía.
También es cierto que la tele en casa no obstruye la conversación.

Saludos

R.P.

RL dijo...

lo que pasa es que la tele en general no desarrolla ningun tema, no apela a la virtud, siempre toma el atajo, siempre mirando el corto plazo, a ver si hacen un mango. Esto esta en contradiccion con la calidad. La calidad a veces necesita tiempo. Yo creo que hay que declararle la guerra a la tele, es una adiccion.
Saludos
Ramiro

Anónimo dijo...

a mi me molesta la radio en el taxi.

y si escucha musica y es de la que no tolero me descompongo: folclore, melodica, romantica, cumbia, me quiero morir, siempre pido que la apague o me bajo para evitar inconvenientes...

y si es de esas radios que sintonizan mal me pasa lo mismo

por taxistas que no se enojan cuando les pedis que saquen la musica del parlante que tenes en la nuca!

podes creer que no saben como hacerlo? al menos eso es lo que me dicen...

Related Posts with Thumbnails