viernes, junio 19, 2009

Hitoshi Oshima


Mi amigo Hitoshi Oshima, filósofo japonés que pasó unos años en Buenos Aires, hacía la siguiente observación: en Japón, decía, el estado es fuerte, ordenado, organizado, y el individuo es débil. Tiene que calzar en el plan del estado, o su fracaso lo destruye.

En Argentina, seguía diciendo, en cambio, el estado es débil, no hay un plan social pautado y exigente, la sociedad es un despelote, entonces el individuo puede encontrar su orden propio, hacer su aventura personal, hallar su sentido de la vida. Hitoshi había salido de Japón, decía, para no suicidarse.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y después de estar en Argentina volvió al Japón a suicidarse?

Sibila dijo...

Me encantó la visión de este tipo....Es cierto que el estado japonés es muy organizadito y prolijo. Tuve oportunidad de trabajar con japoneses y recuerdo que cuando se venían a vivir acá los primeros meses se volvían medios locos!!! A veces se pasaban de rosca y les parecía todo maravilloso, otras no se hallaban y se querían volver..

Ricardo dijo...

Si, muchos vienen a buscar en Argentina y en Brasil el placer de poder transgredir las normas y vivir una historia diferente que los países organizados no permiten. El orden los afixia.

De todas formas, no creo que en realidad sea tan así. Yo creo que en Argentina se vive tan dependiente del Estado como en Japón. La diferencia es que aquí se experimenta la forma de vivir del Estado transgrediendo, y allá cumpliendo.

Aquí se apela al Estado por incapacidad ó inseguridad de cumplir. Allá como organizador de una sociedad sumamente populosa en una isla muy pequeña.

Pequeña diferencia...

Anónimo dijo...

Alejandro, no te podes perder el fenomeno japones llamado 'hikikomori'. Te va a interesar hasta donde ha llegado la sociedad japonesa. Te aseguro que es MUY INTERESANTE. La parte uno es la siguiente:
http://www.youtube.com/watch?v=T7_EW6qDoIA

Lord Byron

ps.: podrías hacerte un analisis sobre ese fenomeno.

delivery post-crucifixión dijo...

Ni un extremo, ni el otro. No hay que definir el proyecto de país por lo que no queremos.

A mí me gustaría un Estado más eficiente. No más grande, más coherente...

Saludos!

Semana Onírica dijo...

Ayer copy-pasteé su postura como analogía de mis problemas actuales en Praga, a varios amigos míos.

Related Posts with Thumbnails