martes, junio 23, 2009

"La mente asesina", de David Abrahamsen


En un libro llamado así, de David Abrahamsen, leí lo siguiente:

Mi experiencia como psicoanalista me ha convencido de la mucha frecuencia con que la persona muerta representa un papel inconsciente en su propia muerte.

O sea: generalmente pensamos que la escena del crimen es suficientemente clara, hay uno que murió y uno que sobrevive y mató al que murió, por lo tanto, el que sobrevivió es el culpable de la muerte del otro. Tiene bastante lógica, y la idea de este psicoanalista no es desconocer los hechos, sino aportar un dato más, una mirada que indague la escena previa al asesinato.

Su experiencia es que en muchos casos el asesinado tiene también responsabilidad en su propia muerte, ¿cómo? Provocando al asesino. Buscándose a uno que sabe bestial y sacándolo de quicio, llevándolo a cumplir con el rol de asesino.

Esto por supuesto nos lleva a la idea previa de que hay que aceptar que uno pueda querer morir, que es extraña para los sujetos más o menos sanos, pero no tan extraña para algunos que incluso pueden llegar a cometer suicidio. Si hay quienes se suicidan, ¿por qué no pensar que hay también algunos que eligen suicidarse a manos de otro?

Dice el autor del libro:

Por mucho tiempo he tratado de que se investigue en cada caso cual, si alguna, fue la relación entre el matador y su víctima, a fin de valorar con mayor precisión el papel que cada uno de ellos representó en los sucesos que condujeron al acto final del homicidio.

Lo interesante, y raro, es tratar de entender qué rol actuó el asesinado en su propia muerte. En muchos casos es correcto decir que fue sólo víctima. Pero hay otros casos en donde actuó otro papel, y fue tan responsable (no creo que pueda decirse “más”) como el asesino.

Recuerda al caso de las mujeres golpeadas. No a las golpeadas una vez, sino a las que viven con un hombre golpeador y en vez de denunciarlo lo protegen. Actúan un rol activo en su papel de víctima.

De lo que se trata es de poner en cuestión el rol de la víctima, de observar más allá de lo visible en primera instancia y captar mejor el entramado de las complejidades humanas. Y para terminar un breve texto de un psicólogo llamado Sheldon Kopp que encontré en Internet sobre las víctimas:

La víctima es mucho más peligrosa que el poderoso y su carga de responsabilidad. Cuidado con el juego desesperante de la víctima crónica. Algunas personas huyen de sus propias responsabilidades (porque tendrían si no que cuidarse a sí mismas) mostrándose desamparadas y débiles con la intención de invitar a otros a cuidar de ellas. Si la otra persona no responde entonces es acusada de ser insensible y cruel. Pero si toman el arrogante rol del cuidador, entonces el desamparado pronto lo despreciará como siendo tonto y débil, y lo que ofrece le será devuelto como algo no lo suficientemente bueno. En el largo plazo es el ayudador quien llegará a sentirse desamparado. Finalmente la víctima está en la posición de poder, pese a que no ha ganado nada sino la degradante imposición de su voluntar jugando a través de su debilidad.

15 comentarios:

delivery post-crucifixión dijo...

Muy bueno, para pensarlo...

Saludos!

R.P.

Estela dijo...

hay casos y casos, si, lo de las mujeres golpeadas que no solo se quedan con esas personas que las maltratan sino que las justifican y protegen. ambas se necesitan para sacar la locura que tienen, han generado un mapa de vida muy dificil, sinuoso que esas parejas solamente no ven, los de afuera lo vemos pero los que estan metidos en la situacion no la ven, con terapia podran arreglar las cosas supongo.
en la vida todos provocamos y nos provocan, ahi esta la cuestion, es obvio que esas provocaciones si llegan a destapar el asesino que tenemos adentro es porque estamos locos de alguna forma,por mas provocacion que sienta yo de algunos politicos, por ejemplo, no voy a salir a matarlos, pero que provocan un lado violento en mi, sí, eso si. y tambien me parece que si la victima se siente responsable de su situacion de victima puede ser tambien porque se hace cargo de todo y no es asi tampoco, en algunas personas la culpa es tan fuerte que si le pasa algo malo, es porque ella siempre tiene la culpa,y tampoco en todos los casos es asi.

Anónimo dijo...

En mi experiencia personal puedo confirmar esta hipótesis.Mi papá golpeaba a mi madre,luego de muchos años lo abandona.No solo a su marido,también a sus hijos.En un corto tiempo se pone en pareja.Años después me revela que el también la golpeaba.Logramos hacer que pudiera salir de esa situación.La incógnita es:¿volverá a reprodudirse la situación?

Santiago Javier dijo...

Es una visión muy lucida esta: Un claro ejemplo es: el pibe que los patovicas lo cagan a piñas, ¿ no estaría buscando inconscientemente la muerte, sino para que se metio con los patos, era obvio que sabía que lo iban a mandar al hospital?

Toto Terry dijo...

nuestro amo juega al esclavo, diría el pelado genio que aca tanto desprecian... :)

Dexter dijo...

Hay bastante lógica en esto, aunque no me cierra que la pulsion de muerte busque un ejecutante para conseguir sus fines.
Hay que excluir a los que se topan con las fieras criminales(una mujer violada, o una victima de un pibe chorro limado de paco) y analizar una relación que termina en muerte. No creo que haya pulsion de muerte, sino la consecuencia de una interacción de personas que no saben negociar sus conflictos. La victima provocando una presión y el asesino tratando de descargarla por la via de la ideación violenta.
Me hubiera encantado retorcerle el cuello a unos cuantos (la lista arranca en la ninez), es un impulso que esta siempre a mano, pero gracias al raciocinio y la certeza de que la voy a pasar muy mal si me dejo llevar, que se activa un mecanismo de exclusión y me aleja de esas ideas.
Pienso que en esta pareja de asesino y victima, es el asesino el que no sabe controlar sus impulsos violentos. Es mas, los cultivan con una ideologia que le da sentido. Todos los locos siempre defienden a muerte su locura. Una buena manera de estar sano de la cabeza es ver si hay vocecitas ensonanado fantasias violentas y entenderlas como un pedido urgente de que algo debe ser mirado internamente de otra manera, para poder superarlo.

Ramiro dijo...

el error que se comete a veces es reducir la responsabilidad moral o penal de un violador o de un asesino por la posibilidad de que en el fuero intimo, en el subconsciente, la victima haya querido o buscado ese resultado. Digamos que es cierto, que la victima en muchos actos tiene un reducido grado de culpabilidad. Que ayuda saber eso? Porque en un caso como un asesinato, creo que es de una desproporcinalidad terrible poner la atencion en la responsabilidad de la victima. O sea, mi pregunta es, en que ayuda entender la participacion inconsciente de una victima? Y yo me respondo, cabe usar esta idea en el dia a dia, en los hechos donde uno mismo esta propiciando una situacion donde uno es la victima, no necesariamente en situaciones extremas como una asesinato, violacion, o violencia domestica, sino en conflictos diarios.
Saludos,
Ramiro

Ricardo dijo...

Comparto esta mirada más compleja y completa de estas situaciones extremas. De la misma forma que no todos los accidentes ó enfermedades fatales son la causa real de la muerte, sino el estado emocional anterior.
Que las partidas de defunción digan siempre "paro cardio respiratorio" es parte de esta misma liviandad y simplificación de la realidad.

Pablo dijo...

Muy bueno el artículo y los comentarios.
la idea de este acercamiento a ver las cosas de esta manera distinta es entender un poco mas esa otra dimension: que puede estar haciendo la victima que, de saberlo, podria dejar de hacer y de esa manera evitar quedar enganchado con una persona capaz, en ciertas situaciones, de efectuarle un daño (puede ser la muerte u otros daños mayores).
Este es el camino para, en una escala social, ir resolviendo de a poco estos problemas de convivencia. esta resolucion es de mas largo plazo, y no excluye el trabajo que actualmente hace la ley. creo que ambos son necesarios.

PD: Toto, quien es el pelado genio?

Anónimo dijo...

No existe lugar mas confortable que el de la cobardía.

Liluka dijo...

Yo creo, Pablo, que la victima justamente no tiene herramientas para saber cómo dejar que pasen muchas cosas, como evitar el gancho; y claro, una actitud muy poderosa donde piensa, "yo voy a poder con esta persona", no cree que sea capaz de hacerle tanto daño.. y cree verdaderamente que lo va a modificar con sus 'buenas actitudes'. Una gran desvalorización y autoestima '0'.
Por supuesto, la terapia salva.
besos!
Liluka

Jime dijo...

si pienso que cada una de las células de nuestra economía corporal, nace genéticamente preparada para morir -muerte celular programada-

consciente o inconscientemente, la idea parece lógica

y esto que voy a decir va a sonar raro pero muchas veces me he quedado pensando en situaciones del estilo: mujer crónicamente golpeada, maltratada, por su marido y que un día lo mata a balazos, quién sería la "víctima"?

el maltrato mencionado me parece terrible, no hace falta aclararlo no?, la pregunta en realidad es sólo un juego de palabras.

De Lirium soy dijo...

Hola: no tengo idea de cómo llegué aquí, he guardado el link hace tiempo y... aquí llegué.
Interesante tema, interesante post... suicidas que no se hacen cargo y prefieren dejar la cosa en manos ajenas.. víctimas que resultan victimarios... quien mete la pata en un acelerador sabe a lo que se expone y por qué lo hace?... retomando lo del fútbol de post anterior, lo mismo... la mujer siempre tomada como víctima pero... "la mano que mece la cuna..." no sé, hay tantas situaciones como sujetos pero...
Un beso.

Ajajás! Ahora me doy cuenta de que llegué por Flickr.. qué despiste!

Anónimo dijo...

Hola Ale, es un tema muy interesante e importante de conocer. Uno de los primeros libros que leí, hace unos seis años fue El acoso moral,de Marie-France Hirigoyen, de valorable contenido....

Don físico dijo...

Muy interesante, viene a reflejar un poco una frase que me decía mi psicologo y creo muy acertada:
"El inconsciente es efectivo".

Related Posts with Thumbnails